Jueves, 8 de diciembre de 2016Actualizado a las 20:10

Opinión

Autor Imagen

El mito de los liberales en RN

por 12 diciembre 2011

El mito de los liberales en RN
El verdadero drama de los liberales de RN es su temor a perder poder, donde al parecer lo mas importantes son esas cuotas, más que las propias convicciones que los hacen proclamarse liberales.

Desde que tengo memoria política que vengo escuchando las andanzas de los liberales en la derecha, especialmente los que se encuentran en RN.

Desde la Patrulla Juvenil que muchos recordaran hasta los que hoy plantean crear una Renovación Liberal Nacional, ha habido intentos que no son otra cosa que intentos, ninguno se concretó.

Ya en el año 1966 que liberales y conservadores iniciaban un camino a mi parecer contradictorio con la formación del Partido Nacional.

Luego en plena dictadura militar cuando se unen Allamad, Guzmán y Jarpa y en 1987 y crean el MUN (Movimiento de Unión Nacional) para después llamarse Renovación Nacional.

Las críticas a la conducción de la actual directiva no es algo nuevo en RN. Una y otra vez en distintos momentos políticos hemos sido testigo de las permanentes pugnas entre dos sectores que han sabido convivir pero en donde la constante es la debilidad de los así llamados liberales.

Pero ¿es normal que puedan convivir en un mismo partido un sector liberal y otro abiertamente conservador?

Me pregunto, ¿un político realmente liberal estaría en un partido donde el jefe o el presidente es un cauteloso guardián del orden? ¿Qué hace un liberal en un partido donde el mandamás es un legitimo y autentico representante del conservadurismo, a decir, Supernumerario Opus Dei, sin considerar sus desafortunados comentarios que lo han mostrado con aires de homofóbico y machista?

Hasta el momento podríamos decir que sí, ¿pero a qué precio? Más que convivir se trata de un recelo de los liberales a expresar un contenido ideológico totalmente opuesto al del sector más conservador y al cual siempre ha existido un sometimiento que responde a razones de poder o más bien de miedo a la pérdida de poder.

Porque los liberales que llegaron a RN llegaron con el apoyo de los conservadores, y por muy liberales que sean, jamás podrán destetarse de quienes los custodian… en el poder.

Pero si alguien lo piensa de verdad, se dará cuenta que es una real contradicción esto que ocurre en uno de los partidos de la derecha chilena.

Lo que pasa en RN es lo que ha ocurrido siempre en las familias donde hay distintas visiones del mundo. Un hijo liberal y vive en la casa de su padre conservador en donde se hace lo que el dueño de casa dispone, sin ninguna posibilidad de decidir por uno mismo, mas allá de discutir dentro de la casa o a lo sumo en un arranque de expresión y rabia, hablar y quejarme de mi padre con mis amigos. En una situación así, lo mas lógico sería abandonar la casa paterna, ser fiel a mis ideales y comenzar mi propia vida, dicho de otro modo desprenderme de mi padre y por fin construir mi propio destino.

Basta recordar lo que ocurrió el año 1988 cuando un grupo de liberales ex Partido Nacional encabezados por Germán Riesco, frente a la coyuntura del Plebiscito optó por el NO, lo que significó una verdadera guerra por la disputa de la sede de RN ese año, de la cual terminaron expulsados. Y lo que trajo como consecuencia crear un nuevo referente liberal como fue en su momento el PAC.

Me pregunto, ¿un político realmente liberal estaría en un partido donde el jefe o el presidente es un cauteloso guardián del orden? ¿Qué hace un liberal en un partido donde el mandamás es un legitimo y autentico representante del conservadurismo, a decir, Supernumerario Opus Dei, sin considerar sus desafortunados comentarios que lo han mostrado con aires de homofóbico y machista?

Pero el verdadero drama de los liberales de RN es su temor a perder poder, donde al parecer lo mas importantes son esas cuotas, más que las propias convicciones que los hacen proclamarse liberales.

Los liberales en RN son un mito y lo seguirán siendo mientras no planteen al menos una revisión de la base ideológica de su partido.

La mejor de las pruebas sería que los liberales de RN se sometan a primarias abiertas dentro de su propio partido con sus contrarios conservadores para las próximas elecciones municipales. Ahí se verá a quién representa realmente ese partido, el que gane tendrá la razón, y el que pierda se verá en la obligación de crear su propio referente.

Sería una gran oportunidad liberal para la política. Los liberales serían mejor vistos que el resto de la clase política. Esa clase política obsoleta y poco representativa. De lo contrario, los liberales de RN terminarán sometidos como siempre en los últimos treinta años y seguirán siendo un mito.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes