Viernes, 9 de diciembre de 2016Actualizado a las 00:29

Autor Imagen

Portabilidad sin letra chica

por 3 diciembre 2010

Es necesario que la futura ley sea más explícita en otorgar el carácter de irrenunciable al derecho de los usuarios de portar un número.

Más vale tarde que nunca, dice el dicho popular, aunque sea con un atraso de varios años, el Congreso aprobó, por la unanimidad de los parlamentarios, un proyecto de ley que permitirá la implementación de la portabilidad numérica en teléfonos móviles y fijos, es decir, la posibilidad de cambiarse de compañía sin perder la numeración.

Sin duda alguna que esta nueva ley será un importante hito en la apertura del concentrado mercado chileno de la telefonía. Movistar y Entel tienen una participación del 67%, sin embargo es necesario que la futura ley sea más explícita en otorgar el carácter de irrenunciable al derecho de los usuarios de portar un número. Sin este importante refuerzo jurídico, es posible que las empresas mayoritarias intenten disuadir a sus clientes de cambiarse de operador otorgando beneficios adicionales a los contratos que renuncien voluntariamente a la portabilidad, surgiendo, en los hechos, dos tipos de contratos los con numero portable y los sin él. Es por ello, que es fundamental, desde la perspectiva de los consumidores, el ejecutivo incorpore al proyecto de ley este derecho fundamental.

Es necesario que la futura ley sea más explícita en otorgar el carácter de irrenunciable al derecho de los usuarios de portar un número.

La Subtel será la encargada de dictar un Reglamento en el cual se definirá como funcionará en la práctica la portabilidad numérica y en él se plasmará, finalmente, si los chilenos tendremos derecho o no a tener números de teléfono portables.

En dicho Reglamento es clave que se establezca que la morosidad en el pago de una deuda no puede ser una excusa para imposibilitar la portabilidad hacia otra empresa, así como la existencia de contratos asociados al comodato o arriendo de equipos tampoco genere cláusulas de salidas con cobros excesivos al usuario, que impida, por esa vía, su libre tránsito de una compañía a otra, debiendo limitar al máximo las causales de rechazo entre un operador y otro.

Otro elemento esencial es que el usuario quede el menor tiempo posible sin servicio producto del cambio de compañía, en otros países este periodo no excede de tres horas, que sea un trámite expedito, exento de burocracia y papeleo, y que el cobro derivado del servicio de portar el numero sea lo más reducido posible.

En estos días que la letra chica de los anuncios del Gobierno se ha vuelto una práctica recurrente, los usuarios de telefonía debemos exigir que la portabilidad sea un derecho que pueda ser ejercido sin limitaciones y escrito con letras mayúsculas. La Subtel tiene la palabra.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes