Violeta Parra: una extraña sincronía - El Mostrador

jueves, 19 de abril de 2018 Actualizado a las 16:47

Autor Imagen

Violeta Parra: una extraña sincronía

por 17 febrero, 2012

También, me interesó su presencia en ausencia. Durante el gobierno del Presidente Allende, o bajo la dictadura que prohibió que las poblaciones que llevaban su nombre siguieran llamándose “Violeta Parra”. Y cómo estuvo presente con Ángel en el Estadio Nacional y Chacabuco o con Isabel en el exilio.

Hace casi un año, obsesivamente, miraba fotografías de Violeta Parra esperando que me hablaran de ella, buscando algo que no hubiese dicho, que otros no hubiesen contado. Me comuniqué con algunas de las personas que la fotografiaron. Les pedí que me hablaran de ese momento. De las miradas, las poses. Fernando Krahn, Marcelo Montealegre, Hernán Miranda y otros compartieron la experiencia. También me dejé hipnotizar por sus arpilleras, sus pinturas. Y también me dijeron cosas que yo no había escuchado. Y escarbé en ese tesoro de cartas y recuerdos que Isabel Parra comparte en su “Libro mayor”. Qué maravilla. Y leí entrelíneas y traté de comprender a la señora Violeta, sin abuso de confianza, con respetuosa admiración. La seguí, viendo en ella a una niña curiosa, con capacidad de vuelo y de aterrizaje, con ñeque para nadar aguas arriba y una respetable soledad que es más signo de independencia, de administración de su espacio creativo, que de hosquedad.

Busqué, por supuesto, en sus canciones e imágenes, sus expresiones de humor. Son muchas y más frecuentes que su halo trágico nos propone. También, me interesó su presencia en ausencia. Durante el gobierno del Presidente Allende, o bajo la dictadura que prohibió que las poblaciones que llevaban su nombre siguieran llamándose “Violeta Parra”. Y cómo estuvo presente con Ángel en el Estadio Nacional y Chacabuco o con Isabel en el exilio. Con pertinencia, mi testimonio tampoco quedó fuera, pensando que cada uno tiene su Violeta Parra.

También, me interesó su presencia en ausencia. Durante el gobierno del Presidente Allende, o bajo la dictadura que prohibió que las poblaciones que llevaban su nombre siguieran llamándose “Violeta Parra”. Y cómo estuvo presente con Ángel en el Estadio Nacional y Chacabuco o con Isabel en el exilio.

En fin. El libro se fue convirtiendo en un ensayo que excedía las dimensiones exigidas por la editorial. En efecto, se trataba de escribir un libro breve, adecuado para la Colección Grandes de Chile, de la Editorial de la Universidad de Santiago, que tiene un fin de divulgación y de permitir un acceso a bajo precio a la lectura. Pero me pasé y debí trabajar en una versión corregida y disminuida. En el intento de sintetizar para mí lo que había conseguido, titulé el librito “Instantes fecundos, visiones, retazos de memoria”. Al poner punto final, con un atraso de varios meses, me di cuenta que el libro lo había terminado el mismo día del aniversario de la muerte de Violeta Parra, en La Reina, un día 5 de febrero. Extraña sincronía. Habría preferido que fuese en el día de su cumpleaños.

En la misma comuna donde levantó su carpa, donde quiso sintetizar su proyecto. La carpa es el continente de todos sus territorios. De todos sus retazos. Es la enorme gallina empollando sus creaturas. La gran pollera o el poncho enorme que envuelve y le da unidad a la diversidad de expresiones haciendo de ellas una sola gran expresión. Es un mundo que se puede rastrear en su memoria: la carpa de los circos, de los gitanos, del parque. La vida de la gente es el corazón de las carpas. Es la utopía poética de Violeta Parra: una gran obra compuesta por elementos que se potencian frente al público. Quise acercarme a la comprensión de esa gran obra y lo registré en un pequeño libro. Los invito a leerlo. Es otra conversación sobre Violeta Parra. Seguramente complementaria a la conversación que hemos tenido y seguiremos teniendo sobre otros libros, sobra las películas, sobre las múltiples versiones de sus canciones.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes

Plan Individual

Anual:
$89.900
Semestral:
$49.900
Trimestral:
$24.900
Mensual:
$9.900

Plan Empresa

Anual:
$700.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 1.200.000)

Semestral:
$400.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 600.000)

Trimestral:
$200.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 300.000)

Mensual:
$80.000

Hasta 10 usuarios
(valor normal 100.000)