Martes, 6 de diciembre de 2016Actualizado a las 14:28

Opinión

Autor Imagen

Cacería tributaria

por 12 diciembre 2011

Cacería tributaria
Si Frei-Comando, equipo y gran parte de la Concertación, no visualizaban el aumento de impuestos (aunque sea un alza moderada), en su visión tampoco existían las desigualdades de las que todos hoy día se retuercen (por preferencia revelada).

Es complejo lo sucedido al destacado economista Oscar Landerretche. Que un miembro de su partido (PS) lo haya declarado persona non grata en la recientemente creada Comisión Tributaria, es ciertamente una cacería de brujas.

Se le acusa que durante la campaña de Frei, como cuasi-jefe del equipo económico (estaba en la “pole position”, pero siempre en el hilo) de este candidato, no haya sido más insistente con el tema tributario como eje para paliar los déficits sociales existentes a la fecha. De hecho Landerretche señaló públicamente más de una vez que el alza de impuestos no estaba en el programa de gobierno del candidato Frei porque esta afectaba la inversión y el crecimiento (sic). Pensó más en el Ministerio de Hacienda, y tal vez desde ahí involucionar. Nunca se sabrá cual hubiese sido el fin de esta historia.

Me imagino que él debió cuadrar su postura con la de su jefe-candidato (¿lealtad al Jefe?, ¿y los valores?). Sabemos que esta ecuación no es fácil para nadie.

Pero el punto es otro, y revela ciertas fallas estructurales en la Concertación que aún develan grietas y fisuras muy difíciles de cuantificar.

Al gobierno de Piñera se le debe analizar en su mérito el desembolso de recursos para estos fines sociales. Por primera vez en la historia se asignan recursos para los programas Propedéuticos (jóvenes vulnerables talentosos ingresando a la Universidad, y ciertamente parte de las demandas neurálgicas de la CONFECH), y de acuerdo a lo señalado recientemente por el Ministro Bulnes habrá una agencia estatal única administrando el crédito universitario.

Si Frei-Comando, equipo y gran parte de la Concertación, no visualizaban el aumento de impuestos (aunque sea un alza moderada), en su visión tampoco existían las desigualdades de las que todos hoy día se retuercen (por preferencia revelada).

Estaban cómodos con el status quo, incluido el anterior Ministro de Hacienda, Andrés Velasco. Este en su coautoría del libro “Contra la Desigualdad” en ninguna parte menciona una reforma tributaria, para vencer las supuestas vergonzosas brechas sociales, pese a que todos sus cercanos están ya coreando el pacto tributario para capturar parte de ese mar de votos que se avecina.

Las dudas para los electores son tremendas. Haciendo ficción, y ¿si hubiese ganado Frei? ¿Quién asegura que ante las protestas del movimiento social, la Concertación-Gobierno hubiese reaccionado incrementando los impuestos para allegar recursos para la gratuidad en la educación, becas, reducción de tasas de interés de créditos universitarios, entre otras? Esto debido a la negativa ex ante de subir impuestos del Candidato Frei, ex post no estaba garantizada una arremetida tributaria.

Al gobierno de Piñera se le debe analizar en su mérito el desembolso de recursos para estos fines sociales. Por primera vez en la historia se asignan recursos para los programas Propedéuticos (jóvenes vulnerables talentosos ingresando a la Universidad, y ciertamente parte de las demandas neurálgicas de la CONFECH), y de acuerdo a lo señalado recientemente por el Ministro Bulnes habrá una agencia estatal única administrando el crédito universitario (sacando a los bancos de este esquema crediticio). Aún los aportes basales a las Universidades del Estado son insuficientes, y más parecen paliativos para las permanentes debilidades financieras estructurales de estas instituciones, que aportes sustantivos que vayan en la dirección de reducir los aranceles. También el proyecto de “des municipalización” es extremadamente débil y no termina con los actuales costos de agencia en la educación municipal (las agencias a cargo de los colegios no tendrían un real empoderamiento).

Pero a esta altura no se le pueden pedir más “peras al Olmo” (gobierno De Piñera). Pero tampoco puede aparecer ahora el diablo vendiendo cruces (ex – Concertación).

La discusión tributaria recién comienza. Debe considerar todas las fuentes (impuestos a empresas, terminar exenciones tributarias, revisar tramos de impuestos a la renta, etc.) así también como se gastarán estos recursos (mecanismos de gobernanza de estos recursos tributarios para evitar captura de grupos de presión) y en qué se gastará (aquí los ítemes candidatos sobran dada la desigualdad chilensis). La dinámica que genera impuestos bien gastados en una mayor provisión de bienes públicos para los sectores más desfavorecidos redunda con creces en una mayor base de capital humano y productivo en el futuro. El desarrollo económico, claro está, no tiene que ver con 25 puntos más o menos de tasa de interés por parte del Banco Central; tiene que ver con cómo a través de la política pública invito a más comensales a la mesa para que participen de un proceso de desarrollo sostenible a lo largo del tiempo.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes