Viernes, 2 de diciembre de 2016Actualizado a las 16:28

Autor Imagen

Confianza en las universidades estatales

por 2 octubre 2011

Este nivel de confianza debe ser un mensaje para el Gobierno y el Parlamento, en cuanto a que se debe cambiar el actual trato del Estado hacia sus universidades en todos los ámbitos, demanda que hemos venido insistiendo por largo tiempo.

La última encuesta del Centro de Estudios de la Realidad Contemporánea (CERC) “Barómetro de la Política” entrega un dato más que preocupante. Los chilenos y chilenas tenemos un bajo nivel de confianza entre nosotros.

El estudio asegura que la sociedad chilena se encuentra atravesada por el problema de la desconfianza interpersonal, al registrarse un aumento de cuatro puntos porcentuales, en comparación a la medición de mayo de 2011, pasando de un 85 a un 89 por ciento.

Pese a este desalentador panorama, la misma encuesta revela que la sociedad chilena sitúa a las Universidades del Estado como las instituciones en que más confían. Un 56 por ciento de los entrevistados por CERC dijo que tienen “mucha” o “bastante confianza” en nuestros planteles.

Este nivel de confianza debe ser un mensaje para el Gobierno y el Parlamento, en cuanto a  que se debe cambiar el actual trato del Estado hacia sus universidades  en todos los ámbitos, demanda que hemos venido insistiendo por largo tiempo.

Esta es la primera vez que CERC incluye en su medición de confianza en las instituciones a las universidades estatales, decisión que estimo acertada porque es coherente con el actual pulso de la agenda pública. Un 73 por ciento de los chilenos dice, en agosto, que el principal problema del país es la educación. En marzo era sólo un 23 por ciento.

Desde 2006, esto es cuando asumo la presidencia del Consorcio de Universidades del Estado de Chile,  hemos procurado brindar los más altos niveles de transparencia, desde mucho antes, incluso, que fuera promulgada la Ley de Transparencia para las Instituciones Públicas. En esta misma línea, impulsamos dos proyectos de ley, hoy ya promulgados.

Fue así como pusimos a disposición de toda la ciudadanía información relevante sobre la gestión académica y económica de estas instituciones de educación superior. Entre otras acciones, hemos publicado periódicamente los balances financieros de las universidades, auditados por las certificadoras más prestigiosas del país.

Esta transparencia no es nueva para las Universidades del Estado. Sin ir más lejos, hemos sido parte del sistema de admisión a la educación superior más fiable con que cuenta el país, como es el del Consejo de Rectores de las Universidades Chilenas.

Con mucha humildad y gratitud, valoramos este verdadero voto de confianza de la sociedad chilena hacia las Universidades del Estado, que son de todos los chilenos.

Entendemos que si los ciudadanos confían más en sus  universidades por sobre  instituciones tan  relevantes como la Iglesia, las Fuerzas Armadas y los principales poderes del Estado, tenemos una gran responsabilidad: continuar trabajando para que la educación pública de  calidad siga  abriendo  espacios a la  movilidad social, y a jóvenes  talentosos de  sectores socialmente vulnerables.

Este nivel de confianza debe ser un mensaje para el Gobierno y el Parlamento, en cuanto a  que se debe cambiar el actual trato del Estado hacia sus universidades  en todos los ámbitos, demanda que hemos venido insistiendo por largo tiempo.

No me queda más que agradecer este respaldo de la sociedad chilena, que llega  en un momento en que nuestras universidades atraviesan por momentos complejos. Lejos de recibirlo con beneplácito,  esta  confianza  depositada por  la ciudadanía, nos obliga a redoblar esfuerzos para seguir defendiendo la educación superior pública, procurando calidad, equidad y excelencia académica, para todos los chilenos y chilenas, sin exclusiones.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes