Sábado, 10 de diciembre de 2016Actualizado a las 21:20

Autor Imagen

Ley de Antenas: ¿para las empresas o para Chile?

por 22 noviembre 2011

Con habilidad el gobierno acogió nuestra presentación de regulación co-localizadora, pero la “podó” y la llevó al Senado limitándola sólo para las torres nuevas. Eso es una tergiversación del principio y con ello se protege a la principal empresa que ya tiene miles de torres instaladas pues la “poda” de nuestra propuesta no permite aplicar el concepto para las torres existentes.

Reaparecieron las presiones de años atrás. Es el momento final para definir la nueva ley de antenas.

Nos acusan de querer cortar la comunicación celular en el territorio al regular la colocación de  antenas;  que atentamos contra los  derechos adquiridos por las empresas. Intentan descalificarnos en el debate público porque “no entendemos de comunicaciones”; que sería invento nuestro que la gente reclama porque sus propiedades bajan de precio al lado de una antena; que queremos paralizar  la industria con propuestas que se judicializarán en un caos en tribunales; que solo nos importan las ciudades y no lo rural; que solo nos inspira la política. E  inventan rumores  y falsas propuestas para acallarnos.

Hay mucho interés en juego y la discusión está vigente.

Aún se niegan algunos parlamentarios a aprobar nuestras claras propuestas para la nueva ley. ¿Qué queremos?

1.- Que se retiren  torres existentes e impedir nuevas torres en las zonas sensibles (escuelas, salas cunas, hospitales, jardines infantiles hogares de ancianos, consultorios).

2.- Prohibir, sin excepciones artísticas ni compensaciones,  nuevas antenas en zonas saturadas (cuando hay más de 2 torres en 100 metros a la redonda).

3.-  Exigir que las empresas que tienen una sola antena  en una  estructura  sean obligadas a aceptar   el  retiro y su reinstalación (“dos en una”), es decir co -localizar las instalaciones, disminuyendo la cantidad de antenas existentes.

Cada parlamentario levanta poderosas razones en  la comisión mixta final que dirimirá las discrepancias que aún impiden la aprobación de la primera regulación de verdad ante la invasión de torres de celulares permitidas por la ley. Años de presiones empresariales han impedido regular un tema que aún mantiene  diferencias importantes en las opiniones de quienes deben corregir este desastre.                       .

Con habilidad el gobierno acogió nuestra presentación  de regulación co-localizadora, pero la “podó” y la llevó al Senado limitándola sólo  para las torres nuevas. Eso es una tergiversación del principio y con ello se protege a la principal empresa que ya tiene miles de torres instaladas  pues la “poda” de nuestra propuesta  no permite aplicar el concepto para las torres existentes.

Comprendo, pero no comparto, que  para algunos el resguardo legal de los derechos adquiridos por  las empresas al momento que de la instalación de las cerca de 9 mil antenas que hoy existen  sea un bien jurídico de primer orden. Esa legislación ha sido  tan permisiva que en su  redundancia dice que las antenas no requieren permiso.

Así se perjudicó a la población a tal extremo que hoy el primer bien jurídico que se debe proteger es la población afectada y no las empresas. Eso  requiere que se reparen  los  daños y que se retrotraiga la situación a las condiciones anteriores a la ley.

También debe ponerse en primer lugar la defensa de la salud y del patrimonio de miles de viviendas de clase media que ven destruido el valor de sus inmuebles en un 30%  o más de su precio en los barrios afectados por  torres de antenas. Hacerlo retroactivamente no es inconstitucional si de lo que se trata es un acto de fuerza mayor de autoridad por el daño causado.

Sería una contradicción substancial e indignante que el Estado de Chile, después de tantos años y tanto trabajo, promulgara una ley que “regulara” las antenas y torres de celulares aprobando  un art. 4° transitorio que permite instalar nuevas torres  en zonas que la propia ley califica de  saturadas (artículo 4° y en el 116bis I)y que hoy son un enjambre de torres.

Más inaceptable aún es que por la vía  de “mejoras” en el barrio  las empresas puedan instalar más torres en el territorio saturado solo porque   van  a financiar (por el 30% del valor de la torre)  jardines, ciclovías u otras mejoras,  como pago para agregar más daño en zonas que la misma ley califica como  saturadas.

Chocante e inexplicable que votáramos a favor de este art 4° como ley reguladora. Nosotros proponemos no solo rechazar esa colocación de antenas nuevas  sino obligar a retirar antenas.

El  gobierno y algunos parlamentarios rechazan la propuesta de los que apoyamos  el art. 5° transitorio, con el cual  queremos obligar a que  las empresas  retiren de las  escuelas, salas cunas, hospitales, jardines infantiles hogares de ancianos, consultorios todas las antenas ya instaladas  que se encuentran  de una distancia menor o equivalente a 4 veces la altura de la torre. El argumento es que fueron instaladas con la ley anterior.

Mantengo mi rechazo a la postura del gobierno y de algunos parlamentarios  de  sacralizar las normas con que se instalaron alguna vez esas torres. La nueva ley  pueda corregir y resguardar como bien superior la salud, la ciudad y el valor patrimonial de las viviendas.

En esa misma línea está nuestra propuesta de cambio al art.19.Bis, indicando a la letra que: A los concesionarios de servicios públicos e intermedios de telecomunicaciones que directamente o por su encargo hubieren emplazado torres o soporte de antenas y sistemas radiantes, deberán tener una oferta de facilidades para colocalizar antenas de terceros concesionarios no relacionados, en  torres de 18  metros o más que les hayan sido autorizadas. La oferta de facilidades deberá ser actualizada a lo menos cada 6 meses y publicada en un diario de circulación nacional, debiendo a lo menos indicar la altura y ubicación de la torre y la oferta técnica de colocalización”.

Donde hay dos o tres torres cercanas ya instaladas, estas tres  pueden transformarse en una sola torre que concentre las tres antenas que hoy tiene cada una. Esa es la “co -localización”.Y ella debe ser retroactiva para que se rebaje la cantidad de torres existentes.

Con habilidad el gobierno acogió nuestra presentación  de regulación co-localizadora, pero la “podó” y la llevó al Senado limitándola sólo  para las torres nuevas. Eso es una tergiversación del principio y con ello se protege a la principal empresa que ya tiene miles de torres instaladas  pues la “poda” de nuestra propuesta  no permite aplicar el concepto para las torres existentes.

Si se rechaza la propuesta de cambio al art. 19 Bis) se vuelve a lo inexplicable de que no vayamos a hacer  nada frente a los bosques o enjambres de antenas existentes que indignan y dañan a los  ciudadanos su patrimonio y su salud.  Estaríamos haciendo una nueva ley para dejar al ciudadano  nuevamente impotente ante  daños que persisten.

Reconozco que exigir  menos torres a futuro, obligando a colocalizar en una misma torre las antenas de  dos o tres empresas, es una idea positiva para lo que viene. Es un avance. Conscientes de la legislación que viene ahora las empresas descubrieron que no era necesario poner una torre para cada antena y están dispuestas, incluso, a construir torres como aportes a la ciudad.

Para las torres nuevas aceptaron no seguir “palmerizando”  la ciudad  y  proponen torres hechas por artistas que sean armonizadas con la arquitectura y el entorno urbano. Así lo propuso el gobierno el Lunes 14 de Noviembre en un texto escrito por el ministerio y lo valoramos y ayudamos a precisar las condiciones para juzgar un arte urbano y que no se vuelvan a construir mamarrachos en las antenas nuevas.

Pero es inaceptable que por la vía de un articulado alambicado aprovechen su “abuenamiento”  con el arte y el entorno urbano para contrabandear la propuesta de agregar estas antenas en zonas saturadas o sensibles. La forma de  impedir ese abuso es que se acepte nuestra propuesta formal  de rechazar el art. 4° transitorio, para que “ni disfrazadas de fraile” estas antenas puedan instalarse en esas zonas. Lo malo, ya lo dijimos, es que la propuesta de co-localizar del gobierno solo propone  para el futuro y no resuelve el daño presente.

Si bien se avanza en la nueva ley, el país no puede aceptar la consagración del bosque de antenas existentes como algo intocable, como si no existiera un daño brutal que debe ser mitigado. No mitigar y reparar será otra desgracia para que la ciudadanía confirme su mala opinión de toda la política peor aún sin no habrá otra oportunidad antes de muchos  años para  corregir lo que hoy  se haga mal.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes