Miércoles, 7 de diciembre de 2016Actualizado a las 20:35

Autor Imagen

Dolor, mentira e ineficiencias en la reconstrucción

por 13 diciembre 2011

¿Por qué tan increíble diferencia entre la propaganda del gobierno y la realidad? Porque como los damnificados están dispersos se pueden manipular las cifras para darle al resto del país una imagen de avance, con el ministro llegando a caballo a los lugares apartados y fantaseando. ¿Por qué tanto atraso si al gobierno no le conviene? Simplemente por ineficiencia, un poco de insensibilidad de quienes ven el sufrimiento como un reclamo de electores y no de seres humanos.

Nadie debe alegrarse del atraso de la reconstrucción. Sería una mezquindad política. Este nuevo fracaso del gobierno provoca  un sufrimiento popular que  exige un profundo y serio  debate  para ayudarlo a corregir sus  ineficiencias.  Para eso, el gobierno debe abrirse a la verdad  y no protegerse detrás de esa  politiquería  que   excusa sus errores  comparándolas  estúpidamente con las fallas  del gobierno anterior en la reconstrucción de Tocopilla.

Los que no tenemos  el Poder Ejecutivo al menos  colaboramos  fiscalizando y proponiendo  porque los 370.000 damnificados siguen  esperando solución.

El mando político debe abrirse a escuchar  sus errores y partir desde la verdad de las cifras sin refugiarse en la manipulación comunicacional.

La situación la describen los números .Pero a pesar de que los hechos derrumbaron la propaganda del gobierno, el MINVU ha  manipulado  la presentación  de las cifras, lo cual es  una manera  de mentir.

¿Por qué tan increíble diferencia entre la propaganda del gobierno y la realidad? Porque como los damnificados están dispersos se  pueden manipular las cifras para darle al resto del país una imagen de avance, con el ministro llegando a caballo a los lugares apartados y fantaseando. ¿Por qué tanto atraso si al gobierno no le conviene? Simplemente por ineficiencia, un poco de insensibilidad de quienes ven el sufrimiento como un reclamo de electores y no de seres humanos.

Cuando los denunciamos, el ministro de Vivienda, señor Pérez, nos mandó a decir que no mirábamos los datos completos  y que solo nos referíamos al incumplimiento del anuncio de  S.E. el  Presidente  Piñera, porque  lo hicieron decir que: “A Junio de 2011, 100 mil de esas casas estarán construidas o en avanzado estado de construcción”, y demostramos que la verdad es que a Diciembre del 2011,  hay solo 5.430 casas construidas en vez de las cien mil.

El ministro y  sus asesores contestaron que nuestro análisis  no menciona los 180.000 subsidios que se han asignado. Es cierto, pero al  aceptar  el enfoque del MINVU para analizar  las cifras, veremos que los números otra vez nos muestran un  fracaso en la reconstrucción.

1.- Consideremos como nos lo pide el MINVU, los subsidios asignados y comparémoslos con la cifra oficial de  viviendas construidas  .Olvidemos, por ahora, nuestra cita de la fallida promesa presidencial.

En Maule se han asignado a la fecha  17.128 subsidios para la construcción de casas y se han construido solo 2.027.

En O’Higgins, de los 12.998 subsidios asignados para construcción de viviendas lo construído llega a penas a 887 viviendas.

En Bío Bío,la indignación de un diputado gobiernista lo llevó a exigir públicamente que “no podemos seguir escondiendo ni mintiendo”. En esa región se han asignado  29.675 subsidios pero se han construido 1.985 viviendas.

Y en la Región Metropolitana el avance no llega ni al 1,3% pues de los  3.837 subsidios asignados a la fecha solo se han construido 48 viviendas. El  99% de las familias no ha recibido vivienda.

2.- Nos replican que nuestra denuncia no considera los programas de reparación. Es cierto. No lo hicimos porque no son viviendas construidas  sino un subsidio de solo UF 50 con IVA y honorarios incluidos que creó la presidenta Bachelet para reparar en tiempos normales, no terremoto,  pequeños deterioros de las casas.

Pero aún si  aceptamos  incluir esos programas de reparación para computar  el avance, el resultado del atraso sigue siendo  brutal.

Porque si comparamos los 180.000 subsidios asignados con el total de avance a la fecha, sumando  todos los programas que el MINVU nos exige considerar, sumando las 5.430 viviendas construidas, más las reparaciones de UF 50,  más la compra de casas usadas, más el  D.S 40, sumando todo arroja un total de 65.168 unidades, lo que significa un atraso de casi el 70%.

El avance es apenas casi un tercio  de los  “papeles” entregados a las familias.

Y decimos un tercio porque no hemos querido comparar los subsidios asignados con el total  de viviendas construidas en sitio propio o en nuevos terrenos ya que  ese  cálculo  implicaría  un atraso de casi el 97%.

3.- Y qué decir del escandaloso resultado  del atraso si la comparación de avance se hace respecto a las 220.000 viviendas prometidas al final de la reconstrucción. No lo hacemos porque eso sería una manipulación de las cifras para exagerar el fracaso del gobierno.

4.- No nos han pedido comparar el avance considerando viviendas iniciadas, las no terminadas. Pero aunque  agregáramos al cómputo las viviendas iniciadas no llegan ni lejos a las 100.000 prometidas por el Presidente para Junio del 2011, ni a los 180.000 subsidios entregados pues las obras comenzadas sólo suman 37.367 viviendas.

Todas nuestras  cifras son oficiales. Sólo hay que saber encontrarlas en la web que el MINVU tuvo que publicar por obligación de transparencia.

¿Que ocurrió? ¿Por qué tan increíble  diferencia entre la propaganda del gobierno y la realidad? Porque como los damnificados están dispersos se  pueden manipular las cifras para darle al resto del país una imagen de avance, con el ministro llegando a caballo a los lugares apartados y fantaseando.

¿Por qué tanto atraso si al gobierno no le conviene? Simplemente por ineficiencia, un poco de insensibilidad de quienes ven el sufrimiento como un reclamo de electores y no de seres humanos y también por soberbia de no haber querido escuchar las críticas a tiempo.

Las promesas que le hicieron decir a S.E el Presidente Piñera  no se han podido cumplir por pura incapacidad de gestión, insensibilidad  y soberbia. Ni con seis meses de holgura de la fecha de la promesa presidencial  logran superar el 94% de retraso.

En estos días el ministro señor Pérez dijo que iba a aplicar unas propuestas que le hicimos al ministerio hace un año y medio cuando mandaba la ministra del caso  Kodama. El 6 de Diciembre anunció que permitirán acreditar el dominio con una declaración jurada y que van a simplificar los permisos de edificación y las recepciones finales. ¿Recién ahora? ¿Casi dos años después de ocurrido el terremoto se les ocurre aplicar medidas de simplificación que les habíamos sugerido en el propio ministerio y que ellos prometieron aplicar?

No es fácil cooperarle a un gobierno que es soberbio y que saca cuentas alegres de sus fracasos. Menos aún si no quieren escuchar .Aún así nos volvemos a ofrecer para colaborarle al gobierno.

Y levantar este debate es un deber humanitario, patriótico y profesional.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes