Sábado, 3 de diciembre de 2016Actualizado a las 01:39

Autor Imagen

Desenlace feliz de un negocio raro

por 13 diciembre 2010

El 28 de agosto pasado escribí un blog titulado "Desenlace Raro de un Negocio Raro", porque la firma norteamericana GlaxoSmithKllne se había presentado a una licitación en el Ministerio de Salud para venderle la vacuna antineumococo destinada a los niños de Chile y, pese a haberla ofrecido a un precio dos mil 600 millones de pesos más bajo que el otro competidor, había visto que, sin explicación alguna, la licitación se declaraba desierta, sin perjuicio de adjudicársele sólo el diez por ciento de las vacunas ofrecidas.

Esa firma hizo algo que pocos pueden afrontar: publicó grandes avisos en los diarios denunciando la "rareza". Y, cuando los leí, comenté el caso en este blog, pues una de las preocupaciones de su autor es que no se trasgredan los principios portalianos de probidad en la administración del Estado.

En esa oportunidad la firma afectada se enteró de mi blog y me hizo llegar antecedentes adicionales sobre la aparentemente irregular situación, mientras se registraban explicaciones insuficentes de parte del Ministerio.

Pues bien, ahora, mediante inserciones igualmente destacadas que en la anterior oportunidad, la citada firma ha dado cuenta de que el Ministerio, en reemplazo de la primera licitación declarada desierta, llamó a una segunda, en la cual GlaxoSmithKline volvió a ganar, generando esta vez un ahorro de mil 85 millones de pesos respecto de su competidor, pero esta vez la licitación le fue adjudicada.

Destaca la inserción de la citada firma que "este proceso de licitación ha sido impecable, transparente y ajustado a todos los plazos", felicitando a la Central de Abastecimientos de Salud (Cenabast) por su "gran eficiencia y capacidad de gestión". y "lamentando" que sus inserciones anteriores provocaran "malestar tanto en el Ministerio de Salud como en la Cenabast".

Por supuesto, ninguna de estas lamentaciones debería tener lugar. Lo que GlaxoSmithKline ha obtenido es lo que en justicia y derecho le correspondía. Lo que el Ministerio y Cenabast han hecho ha sido cumplir con sus obligaciones, pues lo que habían hecho en la primera oportunidad había sido incumplirlas y "empezar con cosas" para no asignar las vacunas a la firma que había ganado la licitación. De ahí que yo hablara de "un negocio raro".

Así es que, amIgos de GlaxoSmithKline, ustedes sólo han obtenido lo que les correspondía y no tenían por qué estar gastando plata en nuevos avisos carísimos para aplaudir a funcionarios que se han limitado a cumplir sus obligaciones, en lugar de "empezar con cosas", como la otra vez.

Como dijera hace muchos años un Contralor caracterizado por su honestidad y a quien lo felicitaban mucho por esta última, "el deber cumplido no es un mérito señalado". Ustedes, señores GlaxoSmithKline, no tienen nada qué agradecer ni deben seguir gastando plata en avisos para aplaudir lo que los funcionarios deben hacer sin que nadie los aplauda.

Yo, eso sÍ, como chileno, les agradezco que no se hayan dejado pasar a llevar y también que hayan hecho ver que en su país de origen las firmas son castigadas si en sus actuaciones en el extranjero faltan a la integridad y la probidad. Sus inserciones de justo reclamo, protesta y advertencia surtieron efecto y al cabo de este desenlace feliz de un negocio raro sólo cabe celebrar que, al menos esta vez, los que están habituados a "empezar con cosas" cuando hay cuantiosos recursos públicos envueltos en algún negocio no hayan podido salirse con la suya.

Ver el posteo original

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes