Jueves, 8 de diciembre de 2016Actualizado a las 22:18

Autor Imagen

Industria médico farmacéutica y la explotación de los pacientes

por 14 noviembre 2011

Pfizer y otros grandes laboratorios tienen ya una estrategia comunicacional para reemplazar el negocio del colesterol, por otros tan lucrativos.

Noviembre de este año 2011 será clave para  revelar los secretos  de la alianza médico farmacéutica que explota a  miles de millones de personas en casi todos los países ¿Por qué? Porque vence la  marca Lipitor que corresponde al genérico de las astorvastatinas registrado hace décadas por el Laboratorio Pfizer y que les ha producido miles de millones dólares de ingresos durante la vigencia de su patente.

Infructuosos han sido hasta ahora los esfuerzos de Pfizer para  prolongar esa patente y mantener la prohibición de copiar la molécula sin pagarles royalties, El vencimiento para noviembre parece definitivo. ¿Qué pasará  en Noviembre? Lo seguro es que el LIPITOR que ahora cuesta $30.000 mensuales a cada paciente al que se le receta una tableta de 10 mmg diarios, va a bajar considerablemente.

Pfizer y otros grandes laboratorios tienen ya una estrategia  comunicacional para reemplazar  el negocio del colesterol, por otros tan lucrativos.

Pero no sólo a Pfizer le ha significado utilidades. También han ganado millonarias sumas los laboratorios encargados de hacer los análisis del colesterol , bueno y malo , que obligó durante 20 años a someterse a dudosos exámenes para diferenciar los lípidos, entre buenos y malos .

Hay que recordar también los alimentos con la célebre rotulación “CeroColesterol” que permite duplicar el precio de ciertos alimentos. No olvidar el veto irresponsable y durante años a algunos de los alimentos de gran consumo popular como los huevos  o los productos  lácteos e incluso las paltas que fueron señalados como peligrosos. Debe destacarse que el grueso de la publicidad de los grandes laboratorios va destinada a los propios médicos, a quienes se reparten muestras gratis  y folletos descriptivos.

Pfizer y otros grandes laboratorios tienen ya una estrategia  comunicacional para reemplazar  el negocio del colesterol, por otros tan lucrativos.

Lo primero es afirmar que si bien el colesterol es malo, mucho más malos son los triglicéridos y  seguramente van a  publicitar una nueva molécula patentada, para reducirlos.

Además, si las astorvastatinas las podrá  producir cualquier laboratorio, no falta una universidad seria que ya afirma “que su consumo parece estar detrás de los accidentes cerebrales” y “también de las pérdidas auditivas”

Muchos médicos han caído en el juego de los grandes consorcios farmacéuticos   y han fomentado el negocio de los laboratorios clínicos y los medicamentos de marca muy costosos. Pero también hay muchos médicos “a la antigua” que no caen en esas trampas y  aconsejan a sus pacientes una alimentación sana y equilibrada, por encima de toda otra consideración.

Los usuarios de servicios de salud, pacientes y consumidores, debemos exigir al Instituto de Salud Pública y al SERNAC que compruebe la equivalencia terapéutica de las nuevas astorvastatinas genéricas y fiscalizar  si su precio baja al eliminarse las gravosas patentes que han regido hasta noviembre.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes