Jueves, 8 de diciembre de 2016Actualizado a las 20:10

Autor Imagen

Una desinteligencia en el Colegio de Arquitectos

por 6 diciembre 2011

No sabemos si Orrego, posible futuro alcalde de Santiago, insistirá en su especial plebiscito previsto para el domingo 11 de diciembre o si este se realizará contemplando las 3 preguntas en comento, retirando de su proyecto las modificaciones urbanísticas que vulnerarían el formal Protocolo que hemos aludido, entre otros motivos, porque es indispensable que la palabra empeñada en el 2004 se respete.

Para hoy martes 6 de diciembre está previsto un interesante Foro en el Colegio de Arquitectos de Chile titulado "Instrumentos de Planificación Urbana y Participación Ciudadana”, con ocasión  del cambio en las reglas del juego en la comuna de Peñalolén y para ello se invitó al mediático alcalde Claudio Orrego, quien debía debatir con el firmante de esta columna.

En efecto, esa autoridad municipal desea modificar el instrumento de planificación urbana en la comuna que dirige porque, según él, es necesario actualizar flexibilizando ciertas normas de edificación y vialidades para acomodar el ineludible crecimiento de la inversión inmobiliaria.

Para ello anunció tiempo atrás que se habían iniciado los estudios de rigor para tal propósito e ingresó en la institucionalidad respectiva una Declaración de Impacto Ambiental (DIA), la que mediante una resolución ad hoc fue calificada favorablemente por la Corema.

Ante tal evidencia los vecinos se organizaron y bajo la conducción del aguerrido concejal Lautaro Guanca iniciaron la tarea de conseguir las firmas necesarias, ante notario público, para convocar a un plebiscito, en los términos fijados en la Ley Orgánica Constitucional de Municipalidades. Así serían los ciudadanos inscritos en los registros electorales de esa comuna los que decidieran algunas materias de importancia contenidas en el proyecto oficial.

No sabemos si Orrego, posible futuro alcalde de Santiago, insistirá en su especial plebiscito  previsto para el domingo 11 de diciembre o si este se realizará contemplando las 3 preguntas en comento, retirando de su proyecto las modificaciones urbanísticas que vulnerarían el formal Protocolo que hemos aludido, entre otros motivos, porque es indispensable que la palabra empeñada en el 2004 se respete.

Se juntaron las firmas requeridas y el 11 de agosto pasado los dirigentes, entregándole al alcalde los documentos de 5.447 personas residentes en Peñalolén, le solicitaron que sometiera a la voluntad del pueblo algunos cambios urbanísticos que se planteaban, ya que los otros no generaban controversia, con excepción de lo propuesto para la Comunidad Ecológica de Peñalolén.

Los vecinos querían que 3 materias fueran resueltas en votación:

1) La apertura de la Av. Las Perdices, entre las vías José Arrieta y Grecia, para conectar más adelante las comunas de Las Condes con La Florida.

2) La densificación (1.600 habitantes por hectárea) del borde oriente de la Av. Américo Vespucio, entre las vías José Arrieta y Departamental, eliminando vastas áreas verdes de esparcimiento comunitario.

3) La desafectación del 50% del Parque Arrieta, ex terreno de Miguel Nasur, conocido porque estuvo tomado durante un prolongado tiempo. Con este hipotético cambio de  uso de suelo se posibilitaría en este predio la construcción de viviendas sociales.

Ante este escenario y para truncar el deseo de los convocantes al plebiscito, el 1º de septiembre pasado, la mayoría del Concejo Municipal de Peñalolén, acordó convocar a otro plebiscito previsto para el domingo 11 de diciembre próximo, en el cual los ciudadanos que vayan a votar tendrán que aprobar o rechazar todos los cambios decididos por el municipio. Es decir, tendrán que optar cerradamente por el Si o el No.

Recientemente, la Corte de Apelaciones de Santiago había declarado nula, por ser contraria a derecho, la DIA de este Plan Regulador y a sabiendas que ella era irregular, Orrego con sus boys prepararon una express Evaluación Ambiental Estratégica (EAE) requerida para este tipo de casos a partir de la modificación (26/01/10) de la Ley Ambiental.

Como carece de sentido votar Si o No, lo razonable es desagregar los aspectos específicos que se someterán a votación, que son los 3 señalados anteriormente y se tenga en cuenta la demanda de la Comunidad Ecológica de Peñalolén que, ocupando 150 hectáreas en la zona alta de esa comuna, exige el cumplimiento del Protocolo de Acuerdo suscrito el 4 de marzo de 2004, por el ministro de Vivienda y alcalde de la época, con los representantes legales de la Universidad Adolfo Ibáñez, Desarrolladores Inmobiliarios de Peñalolén, Coordinadora Peñalolén Oriente, Pobladores Campamento Peñalolén, Un Techo para Chile y la referida Comunidad Ecológica.

En ese documento público se fijó una densidad baja para este frágil territorio y lo mencionamos, por cuanto se desea violar ese Protocolo a través de densificar, permitiendo así la consecución de proyectos inmobiliarios ajenos al estilo sustentable allí existente e incorporar invasivos equipamientos comerciales en una franja de esa ciudadela precordillerana protegida.

No sabemos si Orrego, posible futuro alcalde de Santiago, insistirá en su especial plebiscito  previsto para el domingo 11 de diciembre o si este se realizará contemplando las 3 preguntas en comento, retirando de su proyecto las modificaciones urbanísticas que vulnerarían el formal Protocolo que hemos aludido, entre otros motivos, porque es indispensable que la palabra empeñada en el 2004 se respete.

Si el acto eleccionario se realiza en los términos decididos por Orrego, vale decir, Si o No a todo, los miles de pobladores liderados por el concejal Guanca, muchos otros vecinos y las innumerables familias que viven en la Comunidad Ecológica están llamando a votar No.

Pero en el Foro del Colegio de Arquitectos de Chile, hasta ayer lunes al mediodía, se había considerado la exposición única del alcalde Orrego, sin la necesaria contraparte contemplada  inicialmente, lo que generó un entretenido y masivo intercambio de correos electrónicos a la luz del veto a este columnista.

Gracias a una acuciosa investigación interna, el propio presidente de esa orden profesional aclaró recientemente y en forma muy transparente, que el mentado veto era consecuencia directa de una lamentable desinteligencia cometida por algunos de los organizadores del Foro, con lo cual el encuentro de hoy, que hace valer la participación ciudadana de verdad, se realizará con las debidas garantías para todos.

En síntesis, valoramos la iniciativa del directorio del Colegio de Arquitectos, cuerpo colegiado que oportunamente supo poner las cosas en su justo lugar. Ahora, en un sano ambiente de libertad de expresión, respetuosamente se confrontarán allí las dos posiciones y en tal sentido estamos ciertos que este evento enriquecerá el debate para que los ciudadanos de Peñalolén emitan sus sufragios con un mayor nivel de información, lo que siempre es deseable.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes