Miércoles, 7 de diciembre de 2016Actualizado a las 22:18

Autor Imagen

Las andanzas del artífice del caso Kodama en Temuco

por 26 abril 2011

En enero de 2011 llegó a esa ciudad el mismísimo abogado Álvaro Baeza, quien decía que iba representando a la ministra Matte, y que su cometido era solucionar el intríngulis. Este avezado jurisconsulto, experto en corregir situaciones difíciles, naturalmente hizo una visita a la Seremi de Vivienda, tal como lo ha consignado recientemente el diario Austral de Temuco.

La opinión pública, gracias a las publicaciones de prensa, conoce en detalle lo que ha sucedido con las platas fiscales (US$ 35 millones) que se le querían entregar graciosamente a la Constructora Kodama a raíz de la incompetencia técnica de los servicios públicos que licitaron una obra vial para el célebre Transantiago y debido a la lenidad de las actuales autoridades del Minvu. La ministra de Vivienda, Magdalena Matte, mal aconsejada por su abogado personal, Álvaro Baeza, se había apresurado en firmar un acuerdo legal para entregarle a tal empresa esa importante suma de dinero, lo que finalmente no ocurrió porque ella percibió que algo muy raro acontecía en el Serviu, mandante de tales obras. Quien detonó el entuerto fue el senador Navarro y tanto las investigaciones administrativas como las judiciales continúan sus cursos.

Ahora bien, a fines del año 2009 los vecinos del callejón (vía angosta denominada pasaje en la reglamentación urbanística) Massmann, perpendicular a la Av. Alemania, Temuco, que residen en viviendas unifamiliares, sector de densidad baja, tomaron conocimiento que la inmobiliaria Ebcosur estaba haciendo trámites en la Dirección de Obras Municipales (DOM) para que se le aprobara la construcción de un edificio en altura que se emplazaría sobre 3 sitios colindantes de diferentes propietarios.

Pero para ello era necesario acelerar los procesos administrativos porque, tanto los actores privados de la construcción como los funcionarios municipales, sabían que una nueva norma de edificación contenida en el Plan Regulador Comunal de Temuco no admitía en ese lugar tal tipo de edificaciones altas : las limitaba a 4 pisos. Es más, para posibilitarse este negocio la municipalidad de esa ciudad tuvo el descaro de redefinir esa estrecha vialidad y la denominó vía local, a pesar de que sus particularidades no alcanzaban para ello.

En enero de 2011 llegó a esa ciudad el mismísimo abogado Álvaro Baeza, quien decía que iba representando a la ministra Matte, y que su cometido era solucionar el intríngulis. Este avezado jurisconsulto, experto en corregir situaciones difíciles, naturalmente hizo una visita a la Seremi de Vivienda, tal como lo ha consignado recientemente el diario Austral de Temuco.

El privado que deseaba saltarse las normas promulgadas el 01/09/09 por la institucionalidad regional (GORE), ingresó el 19 de octubre de 2009 en la DOM de Temuco una solicitud de anteproyecto por un edificio de 12 pisos que contemplaba 88 departamentos, con 95 estacionamientos, pero para ello era necesario comprar esos 3 terrenos que sumaban 1.950 M2 y posteriormente fusionarlos y el resultante debía inscribirse en el Conservador de Bienes Raíces de esa ciudad. Si esto sucedía antes de la vigencia de la nueva normativa y antes de los 6 meses, desde la fecha de la aprobación del anteproyecto, el proceso llegaba buen término. Se apostaba a que los escasos tiempos no le hicieran una mala jugada al jugoso y oportunista negocio.

El anteproyecto fue aprobado el 3 de diciembre de 2009 y con esta carta bajo la manga, la empresa presentó el 26 de enero de 2010 una solicitud de permiso de edificación, teniéndose en cuenta que en esa fecha todavía no operaba el nuevo Plan Regulador que entró en vigencia el 2 de febrero de 2010. Finalmente, el 17 de marzo de 2010, por lo tanto, estando en plena aplicación el nuevo instrumento normativo, la DOM de Temuco otorgó a Ebcosur la ansiada autorización que otorga derechos adquiridos a su titular si el permiso se entrega de acuerdo al marco regulatorio, lo que está muy bien explicitado en la Ley Nº 19.880 que establece las bases de los procedimientos que rigen los actos de los órganos de la Administración del Estado.

Los vecinos afectados con esa construcción reclamaron airadamente en todas las instancias locales, ya que sus calidades de vida se iban a deteriorar por el impacto vial que iba a producir tal intervención. Recordemos que el pasaje Massmann, en donde se proyectó el edificio, es sin salida, lo que significaba perturbaciones a la tranquilidad del sector. Todos tenían clara la película en cuanto a los futuros desaguisados del tránsito vehicular, no sólo de los actuales residentes, sino también de los eventuales compradores de los departamentos del invasivo edificio.

La Municipalidad de Temuco, en especial el funcionario que otorgó el permiso trucho, brillaban por su ausencia ante los reclamos de sus vecinos y mandantes. Ante tal surrealista escenario, éstos se organizaron y por escrito, en junio de 2010, le manifestaron a Paz Serra, Seremi de Vivienda y Urbanismo de la Región de la Araucanía y a la División de Desarrollo Urbano (DDU) del Minvu en Santiago, que el permiso estaba sumamente mal otorgado porque en la fecha en que se otorgó la inmobiliaria no había fusionado los 3 predios, acorde al mandato legal y por otras razones que no es del caso relatar. Suponemos que a esta fecha los terrenos ya están fusionados y al respecto recordemos las sanciones aplicadas por la Contraloría General de la República en contra de los funcionarios de la Dirección de Obras de Providencia quienes, para no incomodar a Horst Paulmann, otorgaron el permiso a Costanera Center, sin exigir la obligatoria fusión de los distintos predios en donde se emplaza ese megaproyecto en Santiago.

Las ilegalidades detectadas por los vecinos del pasaje Massmann fueron conocidas por Javier Wood, jefe de la DDU del Minvu, y como eran evidentes los ardides concebidos en la municipalidad, Paz Serra, la misma que en twitter despotricó contra el senador Navarro, instruyó al DOM para que dejara sin efecto el permiso mal otorgado, lo que aconteció el 15 de diciembre de 2010, es decir, a fines del año pasado operó el Estado de Derecho en Temuco, lo que nos motivó a enviarle un correo a la ministra Matte, felicitándola por tener a una funcionaria tan íntegra en la Araucanía.

Acto seguido empezaron a operar las presiones corporativas para ablandar a los funcionarios que habían cumplido con sus deberes y así fue como la misma Seremi que se había comportando tan correctamente, se dio una voltereta al emitir el 12 de enero de 2011 un eufemístico documento con el cual, dos días después, el DOM de Temuco revalidó el permiso viciado. Ante tal despropósito, inmediatamente le solicitamos a la ministra Matte que nos recibiera para informarle el mal proceder de esos funcionarios. La ministra nos respondió que su agenda le imposibilitaba juntarse con nosotros, pero que nos iba a recibir el Jefe de la DDU de ese ministerio, con el cual nos reunimos el 31 de enero de 2011.

En esa fecha, el representante de los vecinos de Temuco le hizo notar a Javier Wood, nuestro interlocutor en Santiago, su extrañeza porque en enero de 2011 llegó a esa ciudad el mismísimo abogado Álvaro Baeza, quien decía que iba representando a la ministra Matte, y que su cometido era solucionar el intríngulis. Este avezado jurisconsulto, experto en corregir situaciones difíciles, naturalmente hizo una visita a la Seremi de Vivienda, tal como lo ha consignado recientemente el diario Austral de Temuco y de lo tratado en esa imprudente reunión no sabemos nada. Por lo anterior y porque en un proceso express se “revalidó” el 15 de enero de 2011 el permiso viciado, además con nuevos errores, el día anterior a su reciente  renuncia, le expresamos por escrito a la ministra que se investigara la razón que motivó a ese diestro abogado a ir a esa ciudad, ya que en una escandalosa operación blitzkrieg las instituciones administrativas de Temuco revirtieron la situación.

Como Magdalena Matte ya no es titular del Minvu, por escrito, le hemos pedido una entrevista a Rodrigo Pérez, su sucesor, con la idea de explicarle el desarrollo de los  hechos para que éste ordene la casa en Temuco, pues la celeridad en “solucionar” la situación conflictiva a favor de la inmobiliaria Ebcosur fue sumamente sospechosa. Sería más que sensato, tal como se lo hemos solicitado, que este deplorable caso sea llevado por Pérez Mackenna ante el Ministerio Público para que sus fiscales investiguen lo acontecido con la visita de Baeza a Temuco y con ese caprichoso permiso, teniéndose en cuenta que los vecinos perjudicados con el arreglín público-privado, con la concejala Romina Tuma y con la Agrupación Defendamos la Ciudad de Temuco, acaban de entregar los antecedentes en la sede regional de la Contraloría General de la República.

Evidentemente si Pérez Mackenna opta por la inacción, seremos nosotros los que pediremos la intervención del Ministerio Público en este incidente.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes