sábado, 20 de octubre de 2018 Actualizado a las 14:06

Autor Imagen

¿Se ha dado cuenta de que hay una Revolución?

por 22 agosto, 2011

  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Yo soy de la oposición de derecha o, si usted prefiere, soy "la" oposición de derecha, porque en teoría el resto de la derecha está en el Gobierno y no es oposición. Pero el que gobierna es un Presidente que, en sus palabras y en los hechos, no es de derecha. Por eso yo estoy en la oposición. Sea como fuere, soy contrario a derrocar al Gobierno, por malo que encuentre al Presidente. Defiendo la noción de que debe terminar su período. Y por eso me alarma ver que esté en marcha un proceso para derrocarlo. Pues ¿de qué otra manera se entiende una huelga general como la que se ha convocado para esta semana, sin fundamento real, completamente ilegal y con llamados a impedir las actividades libres de las personas?.

A sabiendas, además, de que los elementos más extremos saldrán a sembrar la violencia. Recuérdese que el brazo armado comunista, que nunca se ha disuelto ("por si las moscas", como confesara su secretario general), parece que ahora, a juzgar por el número y violencia de los "encapuchados", por sus balas y bombas, ha decretado que han llegado "las moscas". No se olvide que algunas de las cabezas más visibles de la revolución en marcha son, precisamente, militantes comunistas.

Además, resultan particularmente alarmantes tres cosas: primera, la extrema falta de autoridad del Gobierno, que frente a la fuerza de la subversión no se atreve a usar la de la ley. Apenas se defiende a medias. Pues aquí cualquiera se "toma" cualquier cosa y no le pasa nada. ¿Está esperando que se "tomen" el despacho presidencial?; segunda, el apoyo popular que han logrado los revolucionarios, a juzgar por la enorme concurrencia a los actos públicos que organizan; y, tercera, el apoyo de la opinión pública general, según las encuestas, a las demandas de los estudiantes y profesores revolucionarios, que oscila entre 76% y 80%.

Estas demandas consisten en "educación pública de calidad", "no al lucro en la educación" y "plebiscito". La jefatura comunista y algunos políticos de izquierda añaden: "cambiar el modelo", sea lo que fuere su significado. La primera demanda es obviamente un deseo de todos, como si nos preguntaran si queremos respirar aire limpio. Por supuesto. Pero la de "no al lucro en la educación" es mucho más concreta y contradictoria con lo que la misma mayoría de opinión pública expresa en otras encuestas y, más importante, manifiesta en su actuar. Pues prefiere la enseñanza con fines de lucro, escuelas particulares subvencionadas y pagadas, por sobre las de la enseñanza pública. De hecho, esa mayoría viene desde hace tiempo trasladando a sus hijos de la pública a la privada.

¿Cómo se entiende esto? Se entiende poniendo en tela de juicio una frase muy repetida por los políticos, los opinólogos y creo, incluso, por este blog: "la gente no es tonta". Está quedando demostrado que, al menos, una mayoría queda, por ahora, afuera de esa afirmación.

Pues esa mayoría está marchando a pasos agigantados, primero, a suprimir la enseñanza básica y media de mejor calidad, que es la que tiene fines de lucro. La mejor de todas, y que está al nivel de la de países avanzados, es la de los colegios particulares pagados. Si la revolución en marcha y el plebiscito consagran realmente el "no al lucro en la educación", tendrían que desaparecer los mejores colegios del país. Sólo habría escuelas y liceos públicos. Tal como en las naciones donde todo es estatal(quedan muy pocas en el mundo. Pasaríamos a ser una más).

Recuérdese que ya una vez tuvimos el título de haber sido la primera nación en elegir en comicios democráticos a un Presidente marxista-leninista.

Yo, por lo menos, no quiero vivir en una sociedad en que está vedada a los habitantes la libertad de educar, es decir, de fundar un establecimiento de enseñanza. Para los de tal vocación sólo cabría la alternativa socialista de ser profesores en una institución pública, y, obviamente, para enseñar sólo el programa fijado por el Gobierno, que sabemos cuál va a ser, sobre todo si va a estar encabezado por las fuerzas que hoy conducen el proceso revolucionario acá. De la esencia de la libertad de enseñanza es que quienes tengan vocación pedagógica puedan introducir libremente todas las innovaciones programáticas y concepciones curriculares propias del genio creador humano. Acá sería prohibido, pues "no al lucro" implica que nadie puede retirar de un colegio más de lo que se gasta. El excedente sería lucro. Es decir, ningún pedagogo libre podría subsistir.

Si el Gobierno "no se pone los pantalones" acá va a pasar cualquier cosa, porque la revolución está lanzada. Y por los mismos que, históricamente, han patrocinado la vía violenta al poder.

¿Por qué no la hicieron antes? Porque eran gobierno. Bachelet había sido ayudista del MIR y conviviente de un jefe del FPMR. Lagos hasta había puesto bombas, si hemos de creerle a la biografía del líder sindical Clotario Blest; y había escrito que todos los medios de producción debían pasar a manos del Estado. Y cuando hubo presidentes DC, Aylwin y Frei, todavía los uniformados eran garantes de la Constitución y estaba vivo Pinochet, así es que los revolucionarios se veían obligados a esperar, sobre todo si hasta la derecha votaba a favor de que se les dieran millonarias indemnizaciones.

Los garantes se esfumaron, de hecho y de derecho, hace años, con el apoyo del Presidente actual, por cierto, que le acaba de consagrar pensiones a diez mil más de los mismos que lo quieren derrocar. Entonces, y salvo que de una vez ejerza su autoridad, "con su pan se la coma" (la revolución).

Ver el posteo original

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV