Viernes, 9 de diciembre de 2016Actualizado a las 12:16

Autor Imagen

Todas las caras del Sida

por 10 diciembre 2011

Es un imperativo sanitario mantener la prevención primaria, es decir, la promoción de las medidas de prevención de la transmisión sexual, como eje principal en las campañas de comunicación social y actividades de prevención.

Los avances de la medicina  han transformado al Sida en una enfermedad crónica, pues hoy disponemos de  tratamientos que no sólo han reducido la mortalidad sino que la trasmisión de la enfermedad. Es así que los pacientes tratados trasmiten 3,5 veces menos que quienes no reciben medicamentos. De ahí que en los últimos años en el mundo han surgido estrategias para promover el examen de VIH, a fin de entregar un tratamiento oportuno y reducir la transmisión del virus.

Esta estrategia ha sido adoptada este año por el Ministerio de Salud en una campaña que promueve masivamente la realización del examen.

Sin embargo, existe otra cara de la moneda que se ha dejado de lado: la trasmisión sexual en Chile sigue siendo la principal vía de infección alcanzando un 96% de los casos. La tasa de notificación presenta un aumento sostenido hasta el 2003. Posteriormente se inicia un descenso hasta el año 2006. Desde el 2007, la tasa experimenta un aumento brusco, llegando a su máximo valor en el año 2009  de 7,4  por cien mil habitantes, según datos del Ministerio de Salud. En los últimos 5 años, el país sumó  más  1.500 nuevos infectados cada año.

Es un imperativo sanitario mantener la prevención primaria, es decir, la promoción de las medidas de prevención de la transmisión sexual, como eje principal en las campañas de comunicación social y actividades de prevención.

Por ello, es un imperativo sanitario mantener la prevención primaria, es decir, la promoción de las medidas de prevención de la transmisión sexual, como eje principal en las campañas de comunicación social y actividades de prevención.

El examen no es un método de prevención. Sólo chequea si hay virus o no, pero no previene su transmisión, cuyo foco está en la actividad sexual desprotegida. De ahí la importancia de promover la estrategia más eficaz de prevención, la cual tiene un 99% de eficiencia científicamente probada, como es el preservativo.

Cabe destacar que en el mundo la díada examen/tratamiento es un complemento a prevención primaria y no al revés. Pero en Chile parece que vemos sólo una cara de la moneda: en una campaña que tiene 5 spot de televisión  ¿por  qué no usar 2 para promover el condón? Muchos leemos que la decisión política estuvo por sobre la sanitaria. Podría argumentarse que cada spot recuerda las 3 medidas de prevención que los chilenos conocen desde los 90, pero claramente, un final de 3 segundos no es lo mismo que poner promover la prevención de la transmisión sexual.  Esta decisión le hace el juego a la epidemia y no apoya la prevención  del Sida en Chile. Necesitamos una mirada integral de la prevención, en que prime lo sanitario y no las decisiones políticas o ideológicas.

También necesitamos campañas focalizadas e intersectoriales, por ejemplo en jóvenes. Cabe destacar que en últimos 3 quinquenios, el grupo de 20 a 29 años es el que ha presentado tasas ascendentes de VIH y en el último período, el grupo de 15 a 19 años muestra una tasa ascendente de los casos.

Y está claro donde está el problema: según la Sexta Encuesta Nacional de Juventud sólo el 44% de los jóvenes usó el preservativo en su última relación sexual  y sólo un 40% de ellos lo utiliza para prevenir el VIH/SIDA. Es más, el 25,7% no usó método de protección alguno en su última relación sexual. Utilizar el preservativo debiese ser un hábito de nuestros jóvenes para protegerse del Sida y eso no es una realidad; y tampoco forma parte de una política pública, cuando debiese serlo.

En 2011 se hace fundamental la promoción y mercadeo del preservativo. Sin embargo desde las JOCAS hasta el día de hoy los chilenos sabemos que el tema de la educación sexual de los adolescentes es un tema polémico, al punto que el Gobierno optó por la estrategia de ofrecer múltiples opciones para los colegios, sin jugarse por ninguna.

También necesitamos focalizar más: con un 55% de la exposición sexual en el grupo de hombres que tienen sexo con hombres, el Estado debe realizar campañas sistemáticas y permanentes dirigidas a ellos. La gran pregunta es si la promoción del examen no debería estar focalizada en este grupo y no en población general; así como si no debiese haber mucho mayor presupuesto, actividades de prevención y comunicación dirigidas a este segmento.

Lo importante es que sepamos que tenemos todas las herramientas para prevenir el Sida y ganarle a la epidemia. Para ello debemos tener  campañas  permanentes y sistemáticas en el tiempo. Y no visibilizar el tema, exclusivamente, cuando nos acercamos al 1º de diciembre Día Mundial del Sida; podemos y tenemos que hacer  los esfuerzos para que la prevención del VIH permanezca durante todo el año.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes