Lunes, 5 de diciembre de 2016Actualizado a las 11:42

Autor Imagen

Las siete familias: un mito costero

por 28 octubre 2011

Lo más importante es que la pesca tiene un rol fundamental como generador de empleos en ciudades con una alta importancia geopolítica para el país como Arica, Iquique, Antofagasta, Puerto Chacabuco y Punta Arenas. El último censo pesquero (INE 2008-2009) indica que existían 57.571 trabajadores, es decir 257.332 chilenos que dependen directamente de la pesca industrial. Esto no es beneficiar sólo a unos pocos industriales, sino que a un importante número de ciudadanos a lo largo del país.

Distintas personas –tanto economistas como algunos columnistas- se han referido al mito de que serían siete las familias que dominan la pesca en Chile. Sin embargo, los números y la realidad indican todo lo contrario.

Los porcentajes de distribución de la pesca entre el sector artesanal y el industrial han variado con el tiempo y, según las cifras del año 2010, publicadas por Sernapesca, el sector artesanal desembarca un 53% del total de toneladas y el sector industrial desembarca el 47% restante. Esto implica que el 53% de la pesca en Chile está en manos de 81.157 pescadores, integrantes de miles de familias chilenas entre Arica y Punta Arenas.

Lo más importante es que la pesca tiene un rol fundamental como generador de empleos en ciudades con una alta importancia geopolítica para el país como Arica, Iquique, Antofagasta, Puerto Chacabuco y Punta Arenas.  El último censo pesquero (INE 2008-2009) indica que existían 57.571 trabajadores, es decir 257.332 chilenos que dependen directamente de la pesca industrial. Esto no es beneficiar sólo a unos pocos industriales, sino que a un importante número de ciudadanos a lo largo del país.

En el sector industrial, son 52 las empresas que tienen Límites Máximos de Captura por Armador (LMCA) o cuotas individuales y son 35 si no se consideran empresas relacionadas, entre las cuales se distribuyen las cuotas industriales.

En las empresas de pesca industrial –el 35% de ellas abiertas en bolsa como sociedades anónimas abiertas- se destacan entre sus propietarios las AFP, miles de accionistas pequeños y, por cierto, accionistas que pertenecen a familias chilenas. De acuerdo a datos de la SVS, existen 6.762 accionistas en todas estas empresas, sin incluir a todos los chilenos que participan en ellas a través de las AFP. Por cierto cualquier persona puede comprar mañana mismo una participación de estas empresas si lo estima conveniente.

En consecuencia, podemos ver que no hay concentración y que los argumentos de algunos, que al parecer quieren adquirir cuotas de poder por vías que no son las correctas, no tienen sustento.

Lo más importante es que la pesca tiene un rol fundamental como generador de empleos en ciudades con una alta importancia geopolítica para el país como Arica, Iquique, Antofagasta, Puerto Chacabuco y Punta Arenas.  El último censo pesquero (INE 2008-2009) indica que existían 57.571 trabajadores, es decir 257.332 chilenos que dependen directamente de la pesca industrial. Esto no es beneficiar sólo a unos pocos industriales, sino que a un importante número de ciudadanos a lo largo del país.

Todo lo anterior llena de orgullo a quienes formamos parte de esta actividad, constituida por todos los empresarios, ejecutivos, trabajadores, proveedores de bienes y servicios y pescadores artesanales proveedores de materia prima. Ojalá muchos otros sectores de la economía pudieran mostrar una estructura de propiedad tan abierta como la que muestra la pesca industrial.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes