martes, 16 de octubre de 2018 Actualizado a las 14:33

Opinión

Autor Imagen

El error censal y los señores del PIB

por 16 abril, 2012

El error censal y los señores del PIB
El problema no existía en el nivel del interés general, era un problema para los empresarios. Ahora nos hacemos cargo de un engendro extrañísimo, que es este Censo 2012, que no sólo nace de un absurdo, sino que además nos deparará numerosas sorpresas durante su ejecución, porque la probabilidad de generar inconvenientes y errores se ha multiplicado varias veces.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

La primera premisa de resolver un problema es que debe existir. A los que tienen buen ojo para mirar el futuro, quizás se les puede perdonar que visualicen un problema que no existe, pero que emerge insinuando su futura presencia. Frente a estos escenarios, alguien podría decidir resolver un problema. Sin embargo, el nuevo método del Censo 2012 no viene a resolver ningún problema pasado, presente o futuro. Los censos son herramientas importantes para las políticas públicas y para el control administrativo desde el Estado, eso es sabido y asumido por la gente que considera valiosos los censos o, al menos, más valiosos que ciertos derechos a la privacidad.

Censar es un acto formalmente simple: se trata de contar y caracterizar (en el ideal imposible) a una población en su totalidad (siendo en este caso el Censo nacional, implica contar a todos los habitantes del país). Y una larga tradición no sólo nacional establece, como rito y como aprendizaje, que se ha de hacer una gran jornada de conteo, con todo el país girando en torno al evento. Honrando su importancia, el Estado no sólo ejecuta un esfuerzo, sino además se lo pide a la sociedad: busca voluntarios, establece un día festivo, monta una maquinaria y lo ejecuta en una jornada. Bueno, lo hacía. Para este año el Censo tomará varios meses, serán equipos pagados quienes lo ejecuten y se operará con el sistema de revisitas a los hogares donde no se encontró a sus moradores. En el fondo, se montó un régimen de encuesta para hacer un censo. Como normalmente las cosas o son una cosa o son otra, será difícil ejecutar la labor en este marco.

¿Cuál es la razón para haber hecho el cambio esta vez? Longueira lo dijo: el costo en remuneraciones del Censo es de US$ 12 millones, mientras un día feriado tiene un costo de US$ 250 millones. Es decir, según el Ministro de Economía, ‘el país’ gasta mucho dinero en un feriado y es más barato, para ‘el país’, montar esta maquinaria.

¿Cuál es la razón para haber hecho el cambio esta vez? Longueira lo dijo: el costo en remuneraciones del Censo es de US$ 12 millones, mientras un día feriado tiene un costo de US$ 250 millones. Es decir, según el Ministro de Economía, ‘el país’ gasta mucho dinero en un feriado y es más barato, para ‘el país’, montar esta maquinaria. Pues bien, para aclarar esto agregaremos números, ya que esto es un censo. La verdad es que ‘el país 1’ gasta mucho dinero en un feriado y es más barato montar, con la plata del ‘país 2’, el nuevo modelo censal, en beneficio ‘del país 1’. El país 1 son las empresas. El país 2 son los contribuyentes. Es decir, antes todos hacían un esfuerzo por el Censo Nacional. Ahora lo hacen sólo los contribuyentes a partir de un nuevo ítem de gasto en el presupuesto nacional. Y así las empresas no dejan de ganar US$ 250 millones.

En resumen: el problema no existía en el nivel del interés general, era un problema para los empresarios. Ahora nos hacemos cargo de un engendro extrañísimo, que es este Censo 2012, que no sólo nace de un absurdo, sino que además nos deparará numerosas sorpresas durante su ejecución, porque la probabilidad de generar inconvenientes y errores se ha multiplicado varias veces.

El error censal era hasta aquí un tema estadístico. Ahora ha pasado a ser una nueva creación de nuestras autoridades, que no dejan de sorprendernos con sus creaciones de soluciones para problemas inexistentes y de omisiones en los problemas que sí existen.

Y bueno, que disfruten sus US$ 250 millones, señores del PIB.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director

Krassnoff

Envíada por Rodrigo Reyes S | 16 octubre, 2018

Cartas al Director

Noticias del día

TV