Viernes, 9 de diciembre de 2016Actualizado a las 10:41

Autor Imagen

Alguien y algo en quien confiar

por 25 octubre 2011

Para ser creíbles se necesita a nivel de las autoridades una capacidad para encontrar soluciones más allá de pensamientos ideológicos ya que nadie confía en quienes no solucionan los problemas reales.

La reciente encuesta entregada por la Universidad Diego Portales sobre las percepciones de los chilenos en diversas áreas, donde el país evidencia transformaciones cruciales. A continuación se presentan los resultados de su séptima aplicación.

En lo que respecta a la confianza en las instituciones arroja resultados que constituyen una bomba cuyos efectos afectan lo más preciado de nuestro activo como país. Solamente las radios tienen un nivel de confianza superior a 50%, seguida por Carabineros, que bajó  11 puntos con respecto a 2010,  y las Fuerzas Armadas.

Una de las joyas que Chile exhibía a nivel mundial y regional era la fortaleza de sus instituciones. Los resultados entregados ponen en duda que ello sea realidad hoy en día.

El resultado explica la carencia de liderazgos que observamos en el actuar de la clase política ante las demandas que han surgido en el país. Sin confianza de la sociedad no hay liderazgos posibles. Esta percepción ciudadana de falta de confianza puede comprometer nuestra imagen internacional donde se nos reconocía por el activo que hoy se ve tan debilitado.

Para ser creíbles se necesita a nivel de las autoridades  una capacidad para encontrar soluciones más allá de pensamientos ideológicos ya que nadie confía en quienes no solucionan los problemas reales.

Pareciera que los chilenos deberíamos ponernos a la tarea de encontrar en que confiar y en quienes confiar. Sin embargo está fallando la oferta. Organizaciones y personas que forman parte de las instituciones donde debería dirigirse nuestra mirada no se encargan de dar señales verdaderas que permita creer en ellos.

La confianza se gana mediante un actuar coherente. El servicio público adquiere legitimidad cuando la gente percibe una genuina entrega por causas nobles donde se busca el bien de otros y no el propio. La credibilidad solo la alcanzan personas y organizaciones donde la verdad impere en el actuar público. Otro factor vital es  la honestidad a toda prueba y transparencia en los actos. Para ser creíbles se necesita a nivel de las autoridades  una capacidad para encontrar soluciones más allá de pensamientos ideológicos ya que nadie confía en quienes no solucionan los problemas reales. Cabe resaltar la importancia de preocuparse de quienes son más débiles, aquellos alejados de los círculos del poder; ello exige conocer sus carencias, entregar respuestas verdaderas a sus problemas, dolerse con sus penas y asumir que deben ser los privilegiados en las soluciones que deben velar por la dignidad del ser humano lo que no se logra con arquitecturas políticas o declaraciones dogmáticas.

Esta síntesis de variables que inciden en la confianza al parecer hoy no la reflejan personas e instituciones. Los partidos políticos sólo tienen un 7% de confianza, el Congreso 11 y el Gobierno cayó de 32,9 a 21%. La situación tampoco es buena para los Empresarios con un 16,5, la Iglesia Católica con un 24,1% y los Tribunales de Justicia con un 18,3%, todos más bajos que en 2010.

Construir confianzas es urgente en todas esas entidades. Un país solo tiene futuro cuando posee instituciones sólidas. El cimiento de ellas, está en la credibilidad que la sociedad deposita en hombres y mujeres que, gracias a sus capacidades, se ganan el honor de ejercer la autoridad y como tal servir a la comunidad.

El cuadro que refleja la encuesta muestra serias debilidades. Chile exige que se nos ofrezcan mejores cualidades que las  que se nos están mostrando.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes