Miércoles, 28 de septiembre de 2016Actualizado a las 14:03

Opinión

Autor Imagen

Por qué la selección no debería ser un derecho

por 25 abril 2014

Por qué la selección no debería ser un derecho
Apelar a la libertad de enseñanza no es, en este caso, razón suficiente, dada la magnitud de los males, actuales y posibles, asociados a las prácticas selectivas. No, seleccionar estudiantes no debería ser un derecho, no al menos si queremos vivir en una sociedad más justa e inclusiva que la que tenemos.

En una columna publicada hace poco en este mismo medio, Teresa Marinovic señala que los colegios tienen “derecho” a seleccionar a sus estudiantes. Esta descaminada idea me parece tremendamente peligrosa: no sólo por las consecuencias negativas que la selección acarrea, sino también porque se trata de una idea que puede parecer casi obviamente correcta, sobre todo a quienes la ven como una consecuencia de la libertad de enseñanza. Pero no. La selección es nociva para nuestro sistema educativo, a tal punto que incluso si abolirla implicara una merma de libertad, habría que evaluar la posibilidad de hacerlo. Como sea, en ningún caso debiese ser un derecho. Permítaseme explicar por qué.

Hay tres grandes tipos de selección de alumnos en el sistema escolar (hay más, pero estas son las más comunes): la selección por nivel socioeconómico, la selección por rendimiento y la selección ideológica. La primera se da cuando un establecimiento recibe a familias con cierta capacidad de pago y cierra sus puertas al resto; la segunda, cuando admite sólo a estudiantes que tienen desde un cierto nivel de capital cognitivo para arriba; la tercera, cuando se exige a los alumnos o a sus familias compartir los “valores” o “principios” de la institución.

Estos tres tipos de selección usualmente (aunque no siempre) van de la mano. No hay nada sorprendente en ello. La investigación reciente ha mostrado que en Chile el capital cognitivo de los estudiantes está fuertemente asociado al nivel socioeconómico (véase, por ejemplo, el libro Dime en qué colegio estudiaste y te diré qué CI tienes, de R. Rosas y C. Santa Cruz). Esto explica que los liceos emblemáticos, que seleccionan por rendimiento, estén en la actualidad virtualmente colonizados por la clase media alta (otro dato que nos entrega la investigación en el área, dicho sea de paso). Por otra parte, muchos colegios que hacen selección socioeconómica efectúan además selección ideológica. El mejor ejemplo son varios de los colegios del barrio alto relacionados con congregaciones religiosas. Al efectuar la selección tanto en la esfera ético-religiosa como en la socioeconómica, estos establecimientos terminan por abrir sus puertas a un grupo escandalosamente reducido de familias.

Apelar a la libertad de enseñanza no es, en este caso, razón suficiente, dada la magnitud de los males, actuales y posibles, asociados a las prácticas selectivas. No, seleccionar estudiantes no debería ser un derecho, no al menos si queremos vivir en una sociedad más justa e inclusiva que la que tenemos.

¿Y qué hay de malo en ello? Bueno, en primer lugar, hay varias razones por las cuales la homogeneidad que resulta al seleccionar estudiantes es indeseable. Una, que está prácticamente demostrado que un aula heterogénea favorece los aprendizajes de todos los estudiantes (en parte por ello, creo, es que los expertos en educación de la OCDE han señalado que la diversidad en las escuelas debe no sólo ser aceptada –o “tolerada”, como se dice a veces– sino abiertamente promovida). Otra, que la inequidad en el acceso a la calidad se perpetúa (tal como lo explica muy bien F. Atria en La mala educación). Otra –relacionada–, que la estructura social reproduce sus injusticias, dado el círculo vicioso que se genera entre nivel socioeconómico, tipo de educación recibida y capital cognitivo: en efecto, los estudiantes seleccionados por capacidad de pago reciben mejor educación, lo que les permite adquirir mayor capital cognitivo y, en consecuencia, acceder a mejores trabajos, lo que a su vez reproduce las condiciones socioeconómicas en la generación siguiente. En otras palabras, no se produce movilidad social.

La selección por rendimiento, en especial, es particularmente dañina, porque favorece que la excelencia académica se busque desde el extremo equivocado: en vez de focalizarse los esfuerzos en la formación docente y la generación de condiciones laborales adecuadas para los profesores, la atención se pone en el colador de alumnos. En este sentido, los liceos de excelencia son tramposos. Sus resultados se deben, en buena medida, a que se han asegurado de recibir sólo a estudiantes buenos o sobresalientes. Con ello se avanza poco en la excelencia académica del país, por supuesto. Para que esto último ocurra, lo que necesitamos es mejorar la enseñanza: ofrecer una enseñanza de calidad, de modo que no sólo los buenos alumnos, sino todos ellos, aprendan (una enseñanza que no sea efectiva sólo en las condiciones ideales). Si tenemos buenos profesores, tendremos, por cierto, buenos alumnos: pero no debido a la selección, sino debido a la enseñanza.

La selección ideológica, por su parte, puede no ser tan cuestionable en principio, pero no está para nada claro que la libertad de enseñanza tenga que admitir la posibilidad de enseñar cualquier ideología. Es legítimo, supongo, que un centro educativo reciba única o principalmente a estudiantes provenientes de familias con una cierta orientación política o religiosa; pero si esa orientación involucra, por ejemplo, cercenarles derechos a homosexuales y otras minorías, la “libertad” de seleccionar en virtud de ella deja de ser tan razonable.

Quienes están interesados en proteger la selección de estudiantes tienen que dar muy buenas razones para justificar tal proceder; razones que, hasta donde sé, nadie ha dado. Apelar a la libertad de enseñanza no es, en este caso, razón suficiente, dada la magnitud de los males, actuales y posibles, asociados a las prácticas selectivas. No, seleccionar estudiantes no debería ser un derecho, no al menos si queremos vivir en una sociedad más justa e inclusiva que la que tenemos.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes