Martes, 27 de septiembre de 2016Actualizado a las 19:16

Autor Imagen

El lenguaje en una época de Reformas contra neoliberales

por 5 mayo 2014

La política chilena está dominada por el lenguaje de connotación. De este modo, las cosas, los hechos y las acciones se descubren desde lo simbólico. Se ha instalado una gráfica de signos y señales que tienden a ocultar la tensión, la crispación y el aumento de la polarización que implica toda época de transformaciones sociales, culturales, económicas y políticas: vivimos una época de cambios estructurales. Formamos parte, por tanto, de la era de las reformas: Reforma tributaria, reforma educacional, reforma laboral, reforma a las pensiones, reforma a la salud, reformas culturales y reformas políticas.

Durante el gobierno de Piñera se consolidaron las condiciones políticas, culturales y sociales para la instalación de una coyuntura política en la que el eje central del debate y de las acciones políticas es la transformación estructural del neoliberalismo chileno.

Sin embargo, no sólo se trata de una fase de transformaciones profundas y de la des-activación de parte significativa del neoliberalismo –como tipo de sociedad-  instaurado desde mediados de los setenta bajo la conducción de Pinochet, los Chicago Boys y los gremialistas, sino también una época en la que se re-define la relación de poder existente entre todos los actores del campo de la política: ciudadanos, partidos, empresarios, trabajadores, movimiento social y medios de comunicación.

El liderazgo político de esta coyuntura lo asumió –a solicitud de los partidos y por mandato popular- el “bacheletismo”. Nada de lo que sucede hoy es una sorpresa. Todo fue dicho y planteado, a lo menos, desde cuando Bachelet aceptó su candidatura presidencial a fines de marzo del año pasado –hace más de un año-. En su discurso de aceptación en la comuna de El Bosque, afirma que “debemos re-pensar las bases de nuestro modelo de desarrollo… durante mucho tiempo nos dedicamos a hacer ajustes y cambios la modelo… tenemos que llevar a cabo reformas más profundas si queremos derrotar la desigualdad”.

Seamos justos. Esta demanda por “reformas estructurales” se instala fuertemente en agosto del 2011 y durante el 2012 se consolida. Luego, durante el 2013 el bacheletismo asume el liderazgo político de las reformas y durante el 2014 se abre una fase en la que se empieza a implementar –política, técnica y operativamente- el programa de la igualdad.

De hecho, al ganar la segunda vuelta presidencial, Bachelet en su discurso afirma que “ha llegado el momento de iniciar transformaciones de fondo… por fin, es el momento. Tenemos la fuerza ciudadana… las mayorías parlamentarias… tenemos las condiciones políticas, sociales y económicas. Tenemos la voluntad y tenemos la unidad… para llevar adelante las profundas transformaciones que Chile requiere”.

A su vez, la derecha también entiende este rasgo del escenario político; a lo menos, desde la derrota municipal y del conclave del sector en noviembre del 2012. Desde entonces, la derecha -sobre todo la UDI- tiene la certeza y la preocupación de que el modelo y la obra del régimen militar está en serio riesgo. Justamente, en un momento en que no tienen fuerza para defenderlo.

En consecuencia, lo que tensiona a los actores del campo de la política hoy, es que ya no se trata de una coyuntura en la que se hacen anuncios y ofertas políticas. Al contrario, estamos en un período en que estas “reformas” se comienzan a implementar.

Y, en este contexto, se ha instalado un leguaje de connotación que habla “del primer eslabón al socialismo, de aplanadora, de retroexcavadora, de bulldozer, de lucha de clases, de nazi, de piedras en el zapato, de tabla rasa, de guerra fría, de socialismo sesentero, etc.”

Primer escalón al socialismo es la preocupación de Lucia Santa Cruz para hacer referencia al programa de reformas estructurales del bacheletismo y la Nueva Mayoría.

Aplanadora para decir que luego del triunfo parlamentario, las “fuerzas reformistas” tienen mayoría legislativa para aprobar –sin transacción política- una parte muy significativa del “programa de la igualdad”.

Retroexcavadora para decir que hay que “destruir los cimientos del neoliberalismo”. Sin duda, metáfora perfecta para describir lo que está en juego. El propio Quintana, aclara que se estaba refiriendo a la reforma educacional. Melero, a su vez, responde que “la última pasada de retroexcavadora significo el quiebre del Estado de derecho en 1973”.

Tabla rasa para hacer referencia a que se quiere o pretende hacer de nuevo el país. Allamand, ha afirmado que cada vez que se ha querido hacer “tabla rasa siempre se ha terminado mal”.

Bulldozer para decir que el gobierno está despidiendo funcionarios del Estado seleccionados por el sistema de Alta Dirección Pública.

Peñailillo, a propósito de los panfletos que lanza la UDI para comunicarle a la gente que la reforma tributaria es mala para Chile –sobre todo, para la clase media- afirma que con estos hechos “pareciera que estamos en la guerra fría”. Melero, responde que la única “guerra fría “es la retroexcavadora y la aplanadora que están pasando en el Congreso”. Desde RN, se afirma que la única “guerra fría” es la negativa que tiene el gobierno para “dialogar”.

Ha vuelto a surgir el concepto político y teórico de “lucha de clases”. Lo pone en el debate el diputado socialista Schilling cuando afirma en tono irónico que la reforma tributara ha revivido la lucha de clases: “vemos a los ricos arrinconados en sus castillos, tratando de resistir a las hordas que quieren tomar por asalto al futuro y que piden justicia. Un espectáculo que vemos cotidianamente en la Comisión de Hacienda y que lo vernos en la sala”.

Las piedras en el zapato para hacer referencia a las molestias, dificultades y problemas que pueden surgir en el caminar del programa de la inclusión. Walker ha afirmado que la DC no es “francotirador ni piedra en el zapato”. A la DC, le interesa es poner énfasis en su personalidad y en los “matices” que se le puede imprimir a un programa que no es una “biblia ni una camisa de fuerza”. Hablemos claro responde Andrade: “lo que pasa es que a los poderosos les duele cuando le tocan el bolsillo”.

Melero hace referencia al “socialismo sesentero” para referirse a que el gobierno a vuelve a ese modelo “fracasado en todo el mundo”.

Quintana, acusa  a la UDI de nazis a propósito del vídeo que defiende la reforma tributaria. Afirma, que los gremialistas distorsionan la realidad y “mienten deliberadamente, como ocurría en el régimen nazi”. A Tellier, estas palabras le parecen exageradas.

El lenguaje del vídeo que lanza el gobierno para justificar y explicar la reforma tributaria también tiene un fuerte lenguaje simbólico: “poderosos de siempre… los ricos de Chile”. Ante esto, Walker llama a “cuidar el lenguaje”. Tellier, le pide lo mismo al DC. Respondiendo al empresariado que tilda de “odioso e injurioso” el vídeo, Andrade los trata de “apretados y codiciosos”.

Y, entre tanta connotación, Bachelet hace un llamado a no “caricaturizar” el debate y las reformas que sustentan el “programa de la inclusión” y definen los principales ejes de la coyuntura y de su gobierno.

Como cada día tiene su afán; cada época y coyuntura tiene una “orden del día” y un lenguaje. En la “era de las reformas”, el lenguaje del debate político es de connotación y ha estado cruzado por decir lo que está en juego por medio de símbolos. Todos saben que se está des-activando el neoliberalismo chileno en aspectos sustanciales. Y, sobre sus ruinas, se comienza a levantar la alternativa progresista que en esta primera etapa encarna el bacheletismo.

No olvidemos que el lenguaje construye realidades; y que transitar de la polarización ideológica a la violencia política es un camino corto e incierto. La reforma tributara ha sacado “chispas”. ¿Qué pasara con el lenguaje cuando entremos a tierra derecha con la reforma educacional y la constitucional?  Menos mal, que se habla muy bajito de la nacionalización de los recursos naturales.

Ver el posteo original

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes