Miércoles, 7 de diciembre de 2016Actualizado a las 17:25

Autor Imagen

¿Por qué Evelyn no tiene duda alguna?

por 2 diciembre 2011

No digo que Evelyn Matthei debería haber roto lanzas en defensa de Miguel Krassnoff. Sólo que hubiera sido consecuente con su propia apreciación de los juicios contra uniformados y hubiera, alguna vez, prestado oídos a los argumentos de su defensa y concedido que alguna duda se justifica sobre la legitimidad de la persecución judicial y las condenas de que ha sido víctima.

En mi casa dicen que "estoy pegado" en el tema del Gobierno Militar, Miguel Krassnoff y todo eso, y que escriba de otra cosa. Me amenazan con que no me van a seguir leyendo. Pero yo sé que no me leen desde hace tiempo, porque una vez escribí algo que debería haber provocado un gran trastorno en mi casa, y nadie me dijo nada. Así es que...

Lo que pasa es que no soy yo quien "está pegado". Es Chile. ¿Cómo nos vamos a despegar si ayer Evelyn Matthei dice en "La Segunda" (reproducido de Radio Duna), y refiriéndose a Miguel Krassnoff: "No hay duda alguna (de) que cometió actos contra los derechos humanos muy graves". Pero en la misma declaración había dicho antes que las irregularidades en los juicios contra uniformados eran increíbles. Y Miguel Krassnoff es uniformado. Luego, según Evelyn, en los juicios contra él se consuman irregularidades increíbles. Pero, pese a ello, concluye tajantemente que "cometió actos contra los derechos humanos muy graves".

Es el "tema de Chile". "Una mentira mil veces repetida pasa a ser verdad". Evelyn no tiene duda alguna, pero ayer cité una condena a diez años contra Krassnoff por tener secuestrado a Ricardo Troncoso Muñoz, a quien un documento oficial de la Secretaría de Derechos Humanos del Ministerio de RR. EE. menciona como asilado en México.

Y Krassnoff está condendo a cinco años por el secuestro calificado de Dagoberto San Martín, pese a que dos personas detenidas junto a éste declararon que quien los apresó no fue Krassnoff.

Y el juez Billard lo condenó a otros diez años por el secuestro de tres miristas, en la fecha del cual los superiores de Krassnoff acreditaron que éste se encontraba fuera del país.

Y el juez Alejandro Solís lo condenó a otros diez años por el secuestro de Lumi Videla, en una causa en que él nunca ha declarado ante ese juez (y tampoco en ninguna otra, pese a ser el que más veces le ha condenado), causa que había sido sobreseída en 1994.

Y lo han condenado a otros 15 años de presidio por el secuestro de Diana Arón, cuya "muerte sangrienta a manos de Krassnoff" ha sido descrita recientemente en "El Mostrador", relatada por Osvaldo Romo, un extremista que ofició de agente de la DINA, no obstante que documentos oficiales acreditan que en la supuesta fecha del "secuestro" Krassnoff se encontraba en Bolivia, como parte de un grupo de seguridad que preparaba el "abrazo de Charaña" entre los Presidentes Hugo Banzer y Augusto Pinochet.

Misma razón de ausencia del país por la cual no pudo tampoco haber secuestrado a Eduardo Cortés (condena a 10 años) y Miguel Ángel Sandoval (condena a otros 10 años).

¿Como puede Evelyn "no tener duda alguna", entonces? Yo les voy a explicar por qué: porque en cualquier lugar del mundo, si se repite con reiteración una falsedad, ésta pasa a ser verdad. Y eso ha sucedido acá.

Y "para que la mentira triunfe, basta que los hombres de bien no hagan nada".

Por eso yo me he "quedado pegado" en este tema. Emile Zola "se quedó pegado" en el tema de la inocencia del capitán Dreyfus, pese a que ya había sentencia en su contra y la sociedad francesa entera o casi entera creía que la sentencia era fundada y que él era culpable. Pero en la Francia de fines del siglo XIX había una fibra moral viva, latente. Y cuando el diario "L'Aurore" (entre paréntesis, el corresponsal de este mismo diario me entrevistó en 1973 y me reveló una cosa muy importante: que la diputada Carmen Lazo le había dicho que no habría más elecciones en Chile) publicó in extenso la carta dirigida por Emile Zola al Presidente Félix Faure, dejando de manifiesto las injusticias cometidas en el juicio contra Dreyfus.

¿Ustedes creen que algún diario chileno tendría el coraje de publicar in extenso los atropellos judiciales cometidos contra Miguel Krassnoff? ¿Ustedes creen que el Presidente Piñera se diría, "puede estarse cometiendo una injusticia atroz, les encargaré a las decenas de abogados del Ministerio del Interior que lo verifiquen"?

Por supuesto, ustedes no creen que pueda suceder nada de eso, porque ustedes ya tienen "bien calado" el temple moral del Chile de hoy y porque todo ello sería "políticamente muy incorrecto". ¿Qué peso tienen acá hoy la verdad y la justicia frente a la "corrección política"? Ninguno.

Lo cual es sólo un testimonio más de la decadencia espiritual del país.

No digo que Evelyn Matthei debería haber roto lanzas en defensa de Miguel Krassnoff. Sólo que hubiera sido consecuente con su propia apreciación de los juicios contra uniformados y hubiera, alguna vez, prestado oídos a los argumentos de su defensa y concedido que alguna duda se justifica sobre la legitimidad de la persecución judicial y las condenas de que ha sido víctima.

El único argumento que esgrimen quienes lo denuestan públicamente es que "está condenado a más de cien años de cárcel". Pues bien, yo he mencionado casos en que hay pruebas de su inocencia y le han significado setenta años de cárcel.

Es por esas razones que quienes creemos que una mentira mil veces repetida no debe transformarse en verdad; y que los hombres de bien deben hacer algo, "quedarse pegados" y levantar la voz, en lugar de no hacer nada, cuando la injusticia y el mal están triunfando.

Es una forma valiosa de servir a la sociedad en que vivimos.

Ver el posteo original

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes