CHILE y PERU: Una reconciliación en sentido único - El Mostrador

lunes, 23 de abril de 2018 Actualizado a las 10:22

Autor Imagen

CHILE y PERU: Una reconciliación en sentido único

por 24 febrero, 2012

La idea de inaugurar un proceso de reconciliación chileno-peruano, se inspira, claramente del modelo franco-alemán de finales de los años 50.

Responde, en este sentido, a una experiencia eminentemente europea, y por lo tanto, completamente ajena y extraña a la realidad histórica y política sudamericana, más aún a la chileno-peruana. Ciertas condiciones políticas, militares, sociales y culturales tuvieron lugar es el espacio franco-alemán que desaconsejan aplicarlo al caso binacional. Un requisito básico no está presente en este caso: a amplios sectores nacionalistas peruanos no les resulta políticamente provechoso terminar con la rivalidad con Chile, ya que ésta les alimenta ideológicamente.

A diferencia del caso franco-alemán, las elites alemanas federales asumieron su responsabilidad política en la destrucción de Europa, e identificaron a Francia como el “enemigo hereditario” que había alimentado una escalada de conflictos permanentes en ese espacio, por más de dos siglos. Luego del fin del conflicto mundial, nos encontramos con una tabula rasa estatal europea —los Estados dejaron de existir—, con una URSS ad portas de la Europa Occidental, con una crisis social sin precedentes asociada a la existencia de movimientos políticos de corte marxista y con unos EE.UU elevados al rango de superpotencia. La reconciliación franco-alemana era un paso natural y obligatorio a fin de contener al oso moscovita que rasguñaba la cortina de hierro. No era políticamente rentable para las elites alemanas seguir alimentando la odiosidad social hacia Francia, menos aun un revanchismo y reivindicacionismo territorial perpetuo. Si lo es hoy para las tradicionales elites políticas limeñas.

Ninguno de los factores antes mencionados está presente en este lado del hemisferio. Forzar, un proceso de “reconciliación” en sentido único no tiene razón de ser por cuanto implica, como ya lo había señalado, la existencia de una entidad “agresora”, que así lo asuma, y otra victima agredida. Para Chile, la firma del Pacto Secreto entre Lima y La Paz, en 1873, es percibido como una actitud hostil peruana, en momentos en que nada les oponía. Resulta incomprensible, en este lado de la frontera, constatar que su clase política versó toda su animadversión hacia Chile en momentos en que el Perú entra a la guerra por su propia voluntad, arrastrado por un aliado boliviano que lo deja solo un año después.

La teorización avanzada por Parodi a cerca de la reconciliación, solo posee un valor académico, pero no lo es desde el punto de vista práctico, real. Los “excesos” chilenos en la guerra misma si bien son reprochables, no fueron sistemáticos, ni institucionalizados: El Ejército chileno en su proceso de invasión no venía secundado por las SS, SA o la Gestapo. Otra diferencia en el caso franco-alemán. El Perú aún identifica en la imagen-Chile el responsable de una guerra que se produjo hace más de 133 años, cuando deben hacerlo en la Plaza Mayor de Lima.

Respuesta al artículo del académico peruano de la Universidad Católica del Perú, Daniel Parodi, Chile y la reconciliación (Diario 16)

Ver el posteo original

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes

Plan Individual

Anual:
$89.900
Semestral:
$49.900
Trimestral:
$24.900
Mensual:
$9.900

Plan Empresa

Anual:
$700.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 1.200.000)

Semestral:
$400.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 600.000)

Trimestral:
$200.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 300.000)

Mensual:
$80.000

Hasta 10 usuarios
(valor normal 100.000)