Jueves, 8 de diciembre de 2016Actualizado a las 13:15

Autor Imagen

Vamos por ancho camino: el triunfo del No en Peñalolén

por 17 diciembre 2011

La victoria del No en Peñalolén es importante. Sin embargo, el desafío es dotar a este movimiento de una proyección política capaz de disputar el poder comunal. Haber votado Sí o No es haber asumido una posición y, con ello, fortalecer y/o constituir actores políticos en y para la comuna.

El triunfo del No en el plebiscito del nuevo Plan Regulador Comunal de Peñalolén (PRC) levantó, de parte de los derrotados, diversas justificaciones sobre cuáles son las razones de este resultado. Los partidarios del Sí construyeron un argumento en el que la ciudadanía habría votado sin considerar las consecuencias que esto tendría sobre los allegados y pobres de la comuna. Esta postura, sustentada por el alcalde Orrego (DC), afirma que quienes hicieron campaña por el No defienden intereses individualistas de vecinos de clase media y alta que, ante la implementación de proyectos que afectarían su hábitat, rechazan el PRC sin considerar las consecuencias que tendría sobre otros actores (en particular, comités que buscan terrenos para viviendas sociales). Es curioso que desde la otra vereda, desde los movimientos sociales, se critique exactamente lo mismo a quienes eran partidarios de aprobar la propuesta, a saber, que el nuevo plan regulador, tal como estaba, en varios puntos representaba los intereses de las inmobiliarias y no un beneficio para la mayoría de los habitantes de la comuna. Nosotros nos posicionamos desde esta segunda mirada.

En lo que sigue, queremos poner en discusión las razones por las que el triunfo del No representan precisamente lo contrario al argumento de los derrotados: favorece, entre otros, a los vecinos más necesitados de la comuna; no representa intereses egoístas, sino una consideración integral del desarrollo urbano de la comuna y, tal como el voto mayoritario lo demuestra, es el resultado de un apoyo transversal de los habitantes de Peñalolén; abre el espacio para la elaboración participativa de un nuevo plan que se haga cargo de las observaciones presentadas por la ciudadanía. Es, finalmente, un llamado de atención a los políticos sobre la creciente demanda por participación efectiva en las políticas públicas, que muestra cómo los movimientos sociales comienzan a hacer de su apoyo social un apoyo político.

La victoria del No en Peñalolén es importante. Sin embargo, el desafío es dotar a este movimiento de una proyección política capaz de disputar el poder comunal. Haber votado Sí o No es haber asumido una posición y, con ello, fortalecer y/o constituir actores políticos en y para la comuna.

En el plano técnico, sólo para dar un ejemplo de por qué el No favorece a los allegados de la comuna, la propuesta ciudadana desechada por Orrego proponía obtener viviendas para los allegados en  los terrenos del ex campamento Nazur (en los que aún se asienta lo que queda de la toma de Peñalolén), dejando un 50% como área verde destinadas a un parque para toda la comunidad. Esto daría terrenos localizados para la construcción de viviendas a 731 familias, lo que cubriría parte de la demanda de los comités de allegados y de quienes aún viven en la toma. Por el contrario, si se hubiera aprobado el plan regulador, la mayoría de los terrenos para vivienda social, por efectos del mercado de suelo, quedarían en el sector más periférico de Peñalolén. De aprobarse la actual propuesta se amarraba un crecimiento desigual de la comuna por los próximos 20 años.

Es verdad, existen organizaciones de allegados que trabajan y pactan con la alcaldía. Justamente, los terrenos que tenían compromisos de compraventa para vivienda social a un costado de la Comunidad Ecológica son los de esas entidades. Pero la gran mayoría de ellas trabajan en el Concejo de Movimientos Sociales de Peñalolén (CMSP), que son quienes condujeron la demanda por un plebiscito. En este sentido, la Comunidad Ecológica recién se sumó en la última etapa, y lo cierto es que en ningún caso se opone a la llegada de viviendas sociales, sino que exige que el cambio de uso del suelo colindante a su comunidad apunte a este objetivo, y no a la entrada del negocio inmobiliario en terrenos altamente cotizados. 

El segundo argumento que nos interesa resaltar es el carácter eminentemente político del proceso que se dio en Peñalolén.  El CMSP convocó con más de 5 mil firmas a un plebiscito comunal, siguiendo el proceso establecido en la Ley 20.500 de participación ciudadana y en cuyo fin estaba decidir sobre ciertas materias conflictivas del Plan comunal. Entregadas las firmas, el alcalde debió presentar un decreto municipal que respondiera a la solicitud ciudadana. Ahora bien, para dilatar el proceso, Orrego  las impugnó y las envió a revisión por Contraloría General. Luego, en un Concejo Municipal, a espaldas del CMSP y junto a 7 concejales, respaldó el plan que más tarde, ante la validación de las firmas,  se vio obligado a someter a plebiscito. Sin embargo, lo hizo a su manera, manipulando la demanda popular y convocando a un plebiscito totalizante (Sí/No, ignorando las distinciones hechas por el CMSP), cuyo objetivo político está en encasillar al movimiento social en una presunta carencia de propuesta y proyecto comunal, al tiempo que transforma el plebiscito en un referéndum de su gestión. Dicho esto, no se puede negar que el municipio obstaculizó sistemáticamente todo este proceso. Es esperable que el alcalde pretenda adjudicarse la realización del plebiscito. Aquello no es más que la hipocresía política más básica y oportunista.

La victoria del No en Peñalolén es importante. Sin embargo, el desafío es dotar a este movimiento de una proyección política capaz de disputar el poder comunal. Haber votado Sí o No es haber asumido una posición y, con ello, fortalecer y/o constituir actores políticos en y para la comuna. Sin embargo, es necesario considerar que si bien este proceso ha sido conducido por las organizaciones de pobladores, la adhesión es transversal a distintas capas sociales de la comuna, no es sólo tal identidad la que se expresa en los 31.129 votos del No, sino también muchas otras que es necesario acoger y encauzar en un nuevo proyecto comunal. La apuesta del movimiento social peñalolino debe ser a la transversalidad, generando mayorías políticas, amplias y multisociales, que desde la cotidianeidad de la gente que vive y lucha en el territorio, evidencie los conflictos que a todos nos afectan e interpelen a quienes defienden los intereses de una minoría. Al parecer, se avanza por ancho camino.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes