domingo, 21 de octubre de 2018 Actualizado a las 01:50

Autor Imagen

Chile: ¿potencia hidroeléctrica?

por 8 marzo, 2012

Estemos de acuerdo o no con el informe, hay preguntas que son necesarias y que no son adecuadamente resueltas. Uno de los puntos importantes de la política se enfoca a sobre el consumo residencial, el cual sabemos está limitado por el número de hogares y su tamaño. Se está haciendo un llamado fuerte al ahorro de la población cuando ya la población está limitada por sus ingresos y presupuesto —es cosa de observar el GINI— y que cada hogar no puede aumentar al infinito su consumo por un tema lógico, no se pueden tener infinitos televisores, refrigeradores o infinitos sistemas de calefacción.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Al fin se ha presentado a la luz pública la propuesta de la actual administración en relación a temas energéticos llamada “Energía para el Futuro 2010-2030. Este es un gran avance en la medida que el gobierno toma postura en fijar a la energía Hidroeléctrica como motor de generación nacional y sobre esto construir futuras políticas públicas.

En el informe se puede apreciar el fomento de la hidroelectricidad como componente principal de nuestra matriz en contraposición con una débil promoción de tecnologías de vanguardia en Energías Renovables No Convencionales como la solar, eólica, mareomotriz o geotermia. En este punto, se desprende que se pretenden alcanzar metas superiores en ERNC a las actuales considerando el fomento de fuentes mini-hidro y de pasada por sobre las vanguardistas donde el uso del Litio es un factor clave en tecnologías derivadas. Estas tecnologías de vanguardia van quedando rezagadas para ser “resueltas por el mercado” mediante la creación de condiciones más competitivas y esfuerzos de investigación publico-privados en la medida de fomentar su inversión. Además, estas se complementan con la realización de un catastro de recursos a nivel país para identificar los puntos clave de una adecuada implementación con tal de no entrar en conflicto con áreas protegidas, de biodiversidad o de cuencas en peligro, algo muy bienvenido. En conclusión, la respuesta es hacer más competitivo el mercado y que este opere en las ERNC de vanguardia, pero con una postura país a favor de la energía Hidroeléctrica.

Estemos de acuerdo o no con el informe, hay preguntas que son necesarias y que no son adecuadamente resueltas. Uno de los puntos importantes de la política se enfoca a sobre el consumo residencial, el cual sabemos está limitado por el número de hogares y su tamaño. Se está haciendo un llamado fuerte al ahorro de la población cuando ya la población está limitada por sus ingresos y presupuesto —es cosa de observar el GINI— y que  cada hogar no puede aumentar al infinito su consumo por un tema lógico, no se pueden tener infinitos televisores, refrigeradores o infinitos sistemas de calefacción.

Finalmente, la propuesta muestra la promoción de la eficiencia energética a través del fomento e implementación de sistemas de gestión de energía, promoción de la cogeneración, incorporación de tecnologías eficientes y la asistencia técnica a proyectos, como a su vez de los estándares mínimos como de etiquetados, algo que se viene planteando hace mucho y hoy por fin se tiene. ¿Detalles? No muchos, pero sí líneas de acción que nos permiten entender las acciones que Chile debiera tomar para los próximos años esperando que este marco transforme el escrito en hechos concretos.

Sin embargo, estemos de acuerdo o no con el informe, hay preguntas que son necesarias y que no son adecuadamente resueltas. Uno de los puntos importantes de la política se enfoca a sobre el consumo residencial, el cual sabemos está limitado por el número de hogares y su tamaño. Se está haciendo un llamado fuerte al ahorro de la población cuando ya la población está limitada por sus ingresos y presupuesto —es cosa de observar el GINI— y que cada hogar no puede aumentar al infinito su consumo por un tema lógico, no se pueden tener infinitos televisores, refrigeradores o infinitos sistemas de calefacción dado que por el contrario ya la población está respondiendo a usar ampolletas de bajo consumo como de preferir electrodomésticos etiquetados de alta eficiencia. Es más, en edificios ya el consumo en sistemas de calefacción central se ha limitado.

Por el contrario, está el consumo en la industria, que en la medida que la demanda de commodities aumenta —como lo es en el caso de la minería y la demanda China— es la que debiera proyectar un aumento considerable en hacer uso intensivo de energía eléctrica al norte de nuestro país.

Los cuestionamientos provienen a nivel de eficiencias en el sector industrial en donde no existe un diagnóstico preciso sobre sus eficiencias, en especial en sectores que demandarán más energía y que a pesar de ser comparados con “la industria mundial” puedan estar catalogados como industrias eficientes, pueden no serlo. En palabras simples, no porque la industria a nivel mundial consuma, por ejemplo 1000, si Chile esté por debajo del nivel promedio significa que estamos bien pudiendo ser aún más eficientes. A nivel residencial ud mismo, si el consumo promedio residencial es 50kW/h y ud consume 35, eso sólo nos habla que consume menos, pero no lo mínimo que puede consumir. Haciendo una analogía con el “caudal ecológico mínimo” de un río uno podría calcular el consumo energético mínimo para producir un bien o servicio.

Otras preguntas se relacionan con el uso de herramientas complementarias  provenientes de otros ministerios y que requieren de Investigación y Desarrollo o en su defecto “dejar que el mercado opere”. Un ejemplo es el fomento al desarrollo de sistemas de construcción verdes de edificaciones comerciales y residenciales con bajos consumos (ej. Falabella Verde, Titanium), o la revalorización de residuos para la generación de energía o distrital. Según nuestros resultados preeliminares con datos comunales, podemos inferir que a acierta demografía, los residuos domiciliarios podrían abastecer el alambrado público de sus propias comunas y más.

A raíz de esto me nace la pregunta al concepto del Presidente sobre llegar a ser “Potencia Hidroeléctrica”. ¿Esta se refiere a ser un país con un X% de energía proveniente de la hidroelectricidad por sobre otras fracciones, o se refiere al fomento de una industria con base tecnológica a nivel nacional que se transforme en una segunda fase de exportación con plantas mini-hidro “made in chile” como lo fue la energía solar en Israel, Australia o Noruega? ¿Cómo dialogará esto con Conicyt encargada de la formación de nuevos profesionales al más alto nivel en universidades nacionales, becas, fondos y la misma CORFO como instrumentos de apalancamiento? ¿Se dejarán las ERNC a las fuerzas del mercado, el cual ya está muy concentrado y que además responde a sus casas matrices fuera de nuestras fronteras?

Por lo menos hoy existe una piedra sobre la cual construir. Ahora a mirar cómo se sigue.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV