viernes, 19 de octubre de 2018 Actualizado a las 09:28

Autor Imagen

El Lobo está Aquí

por 8 agosto, 2011

El Lobo está Aquí
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

El anunciado estallido social contra el modelo chileno finalmente ha llegado. El problema es que la doble caída de la crisis mundial también. Es el momento de decirlo, como titula el New York Times del 5 de agosto del 2011. No son acabo de mundo, sino sus formas de movimiento. En los años venideros vamos a galopar.

Esta nota se refiere a la crisis económica. Hay suficiente evidencia para afirmar que ésta se inició el 2000 y corresponde a uno de los grandes ciclos seculares que ha experimentado la economía mundial a lo largo de los últimos dos siglos, como los que se iniciaron en 1969, 1929 y 1872. Durante estos períodos, los ciclos cortos que han ocurrido cada 7 años en promedio desde el primero registrado en 1825, se suceden hacia abajo en lugar de hacia arriba como en los períodos de auge secular. Usualmente, los ciclos seculares topan fondo después de tres o cuatro enviones de caída y transcurren unas tres décadas antes de recuperar el nivel anterior a su inicio. Se conoce, además, la profundidad del pozo.

El primer gráfico adjunto muestra la evolución de la crisis en curso desde marzo del 2000 y hasta fines de julio del 2011, tal como se manifiesta en las bolsas de comercio mundiales medidas en Euros.Bolsa 1

Las dos líneas de más abajo muestran la evolución de los índices bursátiles de los países desarrollados (roja) y del conjunto de todas las bolsas mundiales (azul).

Ambas líneas se mueven prácticamente juntas, puesto que los primeros tiene un peso determinante en el conjunto. De este modo, el burbujazo que afecta a los países emergentes (amarilla) casi no afecta la trayectoria del conjunto.

Se pueden apreciar claramente los dos ciclos a la baja que han ocurrido desde el inicio de la actual crisis secular, en marzo del 2000. Las bolsas mundiales cayeron a la mitad en los dos primeros años, para luego recuperarse en los siguientes cuatro, pero sin recuperar su nivel inicial. En octubre del 2007 se inicia el segundo desplome, que se extiende hasta marzo del 2009 y nuevamente las bolsas pierden la mitad de su valor, con lo cual se comprimen a un 40 por ciento de su valor anterior a la crisis.
La recuperación alcanza su máximo a fines del 2010, tras lo cual luego se inicia la segunda caída, la que se ha acentuado en las últimas semanas, durante las cuales han perdido más de un décimo de su valor.

Hoy existe un amplio consenso acerca de la alta probabilidad de ocurrencia de una "doble caída"de la crisis más reciente. En realidad sería el tercer ciclo a la baja en el curso del "mercado secular del oso," como también se denominan los ciclos seculares.

Esta opinión ha sido sostenida de manera consistente, por ejemplo, por el diario británico Financial Times y es extendida entre los principales inversionistas y economistas. En los últimos días ha sido portada en medios tan importantes como el ya citado New York Times y The Economist.

Los principales argumentos al respecto son la comparación con los ciclos seculares anteriores, que cayeron bastante más que el actual. La relación precio-utilidad de largo plazo de las acciones, por ejemplo, se redujo entonces mucho más que en marzo del 2009. Por otra parte, se enumeran los enormes desequilibrios que persisten en la economía mundial, de los cuales el alto endeudamiento de las economías desarrolladas es el más indicativo. Asimismo, se aprecia la creciente dificultad de los Estados para enfrentarlas. Las crisis, como se sabe, cumplen el papel de restablecer estos equilibrios.

A Chile le va a llover sobre mojado. Los precios más afectados por la nueva caída van a ser las materias primas y particularmente el cobre, donde se han concentrado en la última recuperación las burbujas especulativos que antes afectaron al sector inmobiliario.

El otro mercado donde se ha inflado una burbuja gigantesca es en las bolsas y monedas de los países emergentes, lo que ha afectado especialmente a Chile.bolsas 2

El segundo gráfico adjunto reproduce el anterior, es decir, muestra los índices bursátiles de los países desarrollados y emergentes entre marzo del 2000 y fines de julio del 2011, pero agrega la bolsa chilena (verde). Todas ellas medidas en Euros.

Se aprecia la hipertrofia que afecta a esta última desde octubre del 2008, cuando el Banco Central adoptó medidas que facilitaron el ingreso masivo de capitales "golondrina." Topó techo a fines del 2010, en un nivel que doblaba el de los mercados emergentes y cuadruplicaba los mercados desarrollados.

El absurdo nivel alcanzado por la bolsa chilena se puede comprobar en el tercer gráfico adjunto, que muestra la capitalización bursátil medida como porcentaje del Producto Interno Bruto (PIB), desde 1990 hasta fines del 2010.Bolsa 3

Como se puede apreciar, la capitalización bursátil de los países desarrollados (azul) ha oscilado entre un 60 por ciento del PIB y un 130 por ciento del mismo en el punto más alto, a fines de 1999.

En los países emergentes (rojo), se alcanzó un máximo de 160 por ciento del PIB en octubre del 2007, en el máximo inflamiento del burbujazo.

Como se puede apreciar, a fines del 2010 la bolsa chilena alcanzó un máximo de ¡214 por ciento del PIB!

Es decir, mientras las bolsas mundiales usualmente oscilan entra la mitad y un poco más del PIB, la bolsa chilena alcanzó ¡el doble del PIB!

En base a estos antecedentes, estas notas vienen alertando desde hace meses acerca de la distorsión producida y su inevitable corrección. Un artículo de Peter Tasker en el Financial Times del 21 de junio llega exactamente al misma conclusión y dice que "Chile constituye una categoría propia" en esta medición de obesidad, que según él es utilizada nada menos que por el legendario Warren Buffet. El propio Banco Central chileno alertó acerca de esta situación hace pocos meses.

La inevitable caída de la bolsa chilena será muy fea. Ya ha perdido un quinto desde el máximo alcanzado a fines del 2010. Si en el marco de una "doble caída" mundial se redujera el nivel de 60 por ciento del PIB que todas las bolsas mundiales alcanzaron en marzo del 2009, ello significaría una caída a la tercera parte de su valor actual.

Todo ello medido en Euros, es decir, parte de esta caída será absorbida por la devaluación del peso.

Esto afectará muy fuertemente los fondos de pensiones, que hoy mantienen una cuarta parte del total invertido en la bolsa chilena y más de la mitad en renta variable. Al momento de escribirse esta nota, la cuota agregada del fondo mantiene una pérdida de 2 por ciento con respecto al inicio de la crisis, el 25 de julio del 2007, según comprueba el seguimiento diario que hace www.cendachile.cl. Eso equivale a 2.500 millones de dólares. El más riesgoso fondo A ha perdido un 13 por ciento desde entonces. Lo más probable es que se repitan las pérdidas sufridas el 2008, que alcanzaron a un tercio del fondo total y la mitad del fondo A. Las autoridades deberían proceder de inmediato a tomar medidas de protección de los mismos, ordenando su traslado a activos más seguros. Probablemente, como ha venido ocurriendo en las últimas semanas, muchas personas actuarán por su cuenta a este respecto, cambiándose al más conservador fondo E hasta que pase la crisis.

El precio del cobre probablemente bajará a niveles parecidos a los de mediados del 2008, es decir, asimismo una tercera parte de su precio actual. Todo ello conformará una situación estrecha para la economía chilena, que felizmente podrá superar mediante un fuerte incremento del gasto público en políticas sociales, que harta falta que hace por lo demás.

Por otra parte, del mismo modo que sucedió tras la crisis de 1929, se producirá un giro en el modelo de desarrollo hacia afuera de las últimas décadas, hacia un modelo "hacia adentro de América Latina," como lo ha bautizado Jacques Chonchol. Es decir, un giro mayor.

Todo lo anterior son los escenarios más probables, pero ciertamente en estas materias nada es seguro. Los acontecimientos resultan de una enorme cantidad de fuerzas contradictorias cuya resultante en un momento dado puede apuntar en definitiva en cualquier dirección. Sin embargo, la prudencia aconseja considerar el escenario descrito como de alta probabilidad.

Asimismo, las circunstancias descritas pueden precipitarse más temprano o más tarde. Entre una y otra posibilidad pueden transcurrir meses e incluso años.
Igual que en el cuento del lobo.

¿Cómo estamos Willy?

Ver el posteo original

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV