Viernes, 9 de diciembre de 2016Actualizado a las 06:04

Autor Imagen

La “tuitósfera” política chilena: juntos pero no revueltos

Otra característica común a las redes sociales que es observable en la tuitósfera de las autoridades políticas chilena es la inclinación a reunirse con otros similares (homofilia). A pesar que twitter ofrece la posibilidad de seguir los tweets de cualquier persona (y en particular, a las autoridades políticas les es posible seguir a cualquiera de sus colegas), los datos revelan que ellos son más proclives a seguir a personas que pertenecen a sus propias coaliciones.

En septiembre del año pasado iniciamos un seguimiento del “comportamiento tuitero” de miembros de parlamentarios, ministros y el presidente. En términos generales hemos constatado que la tuitósfera política chilena está creciendo rápidamente porque más políticos están participando de ella y porque los que antes escribían esporádicamente han, en general, aumentado la frecuencia de sus tuiteos. A su vez, la red de relaciones virtuales entre ellos vía twitter se ha densificado, pero aunque están más juntos no están revueltos.

De un universo de 180 autoridades sondeadas, 104 poseían una cuenta en twitter al 26/09/2010. Si bien algunos han cerrado sus cuentas (por ejemplo, @jravinet), otros han cambiado de rol (por ejemplo @allamand) y otros han dejado sus cargos públicos (por ejemplo, @magdalenamatte) o fallecido (@juanlobosk), son más los políticos que se han sumado activamente a la tuitósfera (al 28/04/2011, existía un total de 121 cuentas de twitter en dicha muestra de autoridades políticas). Entre ellos, sólo 5 parlamentarios y 6 ministros siguen manteniéndola inactiva. El resto ha empezado a usar twitter cada vez con más intensidad (por ejemplo @ivanmoreirab). En los últimos siete meses, el promedio de tweets diarios aumentó desde 0.92 (al 26/09/2010) a 2 (al 28/04/2011) y, en ese lapso, la cantidad de tweets se ha duplicado desde 59.670 a 119.501 tweets.

Otra característica común a las redes sociales que es observable en la tuitósfera de las autoridades políticas chilena es la inclinación a reunirse con otros similares (homofilia). A pesar que twitter ofrece la posibilidad de seguir los tweets de cualquier persona (y en particular, a las autoridades políticas les es posible seguir a cualquiera de sus colegas), los datos revelan que ellos son más proclives a seguir a personas que pertenecen a sus propias coaliciones.

Ahora bien, no todos los políticos twittean con igual frecuencia. Una característica común a todas las redes sociales (popularizada a veces como la regla 80/20 y en otras ocasiones como el fenómeno “long tail”) es que un subgrupo pequeño de participantes de la red genera la mayoría de la información, transacciones, volúmenes, etc, existentes en ella. Recientemente, un grupo de investigadores de Yahoo encabezados por Duncan Watts constataron que esa regla también se cumple en la red social de Twitter. Y nuestros análisis confirman que en la submuestra de Twitter formada por las autoridades políticas chilenas también se observa dicho patrón: Del total de 110 cuentas activas, sólo 10 de ellas han generado la mitad de los tweets (detalles aquí). Ahora bien, debido a que algunos políticos tienen cuentas desde hace varios años y otros se han incorporado recién en los últimos meses a la red, la proporción que cada uno de ellos representa del total de tweets no necesariamente permite identificar a los que actualmente tienen un rol más activo en ella. Para ilustrar de mejor forma la actividad individual en twitter calculamos la tasa diaria de producción de tweets de cada político en función del tiempo que ha estado en ella (ver tabla abajo). Entre ellos, la usuaria más activa es @karlarubilar quien ha incrementado su intensidad de uso de la red desde un promedio de poco más de 10 tweets diarios en Septiembre del año pasado a 27 tweets diarios en la actualidad (a su vez, la diputada ha generado por si sóla el 14% del total de tweets) y uno de los que más rápidamente ha incrementado su participación en la red es @fulviorossic, quién junto con aumentar el número de tweets diarios, incrementó el número de personas a las que sigue desde 1762 a 22891 y el número de personas a las que sigue desde 22 a 5230 (entre 26/09/2010 y 28/04/2011).

Juntos, pero no revueltos

Otra característica común a las redes sociales que es observable en la tuitósfera de las autoridades políticas chilena es la inclinación a reunirse con otros similares (homofilia). A pesar que twitter ofrece la posibilidad de seguir los tweets de cualquier persona (y en particular, a las autoridades políticas les es posible seguir a cualquiera de sus colegas), los datos revelan que ellos son más proclives a seguir a personas que pertenecen a sus propias coaliciones. El gráfico 1 (más detalles aquí) presenta visualmente el fragmento de la tuitósfera política chilena correspondiente a parlamentarios. Cada círculo, o nodo, representa un parlamentario y cada línea indica quién sigue a quién en twitter. Además el tamaño de los nodos es proporcial al número de seguidos que tiene dicho actor político entre los otros miembros de la tuitósfera política. El gráfico ha sido construido con un algoritmo que “clusteriza”, es decir, acerca los nodos que tienen más vecinos en común y, por el contrario, aleja entre sí a los nodos en los que existen menos traslape de sus redes de conexiones. Hemos coloreado la red según la pertenencia política de cada parlamentario y puede constatarse una clara división entre los dos conglomerados políticos principales en el país. Al agregar, posteriormente a dicha red al presidente y los ministros a la red, el patrón vuelve a repetirse (ver gráfico 2, detalles aquí). Es decir: a la hora de decidir a quién seguir en twitter entre las otras autoridades políticas, los políticos twitteros chilenos se rodean principalmente de otros twitteros de la misma coalición y los miembros del poder ejecutivo de otros miembros del poder ejecutivo.

Ahora bien, pese a lo anterior, la tuitósfera de las autoridades políticas chilenas es una red relativamente densa. Del total de todos los posibles links uno a uno entre las cuentas de twitter de las autoridades políticas, la red contiene un 21% (en septiembre del 2010 era levemente inferior, un 19%). La distancia máxima entre dos miembros de esa red es tan sólo 4 personas y la distancia promedio es de 1.93 personas. En otras palabras, la tuitósfera política chilena es un mundo pequeño donde la información fluye rápida y exhaustivamente.

Finalmente,  el crecimiento acelerado de la participación de las autoridades políticas chilenas en Twitter ha sido acompañado de un aumento igualmente rápido del número de sus seguidores que no lo son. Todo ello ha contribuido a generar una mayor visibilidad y exposición de las autoridades y una fuente enorme de información no sólo para monitorear lo que dicen y con quién conversan las autoridades políticas chilenas en la red, sino también para medir qué reacciones provocan en la ciudadanía. La tendencia que hemos observado en estos siete meses sólo permiten augurar que esos procesos seguirán intensificándose convirtiendo a Twitter en un foro público con creciente relevancia en el país. No obstante, nuestros análisis también sugieren que el uso que las autoridades políticas chilenas hacen de esta red como un sistema bidireccional para entregar y recibir información sigue siendo limitada. En su gran mayoría,  los políticos en twitter siguen usando la herramienta para principalmente informar de sus actividades, iniciativas y opiniones. Son proporcionalmente pocas las autoridades políticas que usan regularmente este medio para sostener diálogos con otros usuarios y la ciudadanía en general. En parte, ello se debe a que esos diálogos requieren invertir mucho tiempo en la red, pero también obedece en parte a una subutilización de los potenciales que la red ofrece para hacer “política 2.0”.

grafico 1

grafico 2

grafico 3

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes