jueves, 18 de octubre de 2018 Actualizado a las 10:06

Autor Imagen

El botín del señor Botín

por 1 octubre, 2012

Los técnicos del Ministerio de Hacienda español (Gestha) han criticado el “trato favor” que se ha dispensado a la familia Botín en relación a la presunta comisión de delitos de fraude fiscal y falsedad documental porque se les dio una segunda oportunidad para pagar voluntariamente, lo que no se ofrece al resto de ciudadanos.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Las agencias calificadoras de riesgo daban la máxima calificación crediticia y los bancos alemanes y de otros países europeos prestaban a destajo a sus congéneres españoles, sabiendo que al “milagro” español y su burbuja inmobiliaria le quedaba muy poco tiempo. En efecto, como dice Inmaculada Rodríguez-Piñero, Secretaria de Economía de la Ejecutiva Federal del PESOE (Partido Socialista Obrero Español), en un artículo del Diario El País, la fiesta financiera en España se acabó definitivamente con la caída de Lehman Brothers en septiembre del año 2008. La recesión de ese año fue provocada por la crisis financiera de los créditos hipotecarios en los Estados Unidos.

Hoy todos conocemos el resultado de la gran farra en la Madre Patria y las secuelas de la especulación financiera que allí se gestó: una recesión sin políticas de crecimiento produce más desempleo y por lo tanto más morosidad bancaria. Activos inmobiliarios paralizados con los consecuentes remates de casas que dejan en la calle a miles de familias. Bueno, y la pregunta de siempre: ¿Quién paga los costes de esta megacrisis? Como siempre, el gobierno de turno, tal como sucedió en Chile con la crisis bancaria de 1982, sale a impedir el colapso del sector financiero y principalmente de los bancos; todo lo anterior a pesar del irresponsable comportamiento de éstos.

Los técnicos del Ministerio de Hacienda español (Gestha) han criticado el “trato favor” que se ha dispensado a la familia Botín en relación a la presunta comisión de delitos de fraude fiscal y falsedad documental porque se les dio una segunda oportunidad para pagar voluntariamente, lo que no se ofrece al resto de ciudadanos.

En definitiva, los costos de la mala administración bancaria no la pagan los accionistas, sus dueños. No señor, la pagan los millones de asalariados chilenos en el caso de la crisis del 82 y los españoles en la actual crisis que azota a ese país.

En el caso español, el actual gobierno de Rajoy ha iniciado el desmontaje del andamiaje social que protegía a los millones de asalariados y estos se ven privados de golpe y porrazo de muchas de las conquistas alcanzadas en los últimos cuarenta años de luchas políticas y sindicales. Lo que se pretendía con los gobiernos socialistas españoles, ser una escalera construida peldaño a peldaño para conformar un Estado de Bienestar ha sido destruido de igual forma por el Partido Popular hoy en el poder. En esta desconstrucción del Estado de Bienestar los que pagan los gastos de la borrachera bancaria son los trabajadores, pensionados, inmigrantes etc.

Pero los banqueros ¿dónde están con la cacareada responsabilidad social empresarial, tan de moda en estos días? Parece que en ninguna parte de esta obra trágica para el pueblo llano español y tan apacible para los culpables de ella.

Como ejemplo valga este botón de muestra: un funcionario informático del banco Suizo HSBC, el señor Hervé Falcioni, destapó a varios miles de evasores de impuestos que escondían sus ganancias en ese banco de Ginebra. Los servicios fiscales de varios países europeos tales como, Alemania, Francia, Holanda y claro está España revisan desde el año pasado los listados. En este último país se están revisando miles de nombres de potenciales evasores de impuestos españoles. Según datos preliminares aparecidos en la prensa europea y consignado en un artículo del diario El País, son 4 mil 200 los evasores que han caído en Francia gracias a los datos que entregó el funcionario bancario suizo.

El ex secretario de Hacienda de España dijo que las cuentas de contribuyentes españoles recogidas por Falciani son 3 mil y hasta el momento Hacienda ha descubierto unos 659 defraudadores. El total de lo transferido solo en España ascendería a unos 6.000 millones de euros.

Entre los contribuyentes defraudadores esta nada menos que el señor Emilio Botín, presidente y principal accionista del Banco Santander, quien habría depositado a las arcas fiscales españolas 200 mil euros para tapar en parte su “involuntario olvido”.

Los técnicos del Ministerio de Hacienda español (Gestha) han criticado el “trato favor” que se ha dispensado a la familia Botín en relación a la presunta comisión de delitos de fraude fiscal y falsedad documental porque se les dio una segunda oportunidad para pagar voluntariamente, lo que no se ofrece al resto de ciudadanos.

Como ejemplo, cita el caso de la familia Botín, en el que al parecer “ha quedado patente la incapacidad” de la Agencia Tributaria para valorar en un año el presunto fraude y las declaraciones complementarias presentadas, lo que ha llevado a presentar “in extremis” la denuncia a la Audiencia Nacional antes que el posible delito prescribiera. Así, los Técnicos de Hacienda recalcan que la aplicación de amnistías fiscales u otros de favor para hacer aflorar la economía sumergida no son la herramienta adecuada para hacer emerger las bolsas de dinero negro, tal como se ha demostrado en el pasado.

En opinión del ente fiscalizador español, este tipo de actuaciones suponen un agravio comparativo hacia los asalariados y las rentas de capital sujetas a retención que se encuentran bajo el control exhaustivo de la Agencia Tributaria. No hay que ser muy avispado para hacer un paralelo con el caso del borrado y cuenta nueva que realizó el SII con la multimillonaria deuda de la empresa Johnson’s.

El escándalo traspasó las fronteras europeas y es así como la Subcomisión de Seguridad Interior del Senado estadounidense, investiga las relaciones del narcotráfico y las conexiones que detectó con algunos de los clientes del banco suizo HSBC.

En Chile, quienes han sido timados por el banco del Sr. Botín ¿tendrán alguna oportunidad? Por los antecedentes anteriormente relatados, parece que no.

Y otra cosa, antes que me olvide: ¿Ustedes leyeron en la prensa escrita chilena algo, por casualidad, de que el Señor Botín tenía su botín escondido en un banco suizo para no pagar impuestos en España? Qué vergüenza para los varios presidentes de Chile que lo han recibido con alfombra roja y honores en el Palacio de La Moneda.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV