jueves, 18 de octubre de 2018 Actualizado a las 14:06

Autor Imagen

El estudio de las AFPs y las descalificaciones de Eugenio Rivera

por 6 septiembre, 2013

El test serio sobre el cual podemos debatir sin descalificación, es analizar si se trata de un estudio mal hecho, con errores, o si la información se ha entregado parcialmente. Y ahí el esfuerzo profesional que hace Rivera por desacreditar el estudio es muy pequeño, como lo explico a continuación.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

*Ricardo D. Paredes es director del departamento de Ingeniería Industrial y de Sistemas de la Escuela de Ingeniería, Universidad Católica de Chile.

El Sr. Eugenio Rivera en su columna del 5 de septiembre incurre en una práctica que creí erradicada entre profesionales que es descalificar al autor antes que a los argumentos. “El análisis está financiado por la Asociación de AFPs. Eso plantea inquietudes respecto de la imparcialidad del estudio”. Debo decir que entre economistas realmente profesionales el origen del financiamiento no puede ni debe alterar las conclusiones ni el análisis. Al respecto, el test serio sobre el cual podemos debatir sin descalificación, es analizar si se trata de un estudio mal hecho, con errores, o si la información se ha entregado parcialmente. Y ahí el esfuerzo profesional que hace Rivera por desacreditar el estudio es muy pequeño, como lo explico a continuación.

En primer lugar, señala que es un grave error al hablar del “sistema chileno” de pensiones, aludiendo a que no distingo las tasas de reemplazo que asegura el sistema público de las que asegura el sistema privado de pensiones. Aquí hay una diferencia de enfoque con Rivera, y luego un error. El sistema chileno es todo uno, con un Pilar Privado, otro estatal y otro Solidario. Pero esa diferencia de apreciación, aunque debatible, no tiene efecto en mi estudio, pues los pensionados del primer trimestre del 2012, que son la base de mi información, son en una minoría beneficiarios del pilar solidario excepto casi la totalidad de los 4.300 que obtuvieron el “Bono por Hijo”, que mayoritariamente cotizaron menos de un año y sobre las cuales no profundizo en sus tasas de remplazo.

El test serio sobre el cual podemos debatir sin descalificación, es analizar si se trata de un estudio mal hecho, con errores, o si la información se ha entregado parcialmente. Y ahí el esfuerzo profesional que hace Rivera por desacreditar el estudio es muy pequeño, como lo explico a continuación.

En segundo lugar, señala que el análisis que hago de las pensiones anticipadas no es relevante. Puede considerar o no relevante dicho análisis, que de cualquier manera, tengo pleno cuidado de no mezclar con las pensiones de vejez normal. Por ello, los resultados los presento aparte, sí con la advertencia que por requisito de los beneficiarios, las tasas de remplazo para pensión anticipada son de al menos de 70 %.

En tercer lugar, señala que “el principal error metodológico que comete el estudio es que compara la tasa de reemplazo de varios países, como son los Estados Unidos, Nueva Zelandia y el promedio de los países de la OECD (…), aplicando un método que representa un cálculo totalmente distinto, esto es las pensiones promedio con los ingresos recibidos en el período en que existen cotizaciones.”

Al respecto debo decir que si hiciera aquello sería un tremendo error. El problema es que no hago tal comparación. Lo que sí hago es presentar una tabla con tasas de remplazo a partir de simulaciones de pensiones realizado por la OECD para motivar mi estudio y señalar que, a diferencia de hacer cálculos a partir de simulaciones, las realizo con una base de pensionados efectivos.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV