Sábado, 3 de diciembre de 2016Actualizado a las 12:34

Autor Imagen

La equivocada norma termoeléctrica

por 29 diciembre 2010

Cálculo de mercado simple: más tiempo para cumplir, menos exigencias que cumplir. Han ganado, hasta ahora, sin duda, las termoeléctricas.

Los ministros para la Sustentabilidad aprobaron la norma de emisión para termoeléctricas.

La sonrisa de much@s rápidamente se  borró cuando conocieron el detalle de la nueva normativa porque la norma se “flexibilizó” en beneficio de las termoeléctricas.

Los ministros optaron por otorgar a las empresas termoeléctricas un escenario muy favorable para su desempeño, pero que tiene un problema: genera un mayor rechazo de la mayoría de la ciudadanía hacia este tipo de  energía y, adicionalmente, hace perder credibilidad al Gobierno en materia ambiental pues el discurso de la “eficiencia técnica” se debilita cuando “lo técnico” es relegado al segundo plano y se inclina la balanza hacia las termoeléctricas sin antecedentes que avalen la decisión.

Cálculo de mercado simple: más tiempo para cumplir, menos exigencias que cumplir. Han ganado, hasta ahora, sin duda, las termoeléctricas.

El anteproyecto de norma de emisión para termoeléctricas, del año 2009, contempló límites de emisión más estrictos, incluidos el mercurio, níquel y vanadio. Para las termoeléctricas ya instaladas, se estipuló un plazo de adaptación al cumplimiento de la norma de tres años. ¿Y qué pasó? Los Ministros, no sabemos por qué, les dieron hasta cinco y medio años, y en el caso de tratarse de zonas declaradas latentes o saturadas les dieron hasta cuatro años de adaptación.

Por si fuera poco: 100% de holgura en la emisión de dióxido de azufre, y otro tanto para  óxidos de nitrógeno y ya no se exige límite al vanadio y al níquel.

La norma tiene errores técnicos: los beneficios en millones de dólares no son efectivos. Razones: los beneficios y costos se calcularon con los límites y plazos del “anteproyecto” que eran más exigentes. Ahora bajan los beneficios en salud y bajan los costos para las empresas. Cálculo de mercado simple: más tiempo para cumplir, menos exigencias que cumplir. Han ganado, hasta ahora, sin duda, las termoeléctricas. Ahora parece que estos argumentos en contra de la norma llegaron a tocar la puerta de La Moneda.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes