Lunes, 5 de diciembre de 2016Actualizado a las 13:40

Autor Imagen

General Fach (R) don Sergio Poblete Garcés (Q.E.P.D.)

por 1 diciembre 2011

Como también ocurrió con el General Bachelet, tampoco para el General Poblete hubo consideraciones a su rango ni edad. Por el contrario, los oficiales subalternos encargados de los interrogatorios no trepidaron en mancillar el honor de un oficial superior, violando la más elemental norma de deferencia militar, norma respetada hasta con el enemigo.

Ha dejado de existir en Liège, Bélgica, país que le otorgó generoso asilo, el General de la Fuerza Aérea de Chile don Sergio Poblete Garcés. Brillante oficial aviador; insigne intelectual; indomable demócrata, inolvidable camarada, compañero y amigo.

Ingresó a la Fuerza Aérea el año 1942, integrando el primer curso institucional de oficiales de la Escuela de Aviación. Llegaba a ésta con un gran acerbo, pues parte de su juventud transcurrió en Europa, donde su padre cumplía labores diplomáticas.  Desde entonces entregó su vida a la profesión aérea en la Rama de Ingenieros, título obtenido en los Estados Unidos.

Cumplió destinaciones en distintas unidades acordes con su especialidad, combinando sus funciones profesionales con la docencia, desplegando en ésta su especial dote pedagógica. Muchos fuimos sus alumnos en distintas materias técnicas vinculadas al desarrollo aeronáutico.

Como también ocurrió con el General Bachelet, tampoco para el General Poblete hubo consideraciones a su rango ni edad. Por el contrario, los oficiales subalternos encargados de los interrogatorios no trepidaron en mancillar el honor de un oficial superior, violando la más elemental norma de deferencia militar, norma respetada hasta con el enemigo.

Como Oficial de Estado Mayor, se destacan como hitos profesionales de su carrera su cargo de Comandante del Ala de Mantenimiento; su desempeño en la Misión Aérea en Washington; su ascenso a General de Brigada (tope de su carrera) el año 1969; y múltiples misiones internacionales representando a la Fuerza Aérea, habida cuenta de su gran calidad profesional y humana. (Fue intérprete certificado de francés)

Se acoge a retiro en enero de 1973, aguijoneado por su interés de servir a Chile y al proceso de cambios que el país vivía desde la primera línea. Es así que en su nuevo estado es nombrado Gerente de Industria Pesada de CORFO, cargo que ejerce hasta su detención por la Fuerza Aérea en septiembre de ese año.

Desde ese mismo instante, queda al descubierto en toda su magnitud la integridad moral del General Poblete, su lealtad a la causa que había abrazado y la tremenda entereza para soportar estoica y dignamente las vejaciones a las que fue sometido.

Como también ocurrió con el General Bachelet, tampoco para el General Poblete hubo consideraciones a su rango ni edad. Por el contrario, los oficiales subalternos encargados de los interrogatorios no trepidaron en mancillar el honor de un oficial superior, violando la más elemental norma de deferencia militar, norma respetada hasta con el enemigo.

Fuimos compañeros de celda en la Cárcel Pública de Santiago, donde vi las huellas físicas que los maltratos dejaron en su cuerpo y las heridas de su espíritu. Pero también percibí su tremenda pasión por la justicia y desprecio por quienes habían violado su juramento constitucional, sentimientos expresados con la dignidad de un verdadero general y la solemnidad de un caballero.

Bélgica lo acogió como general y caballero, otorgándole los reconocimientos y honores que sus pares le negaron, y desde allí desplegó con vigor y perseverancia su vehemente denuncia a la dictadura y solidaridad con sus camaradas detenidos.  Su incansable labor solidaria sólo se ha detenido con su deceso.

Compartimos en Chile las celebraciones de la asunción de la Presidenta Bachelet, oportunidad en que viajó como parte de la delegación oficial belga. En la primera manifestación pública de la recién asumida Presidenta, realizada en Casablanca, el General Poblete compartió el escenario con ella y recibió sus públicos reconocimientos.

Las nuevas generaciones al mando de la Fuerza Aérea también han comenzado a reconocer la estatura de este pionero de la institución.

El General Poblete emprendió el vuelo final en tierra extranjera, pero con su corazón aterrizado en Chile y sus huellas profundamente grabadas en el alma de quienes le conocieron.

Ha partido un gran General de la Fuerza Aérea; un amoroso esposo, padre y abuelo; un inclaudicable demócrata y un entrañable camarada, compañero y amigo.  Sus compañeros aviadores quienes compartimos su calvario, sus esperanzas y sueños jamás lo olvidaremos.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes