Miércoles, 7 de diciembre de 2016Actualizado a las 11:35

Autor Imagen

Trampitas en la reforma a la banca

por 15 noviembre 2010

La falta de competencia hace que con o sin cláusulas abusivas las tasas de utilidades de la banca lleguen al 20% anual sobre el patrimonio. En Chile solo hay 16 bancos lo que representa un banco por cada millón de habitantes. En Estados Unidos hay 9 mil bancos o sea un banco por cada 35 mil habitantes.

El acuerdo entre la Asociación de Bancos y el Sernac para eliminar de los contratos las cláusulas abusivas es una operación de maquillaje, legalmente inútil.

La ley  19496 llamada de Defensa del Consumidor establece en su artículo 16 A: “Declarada la nulidad de una o varias cláusulas o estipulaciones de un contrato de adhesión por aplicación de algunas de las normas del artículo 16, éste subsistirá con las restantes cláusulas, a menos que por la naturaleza misma del contrato, o atendida la intención original de los contratantes, ello no fuere posible. En este caso, el juez deberá declarar nulo en su integridad el acto o contrato sobre el que recae la declaración”.

O sea, reconocido el carácter abusivo de las cláusulas, los bancos enfrentaban la posibilidad de que los contratos con los deudores fueran declarados nulos. Aceptar  la eliminación de nueve cláusulas abusivas es por lo tanto una acción que tiene costo cero para la banca y ninguna ventaja para los cuenta corrientistas.

La falta de competencia hace que con o sin cláusulas abusivas las tasas de utilidades de la banca lleguen al 20% anual sobre el patrimonio. En Chile solo hay 16 bancos lo que representa un banco por cada millón de habitantes. En Estados Unidos hay 9 mil bancos o sea un banco por cada 35 mil habitantes.

Es muy pertinente hacerse la pregunta de ¿por qué el SERNAC, la Superintendencia de Bancos (SBIF) y la Asociación de Bancos no detectaron antes la existencia de estas cláusulas abusivas?

Cada uno por razones diferentes. El SERNAC porque no está entre sus atribuciones expresas como servicio público revisar contratos entre privados y menos con la Banca, que insiste  en que sólo se rige por leyes especiales  y que se autorregula.

La SBIF porque ha insistido en que en su ley, ni siquiera existe el concepto de consumidor o usuario de la banca y finalmente la Asociación de Bancos porque su interés radica en actuar en beneficio sus socios, aumentar  sus utilidades y mantener intacto los privilegios de un oligopolio que opera prácticamente sin competencia.

Ha sido una feliz intervención del actual director nacional del SERNAC , abogado Juan Antonio Peribonio, la de actuar para  llegar a este acuerdo “autorregulado” con la banca y eliminar las cláusulas abiertamente abusivas, cuyo carácter  era evidente desde 2004 cuando se dictó la ley 19955 que modificó la ley original de 1997.

La enorme extensión de los contratos de los bancos con sus clientes tiene su origen en el deseo de los abogados encargados de redactarlos de justificar su función  al incorporar todas las posibles alternativas que pudieran presentarse y prevenir los riesgos de los bancos que otorgan los créditos. Esta tendencia a alargar los contratos  ha sido revertida,  no en Chile, sino que en España por la CAIXA, uno de los más grandes bancos de ese país, el cual instruyó a sus abogados a reducir los contratos a lo fundamental, e inmediatamente se redujo la extensión y número de cláusulas a la mitad. Ejemplo que tal vez podría seguirse en Chile, pues la extensión y el tecnicismo de los contratos dificulta la  información del consumidor y la tendencia a firmarlos sin leer.

Lo realmente importante como lo señalan los  senadores Tuma y García Ruminot es reducir las comisiones bancarias y las tasas de interés que no sólo asfixian a los consumidores sino que “no permiten el desarrollo de la pequeña y mediana empresa”.

La falta de competencia hace que con o sin cláusulas abusivas las tasas de utilidades de la banca lleguen al 20% anual sobre el patrimonio. En Chile solo hay 16 bancos lo que representa un banco por cada millón de habitantes. En Estados Unidos hay 9 mil bancos o sea un banco por cada 35 mil habitantes.

La mitad de los ingresos en la banca chilena provienen de comisiones que son aceptadas por los que abren cuentas corrientes o solicitan créditos. Como no hay ninguna referencia a ellas en los acuerdos del SERNAC con la Asociación de Bancos, debe suponerse que el negocio seguirá adelante como de costumbre. La tasa máxima de interés convencional que para los préstamos de consumo puede llegar a más de 50% anual tampoco es mencionada en el acuerdo.

Es urgente que las autoridades de Hacienda tomen la iniciativa para que en el propuesto Sernac Financiero se establezcan normas estrictas que rebajen las tasas de interés y reduzcan las comisiones  que arbitrariamente  establecen los bancos y otras entidades financieras.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes