Domingo, 4 de diciembre de 2016Actualizado a las 21:46

Autor Imagen

Las ideas de izquierda no funcionan, pero pucha que son lindas

por 7 diciembre 2011

No hay evidencia de que las ideas de izquierda no funcionen pero eso es natural porque sus verdades son religiosas. Y en comparación con sus promesas, las del Bautismo resultan bastante modestas; a diferencia del Sacramento, la ideología garantiza resultados. Una sociedad perfecta y un hombre bueno, un mundo mejor... solo para empezar.

No hay evidencia fáctica para decir que las ideas de izquierda no funcionan. Que los intentos fallidos por llevarlas a la práctica sean incontables sólo demuestra que los errores han sido de usuario y no de método. Por eso no hay Cuba ni Venezuela; no hay Francia, Grecia, Italia y mucho menos España, que sean suficientes como para demostrarlo.

Buscar literatura que lo acredite tampoco tiene sentido.

A diferencia del momio, el zurdo es un hombre de convicciones supra-racionales a las que llegó después de leer todos ¡absolutamente todos! los libros equivocados (quizá por eso lo suyo no sea la realidad, sino la utopía).

No hay evidencia de que las ideas de izquierda no funcionen pero eso es natural porque sus verdades son religiosas. Y en comparación con sus promesas, las del Bautismo resultan bastante modestas; a diferencia del Sacramento, la ideología garantiza resultados. Una sociedad perfecta y un hombre bueno, un mundo mejor... solo para empezar.

Sería fantástico -piensa como Serrat- “que todo sea como está mandado y que no mande nadie”; o “que no hubiese nada urgente”; “cobrar en especies y sentirse bien tratado”; “mearse de la risa”; “poder ir distraído sin correr peligro”; “que se instalara en mi barrio el paraíso terrenal” y “encontrarse como en casa en cualquier sitio”. Sería fantástico -piensa el zurdo- mientras pasa del condicional a creerlo francamente posible.

No hay evidencia de que las ideas de izquierda no funcionen pero eso es natural porque sus verdades son religiosas. Y en comparación con sus promesas, las del Bautismo resultan bastante modestas; a diferencia del Sacramento, la ideología garantiza resultados. Una sociedad perfecta y un hombre bueno, un mundo mejor... solo para empezar. Todo, haciendo cambios estructurales que nada tienen de personales porque como dice Parra “se habla mucho de derechos humanos y poco de deberes humanos”.

¡Una eternidad sería poco para esperar a verlas hechas realidad!

Quizá porque ignoran las leyes físicas de la conducta humana (pequeño error del sistema que se resuelve con leyes y regulaciones que van al infinito), o quizá porque en el plano de la praxis no cuentan con el dato del pecado original, pero las ideas de izquierda no funcionan.

Repítalo muchas veces. Escríbalo si hace falta. 100, 1.000, 10.000 veces. Y luego, busque una mejor manera de resolver los males sociales, porque “Believe me. No ser idealista a los 20 es no tener corazón. Seguir siéndolo a los 40, es no tener cabeza”.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes