Sábado, 3 de diciembre de 2016Actualizado a las 13:02

Opinión

Autor Imagen

UDI-RN y el caso Van Rysselberghe

por 24 febrero 2011

UDI-RN y el caso Van Rysselberghe
El incidente de la intendenta Jacqueline Van Rysselberghe deja en claro, una vez más, que ninguno de los dos partidos de la Alianza se siente parte de la toma de decisiones del Gobierno y, por tanto, ninguno de los dos se siente con la responsabilidad de comportarse como tal.

El incidente de la intendenta Jacqueline Van Rysselberghe deja en claro, una vez más, que ninguno de los dos partidos de la Alianza se siente parte de la toma de decisiones del Gobierno y por tanto, ninguno de los dos se siente con la responsabilidad de comportarse como tal.

La UDI tiene poder político (el partido más grande de Chile), pero no la autoridad para ejercerlo. En cambio RN es un partido  que si tiene autoridad (el Presidente es de su partido), pero no tiene el poder político para gravitar en las decisiones.

¿Por qué ocurre esto? Podemos dar una cita de uno de los grandes estrategas de la historia, el Mariscal Von Moltke: “Los errores en el despliegue inicial no pueden ser reparados”.

Si bien Von Moltke se refería a los despliegues de tropas al inicio de una batalla, es una idea perfectamente aplicable a la situación política actual del gobierno, pues los incidentes como los de la Intendenta Van Rysselberghe, ocurren y por desgracia se repetirán, debido al error del gobierno en su despliegue inicial, y que constituye hasta el día de hoy su mayor debilidad, esto es, el no valorar adecuadamente la participación en el gobierno de los partidos políticos según su aporte y fortaleza en el escenario político.

Los incidentes como los de la Intendenta Van Rysselberghe, ocurren y por desgracia se repetirán, debido al error del gobierno en su despliegue inicial, que constituye su mayor debilidad.

La reacción de la UDI y en especial de su presidente Juan Antonio Coloma, me atrevo a decir, tuvieron el respaldo casi unánime de los militantes del partido a lo largo de todo Chile, porque ellos han sentido desde el inicio del Gobierno que están excluidos del poder real.

La gran mayoría de la UDI siente que no participa activamente en el Gobierno, no se siente parte de él y para peor, considera que ha pagado todos los costos de ser gobierno sin obtener ninguna de las ventajas que da el ejercicio del poder desde la Moneda.

Esta es la realidad y posiblemente muchos lo niegan en público porque es políticamente incorrecto decirlo, pero lamentablemente es lo que uno escucha a todo nivel cuando los militantes de la UDI se sienten cómodos para hablar.

Entonces ¿Qué pasa cuando quieren destituir a alguien de la UDI como lo es la Intendenta Jacqueline Van Rysselberghe? todos salen en su defensa, pero más que por convicción, por despecho, como una forma de desahogo, ante todas las postergaciones que han sufrido por parte de la Moneda.

El problema de fondo no es que el Ministro del Interior se haya demorado en tomar una decisión o no. El problema es más profundo y nace desde el  inicio de este gobierno y como dice Moltke, por el error en el despliegue inicial de las fuerzas, es decir, por formar gabinete sin tener en cuenta a los partidos políticos.

La gran mayoría de la UDI siente que no participa activamente en el Gobierno, no se siente parte de él y para peor, considera que ha pagado todos los costos de ser gobierno sin obtener ninguna de las ventajas que da el ejercicio del poder desde la Moneda.

Por su parte, la reacción de RN obedece a la misma lógica. Las declaraciones de dos destemplados vicepresidentes que ofrecieron amenazas públicas contra la UDI, demuestra que RN no habla con la grandeza de quien tiene y está en el poder, sino con la violencia y la imprudencia de quien se encuentra en una esfera marginal del  mismo, pues la Moneda también los ha dejado institucionalmente fuera de la toma de decisiones, y por tanto,  también se sienten pagando un costo que no se condice con que el Presidente de la República sea uno de sus militantes.

Así las cosas, el incidente de la Intendenta de la VIII Región solo será el primero de muchos que vendrán, a menos que de una vez por todas el Gobierno, forme de verdad un gobierno de la Alianza.

Estamos pagando las consecuencias de lo que Von Moltke señalaba, un mal despliegue de las fuerzas iniciales, que de no enmendarse, afectará y será el punto débil de todo este gobierno, pues la Concertación ya sabe donde atacar, en las coyunturas que logren enfrentar a RN y la UDI y ese ataque lo repetirán cada vez que se dé la oportunidad.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes