Sábado, 3 de diciembre de 2016Actualizado a las 01:39

Autor Imagen

Pymes pesqueras: un actor olvidado

por 1 marzo 2011

En estos últimos diez años se ha concentrado el sector y se ha hecho desaparecer a los emprendedores, las cuotas de captura obedecieron a criterios de historia por lo que ser joven y emprendedor pesquero en Chile, no estuvo permitido.

En la Región del Bío Bío, una de las más golpeadas por la crisis pesquera que hoy se traduce en una verdadera crisis laboral, hemos sido testigos y protagonistas del fracaso de la Ley que estableció los Límites Máximos de Captura por Armador (LMCA).

Una ley que entregó el mar de Chile a unas pocas familias, las que han amasado una cuantiosa fortuna a costa de muchos: primero las Pymes del sector que al no ser armadores hemos decrecido en un 67% en los últimos diez años y esto solo en la Región del Bío Bío; segundo los recursos que al ser indiscriminadamente sobreexplotados hoy enfrentan una crisis sin precedentes; y, finalmente, los propios trabajadores del sector industrial, quienes han sido desvinculados por la “crisis”, aún cuando las utilidades de la industria del año 2010 ha sido superiores a las del 2009, según consta en la SVS.

Hoy vemos con desazón como se utiliza a los trabajadores pesqueros como una moneda de cambio entre el sector industrial y el Gobierno a modo de presionar para que se prorrogue la ley de LMCA y se siga beneficiando a un grupo de privilegiados del Estado, desangrando a los Pymes que damos valor agregado a los recursos y hacemos de la pesca nuestra actividad de vida.

En estos últimos diez años se ha concentrado el sector y se ha hecho desaparecer a los emprendedores, las cuotas de captura obedecieron a criterios de historia por lo que ser joven y emprendedor pesquero en Chile, no estuvo permitido.

Asimismo, la ley prohibió el acceso a nuevos actores, como lo dejó demostrado el Tribunal de Defensa de la Libre Competencia, y así lo hemos vivido en carne propia como asociación. En estos últimos diez años se ha concentrado el sector y se ha hecho desaparecer a los emprendedores, las cuotas de captura obedecieron a criterios de historia por lo que ser joven y emprendedor pesquero en Chile, no estuvo permitido.

El presidente de la República, Sebastián Piñera, comprometió en su plan de Gobierno que durante su mandato no habría ninguna nueva política, ley o reglamento que no sea evaluada previamente según su impacto en las Pymes. Por eso en Pymepes vemos una oportunidad en el proyecto que prepara el Gobierno y que reemplazará a la ley de límites máximos, y nos interesa saber si habrá licitación o si la pesca seguirá siendo una exclusividad.

Con todo, creemos que la ley de LMCA ha sido un completo fracaso para el país, que ha perdido la oportunidad de convertir a sus pymes en empresas vigorosas y generadoras de miles de empleos. Y lo seguirá siendo si no se toman medidas pensando en el bien común y no en un grupo de familias convertidas hoy en miembros del poder económico.

Chile tiene hoy una de las mayores tasas de obesidad infantil  del mundo, principalmente en los sectores más pobres de la población, y uno de los índices más bajos  de consumo de pescado per cápita,7 kilos, mientras que el promedio mundial es de 16, (12 el recomendado por la OMS) Perú 35 y España 42 kilos.

Por otro lado, la mayor tasa de cesantía en la Región del Bío Bío existe en las comunas del borde costero, que son las receptoras de los mayores desembarques de recursos pesqueros en el país, estadísticas que son el reflejo del fracaso de la ley de LMCA y que hoy nos tiene de rodillas. Creemos que más de lo mismo será lo mismo y que Chile tiene la oportunidad de cambiar el 2012 y confiamos en que así será.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes