Jueves, 8 de diciembre de 2016Actualizado a las 15:18

Opinión

Autor Imagen

Adicto a las encuestas

por 30 diciembre 2010

Adicto a las encuestas
¿Queremos tragedias para tener ministros más conocidos? ¿Tendrán en el Ministerio de Energía rezando porque haya un apagón generalizado con el objeto que el ministro Raineri tenga que salir en la televisión, y por tanto ser más conocido?

Al excelente perfil publicado en Wikileaks sobre Piñera, redactado por los funcionarios de la embajada de EE.UU., le faltó un detalle fundamental: el  Presidente  tiene una adicción a las encuestas como pocos políticos en el mundo. A quienes les ha tocado trabajar con él cuentan que examina constantemente muchas encuestas públicas y privadas donde se evalúa en todo momento su gestión y su persona, entre otras múltiples variables. La completa base de datos sobre encuestas que tiene en su web la Fundación Futuro es reflejo de la personalidad encuestólica del Presidente.

Y ahora este mismo ímpetu busca transmitírselo a su gabinete. Así se explica que al Ministro de Obras Públicas, en vez de exigirle ejecución presupuestaria, carreteras y concesiones exitosas, como han sido tradicionalmente medidos sus antecesores, simplemente le pidió que estuviera entre los top five en porcentaje de conocimiento, medidos, se supone en base a la encuesta Adimark.

Piñera incluso fue más allá. En recientes declaraciones planteó claramente que a sus ministros los medirá por el grado de conocimiento en la encuesta, colocando una meta del 50%, dejando entrever que el que no cumpla esa meta puede hacer sus maletas y volverse al sector privado o a la academia.

Como ocurre en cualquier organización, los indicadores con los que son medidos sus gerentes configuran sin duda su gestión, por lo que siempre los especialistas recomiendan que éstos deban ser alineados con la misión y los objetivos de la organización, para evitar esquizofrenias.

Si tomáramos la última encuesta Adimark, que hace esa medición de manera sistemática, son 12 ministros los que están en problemas para cumplir la curiosa meta presidencial. Más aún, 6 de ellos (Galilea, Parot, Moreno, Bulnes, Raineri y Benitez) son menos conocidos que el Ministro De Solminihac, que tantas críticas ha recibido del Presidente por ser poco conocido.

Peor aún, muchos de ellos podrían seguir con bajos niveles de conocimiento. Tradicionalmente los ministerios de Economía, Medio Ambiente, Energía y Bienes Nacionales suelen tener menor presencia en los medios, pues los temas que cubren son más de interés de grupos especializados que del conjunto de la población y no implica necesariamente la mala gestión de sus titulares.

Como ocurre en cualquier organización, los indicadores con los que son medidos sus gerentes configuran sin duda su gestión, por lo que siempre los especialistas recomiendan que éstos deban ser alineados con la misión y los objetivos de la organización, para evitar esquizofrenias.

Los efectos de esta particular forma de medición de la gestión ministerial pueden ser impredecibles. La tragedia de la cárcel de San Miguel sin duda que hará que el Ministro Bulnes sea más conocido que antes. Pero, ¿queremos tragedias para tener ministros más conocidos? ¿Tendrán en el Ministerio de  Energía rezando porque haya un apagón generalizado con el objeto que el ministro Raineri tenga que salir en la televisión, y por tanto ser más conocido?

¿O nos enfrentaremos a verdaderas cruzadas comunicacionales como la de la directora de la Junji, con el objeto de marcar más rating?

¿Tendremos un gabinete que compartirá con el Presidente su verdadera adicción por las encuestas y ministros más preocupados de las veces que aparecen en los medios, en vez de los porcentajes de ejecución presupuestaria o cumplimiento del programa de Gobierno?

Más complejo aún, ¿cumplirá el Presidente su promesa en relación a aquellos ministros que no pasen el 50% de nivel de conocimiento?

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes