La “Picardía Criolla” - El Mostrador

miércoles, 25 de abril de 2018 Actualizado a las 13:26

Autor Imagen

La "Picardía Criolla"

por 21 febrero, 2012

Este es un eufemismo que los periodistas deportivos de hace medio siglo discurrieron para describir piadosamente las trampas que hacían nuestros futbolistas. Pero lo malo es que las trampas no las hacen sólo éstos, sino muchos más chilenos de variadas actividades.

Es "picardía criolla" la de los jueces que inventan la figura del "secuestro permanente", conscientes de que no es real, como ardid para no aplicar las leyes de amnistía y prescripción, como sería su obligación.

Fue "picardía criolla" la del candidato Sebastián Piñera cuando les ofreció a los militares (r), para conseguir sus votos, velar por la aplicación de las leyes en los juicios en su contra, cosa que después se comprobó que no había tenido la intención de hacer.

Es "picardía criolla" la confabulación de los poderes ejecutivo y legislativo para "borrar" y hacer desaparecer todo rastro del impago de dos millones y medio de deudores morosos en nuestro sistema de crédito, para ocultar antecedentes comerciales y permitir que los incautos estén más propensos a sufrir defraudaciones cuando prestan, venden al crédito, arriendan o contratan a personas cuyo prontuario crediticio "limpiado" aparenta ser impecable, no siéndolo.

Por consiguiente, cuando Associated Press lanzó un concurso mundial para conceder un "Oscar" al engaño deportivo más espectacular de 2011, las ventajas comparativas chilenas para obtener el galardón eran enormes, dadas las dotes naturales de la raza. Y, en efecto, nuestro jugador de fútbol Brian Carrasco "dejó muy en alto el nombre de Chile" al discurrir la trampa más inesperada del año: tomó la mano de un adversario y con ella se autopropinó un golpe en el rostro, cayendo al suelo después con contorsiones de dolor y dando visibles muestras de que la sangre podía brotarle de la herida imaginaria provocada por el manotón imaginario, como diría Nicanor Parra. De haber el árbitro sido engañado, habría sobrevenido la expulsión de jugador adversario. Lo mismo que cuando, hace década y media, el "Cóndor" Rojas se autoinfirió heridas para conseguir la suspensión de un partido contra Brasil en Río y la privación a este último país de los puntos. Pero también nos pillaron.

Pues lo peor de la "picardía criolla" es eso: casi siempre nos pillan.

Incluso en la alta política ella se manifiesta. Lo pone en evidencia el siguiente párrafo del columnista Ernesto Ottone, en "El Mercurio" de hoy: "En el mes de enero, previo a un merecido descanso, el Presidente de la República señaló primero su intención de modificar el sistema binominal, cosa que confirmó alto y fuerte su enérgico ministro del Interior. Posteriormente, instó a que los partidos se pusieran de acuerdo sobre ello, cosa que una mayoría consistente de partidos hizo, para concluir diciendo, pocos días después, que tal cambio no era prioritario y no estaba en su hoja de ruta. Finalmente, terminó señalando la conveniencia de perfeccionar el actual sistema binominal. ¿En qué quedamos? O peor aún ¿en qué creemos?"

En la "picardía criolla", por supuesto. En que nos estamos pasando por el aro a los demás.

Por último, ahora ella encuentra expresión elocuente en la XI Región de Aysén, donde la gente se ha dado cuenta, como lo viene haciendo la de diferentes lugares del país, que en Chile no hay autoridad, de manera que si cualquiera usa la fuerza para conseguir algo, lo obtiene. Entonces todos los ayseninos se han lanzado a ejercer la violencia, provocando y provocándose enormes daños. El diario informa que ya no sólo hay bloqueos, tomas y saqueos en Puerto Aysén, sino también en Coyhaique, Islas Huichas, donde está el aeródromo de Puerto Aguirre; Melinka, con su respectivo aeródromo tomado; Mañihuales, Puerto Cisnes y Chile Chico. Una revolución regional en curso. Los encapuchados encabezan todas las revueltas, por supuesto. Pero, además, todas las "fuerzas vivas" de la región (por desgracia, demasiado "vivas"), y "transversalmente" (porque a la hora de obtener algo gratis se terminan las ideologías) se han plegado al movimiento. De modo que alcaldes y parlamentarios de gobierno y de oposición "avivan la cueca."

La pregunta que uno se hace es si un país puede progresar o, incluso, subsistir con mediana normalidad si se generaliza la "picardía criolla" como sustituto del trabajo honrado para sustentar el futuro nacional.

Ver el posteo original

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes

Plan Individual

Anual:
$89.900
Semestral:
$49.900
Trimestral:
$24.900
Mensual:
$9.900

Plan Empresa

Anual:
$700.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 1.200.000)

Semestral:
$400.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 600.000)

Trimestral:
$200.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 300.000)

Mensual:
$80.000

Hasta 10 usuarios
(valor normal 100.000)