Sábado, 3 de diciembre de 2016Actualizado a las 10:43

Análisis

Autor Imagen

Las tensiones que recorren a la DC y su política florentina

por 2 marzo 2016

Las tensiones que recorren a la DC y su política florentina
Tal panorama avizora, si uno se atiene a la guerrilla verbal en que están enfrentadas sus familias, una Junta Nacional bastante dura. Evento que, se dice, es el que estaría esperando La Moneda para realizar el ajuste ministerial.

Ni el genio de Ionesco hubiese sido capaz de retratar tan nítidamente el espectáculo que nos ofrecen los actores políticos. Mientras humoristas y plebeyos arman su propio festival, al punto que Andrade se puso grave y señaló que la cosa de los chistes “es un problema serio”, y no falta el diputado que ya se imagina golpeado en el mentón en plena calle, la DC nos brinda su propio festival.

El Gute no se aburre de manifestar que no está cómodo en la Nueva Mayoría y su esposa acaba de lanzarle un torpedo a uno de los proyectos emblemáticos de Bachelet: el aborto en tres causales. Ignacio Walker vive permanentemente amenazando al Gobierno y criticando sus iniciativas. Zaldívar, viejo zorro, no solo cocinó la reforma tributaria sino que también ahora proclama a Lagos haciendo caso omiso de que su partido tiene un candidato. Silber, un ex bacheletista duro, hace pedazos junto al diputado Castro a la familia presidencial en la comisión Caval. Ni hablar de Burgos, que hace tiempo decidió cogobernar porque entiende que se va.

A su vez, Yasna Provoste critica a la reforma educacional desde la vereda progre y se enfrenta a Walker, mientras Belisario Velasco nos anuncia que Martínez encabeza un tea party en la DC cuyo propósito es quebrar la Nueva Mayoría. Por si fuera poco, Laura Albornoz, ex ministra del Sernam y regalona de la administración, se lanza en picada contra Alvear y le pregunta: si "hasta la Iglesia ha removido sus convicciones… ¿Por qué usted no, Soledad?". Huenchumilla, como sabemos, se confrontó directamente con Burgos, en tanto que Ximena Rincón, cada vez que puede, se desmarca de su directiva.

Y para cerrar bien esta pieza magistral de teatro del absurdo, Mariana Aylwin le da directamente a la yugular de Pizarro. Si no los conociéramos, nadie creería que son camaradas, pues sus disputas dejan la impresión de que son más bien adversarios acérrimos, lo que preocupa a algunos de los actores de la coalición, ya que no son pocos los que piensan que su conflicto es tres veces más grave que el que eventualmente podría existir en el PS, en el PPD o en el PC.

Es cierto que la trifulca DC no es tema de agenda pública, pese al esfuerzo del decano por ponerlos en el centro del debate. Llama la atención, sin embargo, el nivel que adquirió su acuchillamiento interno: en una época plebeya, la DC ha profundizado su política florentina.

Porque no es trivial lo que está sucediendo con ellos, en particular si ocurre en vísperas de la próxima junta anunciada para marzo y pospuesta ahora para inicios de abril. Son muchos los que leen que en su interior se está dando “un brutal ejercicio de poder”, con actores muy relevantes confrontándose permanentemente. Tal panorama avizora, si uno se atiene a la guerrilla verbal en que están enfrentadas sus familias, una Junta Nacional bastante dura. Evento que, se dice, es el que estaría esperando La Moneda para realizar el ajuste ministerial.

Tal clima, llevó a un viejo militante decepcionado del actuar de su directiva a sincerarse: “Por primera vez estoy viendo esfuerzos serios en que esta próxima junta sea de definiciones de fondo”. ¿Será así cómo se resolverá la disputa o, como siempre y muy típico de la DC, será a lo Titanes del ring? Por ahora, la guerrilla verbal no se detiene.

Clivaje

Es posible, también, que la DC esté siendo víctima de la misma patología que afecta al resto de la Nueva Mayoría: la pugna entre conservadores y reformistas que cruza a cada colectividad: el carismático dúo Tellier-Carmona contra Camila; Escalona contra Allende y Quintana versus Harboe. Si en la vieja Concertación la pugna era entre autocomplacientes y autoflagelantes, en este gobierno mudó a antirreformistas y reformistas. Pero, ahora, adquiere un carácter transversal de disputa entre conservadores y liberales, como si ellos hubiesen decidido regresar al clivaje que definió nuestro sistema político durante el siglo XIX, aunque aún no se percatan que la dicotomía que marcará la próxima contienda electoral será la pugna corrupción versus ética pública.

La DC ha sido permeada por el primer clivaje aunque sus actores miran para el lado cuando se trata del segundo. Por ahora, es importante saber qué grupo zanjará en su favor la disputa por la hegemonía, pues serán quienes comandarán el nuevo ciclo político: programa, candidato presidencial y reparto del poder. Eso agudiza la tensión y seguramente continuará profundizándose de aquí a la Junta. No es menor, entonces, intentar visualizar cuáles son los principales grupos en pugna y las motivaciones que los mueven.

Pese a las amenazas, las advertencias, la correspondencia epistolar pública, las puñaladas por la espalda o a la yugular, la DC mantendrá su statu quo y, aún después de la junta, continuará dando señales de su incomodidad en la NM, aunque no harán nada por salirse. Según ellos no es momento de definiciones, ni menos de abandonar la política vaticana.

Príncipes y fácticos

No solo lo constituyen Ignacio Walker y sus parientes que anhelan concretizar su aspiración más íntima: que el hermano mayor sea el presidenciable del partido de la flecha roja. Se incluyen, además, todos aquellos que se sienten herederos directos de la sangre de los fundadores, como Mariana Aylwin y otros de apellidos vinosos. Sus herederos biológicos en el más estricto sentido de la palabra y que han logrado, tanto Mariana como Ignacio, a diferencia de la directiva que encabeza Pizarro, darle un perfil nítido al PDC. Aunque este no es un mundo homogéneo y se perciben allí pactos por conveniencia, como el que representan el dúo Martínez-Alvear, cuya base de legitimidad es diferente al de la realeza DC: ellos son parte del ethos fundacional de la Concertación y encarnan el liberalismo económico falangista con una moral bastante conservadora que siempre le hace guiños a la oligarquía y que no tiene candidato presidencial, de allí la proximidad por conveniencia con los Walker. Este submundo DC se mueve y opera en un escenario zigzagueante: Walker es la apuesta, aunque todos saben que es una carta perdedora. A lo más un candidato del 30% en una primaria de la NM.

Esa debilidad es la explicación de fondo a la permanente tensión de este grupo que se traspasa a la coalición de gobierno. Como no tienen chance en una primaria intentan generar un contexto electoral y político que no sea sorpresivo o que no los deje mal parados. Por ello su apuesta por un candidato propio en primera vuelta que les permita ponerle un precio mayor al apoyo falangista en segunda, y así cobrar un número no despreciable de cargos y prebendas en el aparato estatal a todo nivel.

Aunque tal jugada tiene un riesgo que ya sopesaron con Claudio Orrego: salir penúltimos en primera vuelta y el peligro que implica, tal cual como ocurrió con el ex alcalde, que a Walker se le declare la tiña en plena carrera y ninguno de sus aspirantes a un escaño quiera tomarse la foto con Nacho. Claro que, con el fin del binominal, puede resultar que dicho costo sea acotado, pues la DC –en realidad cualquier partido del duopolio– con apenas un 10% puede conservar la misma cantidad de diputados e incluso subirlos, dada la configuración de los actuales 28 distritos, ya que si bien podrían perder más de alguno donde tenían, seguro ganarán uno donde no había.

De ese modo podría darse la paradoja que la DC pueda obtener un diputado en cada distrito. De allí su apuesta por insistir en su camino propio: les podría ir bien en esa aventura y cobrar caro el peaje al candidato(a) de la segunda vuelta. Eso atenuaría el costo de cualquier eventual fractura que por lo demás, hoy, es un escenario bastante improbable.

Las escasas ramas del viejo árbol chascón

Es el grupo con el que sueñan todos los progres de la coalición para dirigir la Falange: dicen las frases adecuadas –las últimas fueron las de Belisario– que todo izquierdoso desearía escuchar y que logra que la DC permee a una parte del mundo progresista. Pero tienen un problema profundo. Están en bancarrota, casi en la quiebra: no han renovado sus liderazgos y son minoría en el Parlamento. Su característica más habitual en el último tiempo es que, a falta de líderes propios y, como se dice en la jerga política, les han prestado ropa a otros –ayer se ilusionaron con Ximena Rincón y ahora probablemente lo hagan con Carolina Goic– y siempre salen perdiendo, pues, en los dos casos citados, ambas se mueven en un espacio político propio.

Distinto sería si se tratara de Yerko Ljubetic, hoy desaparecido, o Nolberto Díaz, muy marginal en el espacio de poder DC. Son importantes en la base democratacristiana pero absolutamente irrelevantes en el mundo que decide: el Parlamento y la política vaticana en que hoy está sumergida la DC. Por aquí también suele desplazarse la diputada Yasna Provoste, enojada hoy con medio mundo: con el Gobierno y con los Guatones por su perfil desafiante.

El laguismo pragmático

Es un submundo de personalidades muy propio de su política cortesana. Su icono es el marqués Zaldívar, conocido chef de la capital. Es un mundo bastante conservador aunque muy pragmático que entiende que, otra vez, “no hay espacio para un DC”, pero que en vez de sumergirse en la plebe para reconquistar votos, donde podrían llenarse de pulgas y de boletas de luz y agua impagas, prefieren hacer política de salón, que es la que más conocen y la que mejor dominan. Y su cocinero principal no transitar de nuevo por el trauma que ya pasó con Orrego, cuando con ojos lacrimosos y cansados lo acompañó la noche triste del 30 de junio de 2013, cuando este reconoció su amarga derrota.

Es, también, Genaro Arriagada, quien después de haberlo ninguneado –“hasta cuando aguantamos a este huevón” (Ascanio Cavallo, 1996)–, cuando el entonces ministro de OO.PP. no quería firmar el decreto de Punta Peuco, manifiesta ahora que “Lagos irradia una solidez republicana”. De allí su apuesta por el hombre del dedo, quien, según Zaldívar, hizo “un gobierno de Concertación”.

Este sector, que incluye al ex bacheletista Pizarro, confía en que Lagos les permitirá continuar sobrerrepresentados sin necesidad de sumergirse en el “bajo pueblo”. Celebran que el ex Presidente capte un voto de centroizquierda pero que luego, como hombre serio que es, administre como si fuera de centroderecha. Su lógica es fijar de inmediato la tarifa a ese apoyo y sacar la mejor ventaja posible. Tal como lo dijo Ominami, conocen de memoria al candidato, al punto que en la segunda vuelta de enero de 2000, estuvieron cerca de lograr que Lagos pidiera perdón por ser agnóstico. Para ellos es esencial una pronta definición y un buen cheque a cobrar. Están cómodos, viejos y cansados para sumergirse en un mundo nuevo que además los asusta.

La esquizofrenia del sistema político

Más de alguien se ha preguntado si la DC está ad portas de un nuevo conflicto interno agudo como el de 1969 (cuando por puro poder se les escindió el Mapu) o en 1971 (cuando por la derechización de la directiva DC se separó la IC), pues hay señales similares: ¿quién garantiza la mantención del poder en el Estado?, cuestión que hizo nacer al Mapu o, como en 1971, ¿se derechizará la directiva al punto de hacer inviable la permanencia de su mundo progre que quiere colaborar con el gobierno? Y si bien la posibilidad de un quiebre no está en el imaginario de nadie, dada, además, la ambigüedad permanente del PDC en un ambiente político bastante confuso, “para la risa” según algunos, todo podría suceder.

Los que conocen la estructura sociológica de la DC apuestan a que jamás se irán del Gobierno y que lo más probable que suceda es que la colectividad, luego de la junta, mantenga ese doble estándar que permite continuar cobijando a este heterogéneo y disperso mundo que hemos descrito.

Entonces, lo que en realidad sucede con ellos es más bien común a todos: la esquizofrenia que se ha ido apoderando del sistema político y que, ante el vacío de poder que se observa, cada cual a su manera, intenta llenar aunque sea con manotazos de ahogado para luego retroceder, pues los procesos judiciales tienen tiempos distintos a los de la política. Y dado que están todos metidos en lo mismo, tal vez no sea conveniente arriesgar tanto, pues, en una de esas, les sale boleta y hay que ir a desfilar a Fiscalía. En la DC está muy presente el drama de Penta que escaló porque sus protagonistas internos no supieron detener a tiempo la disputa y entre los falangistas hay conciencia de que en la tienda no hay nadie sin un desliz.

Entonces, pese a las amenazas, las advertencias, la correspondencia epistolar pública, las puñaladas por la espalda o a la yugular, la DC mantendrá su statu quo y, aún después de la junta, continuará dando señales de su incomodidad en la NM, aunque no harán nada por salirse. Según ellos no es momento de definiciones, ni menos de abandonar la política vaticana.

Lejos están los tiempos en que el joven estudiante de Virginia, George Grayson, cuando el PDC fascinaba a los Kennedy (y también a la CIA), caracterizaba así a su dirigencia: “Los demócrata cristianos nunca han mostrado tendencias siúticas. Más aún, se han mostrado claramente aliados con los elementos más bajos de la sociedad chilena… han atraído el entusiasmo de la juventud de Chile como ningún otro partido lo hizo antes. El éxito en el reclutamiento de nuevos miembros ha convertido al PDC en un partido predominantemente compuesto por juventud. Los militantes menores de treinta años componen aproximadamente el sesenta por ciento del total de miembros. El promedio de edad para los diputados demócrata cristianos en 1965 era de 39,8 en comparación con 47,6 para los radicales, 47,5 para los comunistas y 44,6 para los socialistas. Más aún, la juventud del partido ha dominado la altamente politizada Federación de Estudiantes Chilenos (FECH), durante los últimos once años”.

¿Hace cuánto tiempo que la DC no gana una Federación de Estudiantes? Por ahora, la dirigencia ha decidido continuar haciendo política mirándose el ombligo. La política florentina.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes