lunes, 15 de octubre de 2018 Actualizado a las 14:13

Opinión

Autor Imagen

Y Bachelet... perderá

por 5 octubre, 2012

Y Bachelet... perderá
Es legítimo preguntarse ¿cuál será el real sustento político de la campaña de Michelle Bachelet? ¿O acaso la ex Presidenta piensa que podrá recorrer Chile haciendo campaña con la Jupi llevando los dípticos y Peñailillo manejando el auto?
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Muchos dan por descontada una victoria de Michelle Bachelet en la próxima elección presidencial. Las encuestas así lo señalan.

Sin embargo, dicho análisis omite un elemento fundamental, el que algunos llamarían el “factor humano”.

Es una realidad que los lazos humanos en la Concertación están destruidos. Esos mismos lazos humanos forjados durante el gobierno militar y que les permitieron salvar todas las diferencias doctrinales, ya no existen.

Un solo hecho muestra esta verdad de forma dramática: la Concertación no ha sido capaz de ponerse de acuerdo en el acto para celebrar el triunfo del “No” en el plebiscito.

El lazo más profundo y eficaz en la construcción de la Concertación y que logró lo que parecía imposible en el escenario político chileno, como fue el mantener unidos a partidos y visiones de la sociedad tan distintas como las sustentadas por la izquierda y el centro político, hoy en día ni siquiera es capaz de generar al menos un símbolo o una ilusión de unidad.

A falta de esos lazos personales, la Concertación se encuentra en un período de desbandada total. Los síntomas son evidentes.

Primero, los caudillos de segunda línea se han lanzado al ataque. Rincón, Velasco, Orrego y tantos otros, ya no están dispuestos a ser las eternas promesas de la política chilena; quieren su espacio y protagonismo, y Bachelet representa la lápida final para sus aspiraciones.

La izquierda encabezada por el PPD, se ha lanzado a un verdadero desembarque del modelo concertacionista, lo que se puede apreciar en un “borrador” del llamado “documento programático” del PPD, que resulta casi delirante en sus propuestas: Salud estatal, Energía estatal, Educación estatal, AFP estatal y un etc. de “estatales” que bien parece una declaración de principios de los años 30’, más que un aporte para un futuro gobierno de Michelle Bachelet.

Después, la izquierda encabezada por el PPD, se ha lanzado a un verdadero desembarque del modelo concertacionista, lo que se puede apreciar en un “borrador” del llamado “documento programático” del PPD, que resulta casi delirante en sus propuestas: Salud estatal, Energía estatal, Educación estatal, AFP estatal y un etc. de “estatales” que bien parece una declaración de principios de los años 30’, más que un aporte para un futuro gobierno de Michelle Bachelet.

Por su parte, el Partido Comunista, como siempre, continúa su labor silenciosa pero sistemática de destrucción y contaminación del ideal concertacionista.

Y como broche de oro, hemos sido testigos del llamado casi histérico por parte de los máximos dirigentes de los partidos de la Concertación a una “asamblea constituyente”. Una especie de “último raspado de la olla” para convencer a un electorado que los ha dejado.

Ese llamado a una “asamblea constituyente” es como si la Concertación declarara públicamente que se les acabó el libreto, se les acabaron las ideas, se les acabaron las propuestas; “todo lo que hicimos en estos 20 años de gobierno fue un solo gran error y no queda más que desmontar el escenario y partir a otros teatros”, parecen decir.

Por tanto, es legítimo preguntarse ¿cuál será el real sustento político de la campaña de Michelle Bachelet? ¿O acaso la ex Presidenta piensa que podrá recorrer Chile haciendo campaña con la Jupi llevando los dípticos y Peñailillo manejando el auto?

Al no poder apoyarse en la Concertación, Bachelet sólo podrá recurrir a una candidatura que necesariamente reniegue de los partidos políticos concertacionistas y que, por tanto, la lleve a buscar en los independientes pro-Concertación (si es que queda alguno) la base de apoyo político que necesita.

¿Estará la Concertación dispuesta a soportar un ninguneo tal de parte de la ex Presidenta? ¿Dejará morir tan fácilmente ese elefante blanco llamado Concertación?

Serán las luchas intestinas y la debilidad de la Concertación lo que terminará destruyendo la campaña de Michelle Bachelet.

Es por eso que la ex Presidenta perderá la próxima elección presidencial y, lo que es más increíble, perderá, pero seguirá siendo la política mejor evaluada del país.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV