jueves, 18 de octubre de 2018 Actualizado a las 12:03

Autor Imagen

Qué hacer con Venezuela

por 25 febrero, 2014

  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Los hechos en Venezuela demoraron en llegar a la prensa nacional, pero al fin lo hicieron. Hemos visto protestas en contra de un presidente democráticamente elegido (sospechosamente designado por su antecesor) que ha usado la democracia en función de la ideología, y la represión contra los manifestantes. Nos hemos enterado del desorden, de la escasez de productos básicos, de la persecución legal contra la oposición y los ataques a prensa libre.

Esto ha generado bastante comentario a nivel local, y algunos se preguntan qué pasará con Venezuela. Las cosas que se digan en Chile sobre Venezuela no cambiarán mucho las cosas. Desde aquí poco o nada se puede hacer para mejorar la situación de los venezolanos. Lo comentarios en una y otra dirección probablemente nunca lleguen a los oídos de los supuestos destinatarios. Pero si no podemos hacer nada por Venezuela, la situación de ese país sí puede hacer algo por nosotros.

No hemos de pensar que lo que vemos a través de los medios no puede aquí. (De hecho, ya ocurrió –y eso es lo que no se puede decir respecto de la situación venezolana– y podría ocurrir nuevamente, aunque no mañana ni pasado.) No somos iguales a Venezuela, pero tampoco somos tan distintos. Lo interesante es ver cómo se llega a tales situaciones –nunca de un día para otro– para reconocer los signos y prevenir las consecuencias.

No hace falta sobreabundar sobre el respeto a las instituciones y la ley, el peligro del populismo y cosas parecidas. Son de sobra sabidas, y el que pueda discernir las señales –como la condena en el caso Luchsinger-Mackay– que lo haga.

Parece más provechoso concentrarse en algo más pequeño, pero más revelador. Para eso, un botón de muestra. Notemos las declaraciones de la FECH. Muchos (¡ingenuos!) se escandalizaron que tal grupo de estudiantes apoyara a un gobierno como el de Nicolás Maduro. No puede esperarse algo distinto de los que todavía suspiran por Fidel Castro y el Che Guevara. Lo que importa ahora es si esa misma lista, o alguna afín, vuelve o no a ganar las elecciones de la FECH el próximo año. Si son castigados por sus compañeros, quiere decir que algo habremos sacado en limpio de la crisis venezolana, que la apatía puede ser sacudida.

En la misma línea, habrá que ver si la participación electoral sube en el futuro. Si hay algo que permite que regímenes como el de Chávez-Maduro se hagan con el control total es la apatía inicial. Las libertades rara vez mueren de golpe, se las socava de a poco. La indiferencia respecto de lo público permite que unos pocos hagan lo quieran con ello, mientras la mayoría se encuentra distraída en sus cosas. Es que cuando las cosas más o menos funcionan es más cómodo dejar que los acontecimientos sigan su curso. Cuando la necesidad de involucrarse se hace patente, suele quedar poco con lo que involucrarse.

Ver el posteo original

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV