domingo, 21 de octubre de 2018 Actualizado a las 01:50

Autor Imagen

El Golpe: los jóvenes requieren una explicación

por 13 septiembre, 2013

Los actuales hijos de la Patria requieren una explicación. Estos jóvenes más que exigir perdones, necesitan que se abran en todos los hogares del país los baúles de la amnesia y la confusión, se ordenen las ideas y se les cuente con veracidad, pasión y reflexión, lo que pasó.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Para las nuevas generaciones de jóvenes, el Golpe de Estado es una fecha emblemática pero vacía de contenidos. En sus colegios nadie les explicó a estos niños y jóvenes de hoy lo que pasó, por qué sucedió lo que sucedió y cuáles fueron sus trágicas consecuencias. Más de la mitad del país de hoy, no nacía en 1973. Para muchísimos chilenos Pinochet y Allende son personajes de los libros de historia.

Incluso podría afirmar que a aquellos jóvenes que les ha interesado el tema y que han escuchado las radios, leído la prensa o visto la televisión en estos días, han quedado más que sorprendidos o espantados al ver que en los círculos del poder actual figuran muchos de los responsables del quiebre institucional que vivió el país.

Tras la dictadura Chile avanzó, caminó en búsqueda del desarrollo y la equidad —que aún no se logran— pero quedó en el olvido una acción que hoy se hace más necesaria que nunca. Se nos olvidó contarle a los jóvenes sobre el clima de polarización que vivía el país, las torpezas políticas que se cometieron y los horrores de la dictadura.

Los actuales hijos de la Patria requieren una explicación. Estos jóvenes más que exigir perdones, necesitan que se abran en todos los hogares del país los baúles de la amnesia y la confusión, se ordenen las ideas y se les cuente con veracidad, pasión y reflexión, lo que pasó.

En este contexto me parecen valiosos los perdones planteados por diversos personeros en estos días. Y es justo también destacar el sinceramiento político del Presidente Piñera al hablar de los cómplices pasivos y cuestionar el rol de cierta prensa y de la justicia.

Sobre este último punto, el mea culpa de la Corte Suprema no tiene corazón. Sin perdón más bien parece una disquisición sobre “problemas de gestión” o de “buenas prácticas” en la actuación del Poder Judicial. Es una falta de respeto para las víctimas.

Lo que clama hoy el país es una cosa simple y sencilla: justicia y no a la impunidad.

Los actuales hijos de la Patria requieren una explicación. Estos jóvenes más que exigir perdones, necesitan que se abran en todos los hogares del país los baúles de la amnesia y la confusión, se ordenen las ideas y se les cuente con veracidad, pasión y reflexión, lo que pasó.

Qué se saca con plantear “dar vuelta la hoja” a estos jóvenes si ni siquiera han podido leer esa hoja. Cómo se podría pedir reconciliación a estos jóvenes, si nunca han estado no reconciliados. Es absurdo. Son millones las chilenas y chilenos que tienen menos de 35 años. Ellos nacieron en dictadura o en plena transición democrática.

Lo que yo aspiro es que los niños y jovencitos de hoy, cuando el 2023 se cumplan los 50 años del Golpe, puedan contarle a sus hijos lo que pasó con la mayor objetividad posible. Esa es una tarea de Estado en la cual todos debiéramos estar involucrados. Ese sería el mejor homenaje que se podría hacer a las víctimas.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV