Sábado, 3 de diciembre de 2016Actualizado a las 16:30

Autor Imagen

Desafíos de la educación chilena para el año 2011

por 23 febrero 2011

La Educación chilena enfrenta al menos dos enormes desafíos este año 2011, que la superan en su proyección, pero que deben ser enfrentados desde ya con medidas claras orientadas en esta perspectiva. El primero, es encaminarse en forma decidida hacia el mejoramiento de los logros escolares de toda la población, ya que el país ha demostrado, pese a su avance en PISA 2009, que aún falta mucho por caminar y que a todos los estudiantes lo necesitan, no solamente a los más pobres. Los establecimientos escolares deberían sincerar sus logros y exponer a sus padres la brecha que tienen con estudiantes de otros países en condiciones socioeconómicas equivalentes, a fin de que se comprenda las medidas que deberán adoptarse.

El segundo desafío es que el sistemas escolar de pasos efectivos para demostrar que los antecedentes socioeconómicos familiares no son tan determinantes en los resultados de aprendizaje de los estudiantes, reto no menor si se piensa que nuestra breve historia ello no ha podido ser revertido de manera importante.

Antes que las autoridades políticas y técnicas de ayer y de hoy señalen los logros en este plano, es bueno asumir que en Chile los resultados escolares se explican entre un 60 a 80% a partir del quintil socioeconómico de la población, lo que significa que el origen social es más que determinante. Lo segundo, los resultados de logros de aprendizaje en comparación con los de países con ingresos per cápita menores que Chile son magros, esto es los nuestros son significativamente más bajos.

Al tenor de lo señalado, podemos establecer que estos sucesos son estables en el tiempo y ocurren en una serie de a lo menos dos décadas, lo que le resta valor al azar, la suerte o la casualidad y muestran que es un fenómeno con raíces complejas, difícil de extirpar y no se ve muy claro esto en el diseño de las medidas del actual gobierno para el sector.

El fortalecimiento de la educación pública no es una medida ideológica como muchas veces se muestra para denostar quienes sostenemos estos planteamientos, es primero una medida de eficiencia.

Este año son un desafío, no solamente porque la población escolar de nuestro país no debe seguir esperando más por mejores logros, lo merece desde ya, y ciertamente la mayor disponibilidad de recursos financieros del Estado, sea por lo dineros de la reconstrucción que finalmente no se gastaron del todo (incluso bastante menos), sea por el mayor precio del cobre, los ahorro y la esperada mayor eficiencia y productividad del trabajo estamos frente aun el ejercicio financiero que debería proveer de grandes recursos para acometer esta tarea.

Para poder generar propuestas de Estado en esta materia, necesitamos avanzar simultáneamente en varios aspectos. Primero en diagnóstico certero de las causas eficientes del problema, entendiendo por tal no solamente en definir que los recursos no alcanzan sino en determinar los costos que tiene en la actualidad formar un estudiante según su quintil socioeconómico y - a partir de ello- los que tendría en una propuesta formativa de mayor calidad. Esta información requiere de levantamiento amplio de datos que garanticen el funcionamiento de escuelas exitosas localizadas en la vastedad del territorio nacional y no siempre poner Santiago y o más cerca como referente.

Segundo se requiere de una nueva institucionalidad de la educación publica, dado que esta es una de las principales trabas que enfrenta el sector para lograr mejorías. Esta nuevas Corporaciones, no solamente deben tener un a naturaleza jurídica diferente, sino que garantizar mayor estabilidad del personal, respecto de su empleador, poder generar economías de escala que las 150 comunas más pequeñas de este país no están en condiciones de realizar y disponer de equipos técnico –docentes mayormente calificados y con posibilidades de atención de la diversidad cultural de nuestra población.

El fortalecimiento de la educación pública no es una medida ideológica como muchas veces se muestra para denostar quienes sostenemos estos planteamientos, es primero una medida de eficiencia. La población más pobre del país es atendida en el sistema público, en su obligación constitucional está esa función y debe dar cuenta de ella. Segundo, en la mayor parte de los países con altos estándares educativos el sistema público es el referente y el garante de los estándares de calidad, tanto es así que no hay casos inversos de sistemas educativos sustentados en opciones privadas que muestren resultados estables de calidad en el tiempo.

En segundo lugar debe definirse una nueva institucionalidad que articule las medidas que se están proponiendo y que de no tener una orgánica clara que de cuenta de logros y de sistemas de comunicación y masificación de resultados de experiencias como los Liceos Bicentenario, es muy posible que corran la suerte de Los Liceos Montegrande y de lo ocurrió en la década del 40/50 con los liceos de experimentación. Es decir, urge tener un diseño para el sistema educativo en su conjunto y no remedos de sus partes desconexos, pues la fuerza de la inercia del sistema educativo es tan poderosa que tiene de reducir el impacto de las reformas parciales, de no estar fuertemente enclavados en ciertos ejes claves.

Ello implica que la apuesta por la formación docente requiere para ser solvente que pongamos atención además la manera de cómo las instituciones formadoras se asocian para dar cuenta de sus resultados y así construir un sistema país de formación docente y no solo algunos centros formadores. Con Tanta o mayor relevancia es imprescindible que se piense en estrategias de inserción laboral para los más de 100 mil estudiantes de pedagogía hoy en curso, para un mercado que en el mejor de los casos podrá absorber 35 mil estudiantes en el plazo de cuatro años, es decir uno de cada tres de los que actualmente cursas esta profesión, Este es un tema país al que debemos ahora buscar solución y ello es imprescindible para el mejoramiento del sistema escolar.

Porque estas tareas de construcción del sistema son claves este año. Primero porque no es un año electoral y el 2012 lo será, lo que cambiará el sentido de muchas de las medidas en este plano, segundo porque disponemos de un caudal enorme de recursos financieros para ello y tercero porque el Gobierno se comprometió en enero de este año ha presentar un proyecto de mejoramiento y fortalecimiento de la educación pública y es imprescindible que todos contribuyamos a ello desde ya.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes