Viernes, 9 de diciembre de 2016Actualizado a las 14:05

Autor Imagen

Cómo prepararse para ser consultor en usabilidad

por 12 noviembre 2010

Hoy conversamos con muchas personas acerca del Día de la Usabilidad y vía Twitter me llegó la pregunta que da pie para intentar una respuesta vía un post.

Entonces, partamos por el comienzo: la Usabilidad es una manera de medir la calidad de la experiencia del usuario cuando interactúa con un sistema, y como tal, dependerá de cada persona determinar si dicha medida es plena, mediana o inexistente. La palabra como tal no existe en español y se adopta desde el término inglés “usability” que se traduce como la capacidad para que algo sea usado. Avanzando en la definición, nos referimos con este término a la facilidad de uso, que es un concepto que se sitúa a medio camino entre la utilidad y la simplicidad.

Hay impulsores de la Usabilidad destacados que hay que leer y conocer, entre ellos Jakob Nielsen quien escribe desde los 90’s columnas acerca del tema y es reconocido mundialmente por su aporte a la disciplina. Cerca de él se sitúa Steve Krug, quien ha incorporado esta disciplina como una forma de trabajo cuando se construye un sitio web gracias a su libro “No me hagas pensar” y en español, me permito destacar al profesor español Yusef Hassan, una de las figuras detrás del sitio NoSoloUsabilidad, que ha publicado a través del tiempo el material en español más interesante en el área.

Ellos junto a muchos otros especialistas han ido diseñando un conjunto amplio de herramientas que permiten describir, asegurar y finalmente medir, la usabilidad de cualquier sistema. Aparecen en este ámbito el test heurístico diseñado por Nielsen y aplicado y mejorado por diversos autores; los tests de usuarios que permiten verificar lo que el usuario hace cuando está frente a un sistema más que lo que piensa de éste (que se puede capturar vía una encuesta o un focus group); los tests A/B para comparar interfaces en pleno proceso de desarrollo y el eyetracking para medir actividades reales de usuarios, por nombrar sólo algunos de los que me parecen más destacados.

Sin embargo, como conversábamos hace unos días el profesor H. Spencer con motivo del Seminario de AiChile, la usabilidad no lo es todo. Incluso, se puede decir que un sistema “demasiado usable” es uno que menosprecia las capacidades del usuario ya que le entrega todo en formatos demasiado simplificados y por tanto, impide la capacidad de aprender y resolver problemas.

Otro elemento a tener en cuenta, es que la usabilidad no es inmutable, sino que va variando con el tiempo debido a que los usuarios van aprendiendo a hacer cosas más complejas. Por ejemplo, hasta antes de Facebook y sus larguísimas páginas, se afirmaba que no era conveniente hacer páginas largas con muchos elementos ya que el usuario sólo le prestaría atención a la parte superior e ignoraría la inferior; esa red social, en cambio, haciendo lo contrario a la sugerencia, se hizo una de las más visitadas del mundo. Otra sugerencia habitual es que cada página de un sitio web debe repetir elementos para que el usuario “no se pierda”; pues bien, eso es lo opuesto a lo que se debe hacer en las interfaces de aplicaciones móviles, donde bastan leves indicaciones para ubicar al usuario.

Para terminar, si quieres prepararte para ser consultor y trabajar en usabilidad, mi consejo es leer, aprender, practicar y tomar riesgos: analizar sitios, entender a los usuarios y las razones que los motivan a actuar bajo determinadas circunstancias. Sólo así, llegarás a contar con los conocimientos y la experiencia necesaria que se requiere para esta actividad.

PD: un anuncio interesante: la semana que viene, de lunes 15 a viernes 19 la comunidad de Arquitectos de Información de Chile estará haciendo una serie de webinars sobre temas de usabilidad; desde ya los invito a participar.

Ver el posteo original

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes