Sábado, 10 de diciembre de 2016Actualizado a las 17:10

Autor Imagen

¿En qué se parece la Concertación a Evo Morales?

por 11 enero 2011

En que ambos hicieron demagogia y ahora el costo no se puede pagar. En Bolivia y Magallanes se consagraron subsidios a los comustibles que no podían permanecer, porque desalentaban la inversión en nuevas explotaciones y tarde o temprano iban a conducir a la interrupción del abastecimiento. La Concertación tuvo más suerte que Evo, porque le pudo descargar el problema de Magallanes al que, si bien es por muchos conceptos "el V Gobierno de la Concertación", no está encabezado por un político de sus filas, sino por uno de la Alianza.

Claro que éste se había adelantado ya a hacer demagogia, prometiendo a los magallánicos mantener el subsidio que no se podía mantener. Una promesa incumplida más... pero los magallánicos que votaron por él basados en esa promesa ya no le pueden retirar sus votos. Igual que los uniformados (r). Con su pan se lo coman.

Pero como los ministros son más serios que el Presidente, han resuelto poner término a la demagogia con los precios del gas en Magallanes. No hay ninguna razón para que ENAP subsidie con más de 17 millones de dólares anuales a esa zona austral ni para que en ella se pague por el gas natural la octava parte que en el resto del país. Pero, claro, a los magallánicos, igual que a los bolivianos, ahora no les gusta volver a la realidad. Consideran una insolencia si les dicen que "se acabó la fiesta".

Esta es otra prueba más de que el Estado no tiene por qué tener empresas: porque los políticos las usan para beneficio propio, uno de los cuales es ganar votos para sí. ENAP debería haber sido privatizada hace muchos años. Si lo hubiera sido, no la habrían usado para regalar 17 millones de dólares a los magallánicos ni a nadie. Si el Estado quería subsidiar a los habitantes de esa zona, muy bien, que lo hiciera en la Ley de Presupuestos, pero no distorsionando los precios, desalentando las inversiones y, mucho menos, regalándoles el gas natural a la octava parte de su precio a todos los magallánicos, incluidos los más ricos.

Además, todo el país habría salido ganando con la privatización de ENAP, porque el monopolio que ella ejerce impide que haya libertad para explorar y explotar combustibles en nuestro territorio. Estoy cierto de que si esa libertad hubiera existido, nuestras importaciones de combustibles habrían tenido que ser mucho menores. Hace veintisiete años estuve en una empresa escocesa que extraía petróleo del Mar del Norte, y mientras esperaba un helicóptero para visitar uno de los pozos, un gerente inglés me dijo que habían hecho exploraciones en Chile. Le pregunté por qué ya no las hacían y me respondió que sólo les habían autorizado una zona delimitada, que ya la habían explorado completa y, si bien creían poder encontrar petróleo en zonas adyacentes a ésa, el largo y costoso trámite de conseguir las ampliaciones y la insuficiencia de éstas los habían hecho desistir y marcharse.

Si hubiera real libertad de exploración y explotación yo pienso que Chile sería mucho más autosuficiente en materia de petróleo y sus derivados.

Y si ENAP hubiera sido privada los magallánicos nunca se habrían dado una fiesta demagógica pagando la octava parte de lo que pagamos los demás chilenos por el gas natural.

La demagogia conduce a los mismos problemas en todas partes, con Evo Morales en Bolivia y, en Chile, con la Concertación y con las promesas de Sebastián Piñera, que ahora su gobierno (con ministros más serios que él) no puede cumplir sin desatender el interés general. Éstos tienen ahora que poner la cara. Porque lo que es a aquél, "lo comido y lo bailado" (votos) ya no se lo quita nadie.

Ver el posteo original

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes