miércoles, 17 de octubre de 2018 Actualizado a las 16:57

Autor Imagen

Colusiones, malas prácticas y abusos de las grandes empresas

por 30 enero, 2012

Lo insólito e increíble es que entre los argumentos esgrimidos por empresas del retail por su demora en suscribir este sello, destaca el que les “costará muchos miles de millones de pesos pagar al plazo convenido y no como ahora”. O sea, las Pymes que somos las que realmente perdemos cuando los grandes no nos pagan a los chicos en los plazos convenidos, debemos “entender” y “ayudar” a estos pobres grandes empresarios, a los cuales les costará mucho dinero honrar y cumplir los compromisos contraídos, el mundo al revés, el ladrón detrás del juez .
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

En el último tiempo hemos sido bombardeados de informaciones económicas que nos dan a conocer de colusiones, malas prácticas y abusos de las grandes empresas con sus proveedores como también con sus clientes.

El propio ministro de Economía Pablo Longueira al asumir su cargo reconoció que las grandes empresas en general tienen muy malas prácticas de pago para sus proveedores micro, pequeñas y medianas empresas, es decir las PYMES.

De todos es sabido que ventas pactadas con pago a 30 días, se pagan a 90, 120 y hasta 180 días. De más está decir que dicho abuso de las grandes empresas acentúa los problemas de las de menor tamaño, las que además simplemente deben convertirse en financistas de estos grandes abusadores.

Consciente de esta situación, el ministro Longueira dijo que apoyaría a las PYMES y partió implementando el llamado “Sello Propyme”, el cual al ser adquirido por una gran empresa la compromete a pagar a sus proveedores en el tiempo pactado.

Lo insólito e increíble es que entre los argumentos esgrimidos por empresas del retail por su demora en suscribir este sello, destaca el que les “costará muchos miles de millones de pesos pagar al plazo convenido y no como ahora”. O sea, las Pymes que somos las que realmente perdemos cuando los grandes no nos pagan a los chicos en los plazos convenidos, debemos “entender” y “ayudar” a estos pobres grandes empresarios, a los cuales les costará mucho dinero honrar y cumplir los compromisos contraídos, el mundo al revés, el ladrón detrás del juez .

Las empresas que lo suscriban serán “distinguidas” por el solo hecho de cumplir sus compromisos y ello las convertirá en una empresa “Propyme”. Bueno, peor es nada. Recobrar un dinero que es nuestro, en el tiempo y  forma convenida es mejor que no hacerlo.

Por ello, nos gustaría mucho que esta iniciativa funcione y bien, y así revertir en algo la dura realidad de las PYMES que vienen bajando sostenidamente su participación en las ventas internas (y por tanto en el PIB), producto de la creciente concentración económica y de las inmensas asimetrías existentes en los mercados.

El ministro Pablo Longueira luego de un arduo trabajo, la semana pasada logró el compromiso de 25 grandes empresas de adquirir el sello. Según el SII son 10 mil, pero nosotros afirmamos que si eliminamos las de papel y otras no relevantes, probablemente serán no más de dos mil quinientas. No todas lo adquirieron ya. Lo suscribieron también unas 20 empresas del Estado (las que supuestamente están comprometidas con el programa Chile Paga) y un par de gremios de grandes empresas. Sólo una cadena de supermercados, ninguna otra empresa del retail, ninguna gran manufactura importante, ninguna gran constructora.

Lo insólito e increíble es que entre los argumentos esgrimidos por empresas del retail por su demora en suscribir este sello, destaca el que les “costará muchos miles de millones de pesos pagar al plazo convenido y no como ahora”. O sea, las Pymes que somos las que realmente perdemos cuando los grandes no nos pagan a los chicos en los plazos convenidos, debemos “entender” y “ayudar” a estos pobres grandes empresarios,  a los cuales les costará mucho dinero honrar y cumplir los compromisos contraídos, el mundo al revés, el ladrón detrás del juez .

En todo caso, esperaremos qué pasa con las otras empresas, seguiremos la pista de los que realmente lo suscriben, chequearemos cuál será el impacto real de esta iniciativa.

Esperamos que suscriban este sello empresas como Jumbo, D&S, Falabella, Paris, Ripley, La Polar, Easy, Homecenter, ABCDIN, todas las grandes constructoras, eléctricas (generadoras y distribuidoras), telefónicas, telecomunicaciones, pesqueras, forestales, empresas de logística y, en fin, todas las grandes empresas.

El resultado de esta iniciativa será sin duda un indicador muy interesante respecto del camino que debe seguir el Gobierno. Si la mayoría de las empresas grandes suscribe el sello y cumple los compromisos, será clara señal que es posible conseguir mejores prácticas empresariales. Si, por el contrario, no resultara, será señal que el Estado debe acentuar su rol regulador estableciendo las medidas necesarias para evitar el abuso de los grandes contra los chicos.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV