Lo que busca La Moneda con la “intervención” del PPD y el PS - El Mostrador

Sábado, 25 de noviembre de 2017 Actualizado a las 02:40

El diseño que al Mandatario le

Lo que busca La Moneda con la "intervención" del PPD y el PS

por 23 enero, 2003

Dentro del PS y del PPD se están implementando con diligencia los acuerdos necesarios para que, tal como desearía el Presidente, Insulza y Fernando Flores dirijan estos partidos. Pero aunque se reconoce las ventajas que encierra esta posibilidad para Lagos, también se advierte los peligros de intervenir los partidos.

La iniciativa presidencial de instalar al ministro José Miguel Insulza en el Partido Socialista y al senador Fernando Flores en el PPD ha generado en ambas colectividades intensas dinámicas internas de consultas, negociaciones y reprogramaciones de calendario para que el aterrizaje de los "candidatos" sea ordenado y sin sobresaltos. Pero, al mismo tiempo, ha generado un debate subterráneo acerca de la conveniencia y las ventajas de que el Presidente Ricardo Lagos esté, en la práctica, interviniendo los partidos.



Ni en el PPD era la idea de instalar a Flores en un futuro próximo, ni el PS pensaba quedar bajo el timón de José Miguel Insulza, sino bajo el de Gonzalo Martner. Ambas colectividades estaban inmersas en su propio proceso. Pero las dos se han allanado a la idea en virtud de la necesidad expresada por el Presidente de contar con partidos sólidos en estos momentos de crisis, ordenados en circunstancias difíciles, y con directivas con las que pueda entenderse. Podría decirse que Flores e Insulza, si eventualmente llegan a presidir el PPD y el PS, lo harán casi por razones de Estado.



Las desventajas según los partidos



Nadie en los partidos quiere cometer la deslealtad pública de aparecer cuestionando un proceso iniciado por especial y discreta solicitud del Presidente. Pero eso no quiere decir que no haya cuestionamientos.



Son varias las observaciones críticas que se hacen en torno a este proceso en curso. Las más fuerte de ellas es que intervenir los partidos para instalar en la directiva personajes de alto tonelaje político, de prestigio y capacidad probadas no hará que sean distintos ni mejores de lo que son.



De acuerdo a la opinión de un miembro de la comisión política del PPD, el problema es que el Presidente no ha experimentado mucho la vida partidaria real y su visión de los partidos y de la Concertación es bastante idealista: "Parece que el Presidente siguiera viendo la alianza de los tiempos de la elección de Aylwin, cuando se discutía en grande los temas del futuro del país, cuando los dirigentes en las mesas redondas eran estadistas pensando Chile...".



Toda esa gente entró al gobierno o al Senado y en su mayoría ya jubiló. "Y el Presidente no asume que tiene que gobernar el país con los partidos tal como son, con los dirigentes que hay. Son partidos que además de los temas nacionales están preocupados de su plantilla municipal, del militante que entró a trabajar en la oficina del seremi y de la pelea entre líderes regionales por el cupo en una gobernación. Y ésta es la Concertación que le tocó vivir", acota el dirigente PPD.



La forma en que se está haciendo política no podrían cambiarla en sus partidos ni Insulza ni Flores. Se estima que Lagos efectivamente podría lograr una vía rápida para comunicar sus decisiones políticas, pero no está claro que el ministro y el senador consigan automáticamente que esto permee a los partidos. Tampoco se da por descontada la disciplina interna en torno a dos personas que no han construido su liderazgo a partir del manejo y profundo conocimiento de las bases.



Desde el PS, un influyente senador observa una desventaja más: hasta ahora, siempre que un Presidente ha entrado en las dinámicas internas de los partidos evidenciando simpatías o apoyando un candidato, éste pierde. A las estructuras partidarias no les es fácil tragarse un dirigente sólo porque es el que La Moneda desearía, menos si el candidato es semi-impuesto. Ha pasado con Carlos Ominami, con Jorge Pizarro en la DC o con Gutenberg Martínez.



Las ventajas para La Moneda



La visión menos crítica de otro dirigente PPD es que si bien es cierto que es una incógnita ver cómo se implanta esta intervención en unas colectividades que funcionan de una determinada manera, también es cierto que en el gobierno ya no habrá espacio para hacer la vista gorda o amparar las prácticas clientelistas de los partidos.



"Es un desafío", dice, "Lagos no puede funcionar sin los partidos reales, pero por otra parte los partidos están políticamente quebrados". Así lo revela, por ejemplo, la última encuesta CEP, que muestra que la ciudadanía considera que la corrupción está radicada en los partidos y no en los ministerios.



En esta crisis, Lagos y el Gobierno no están siendo sostenidos por los partidos si no que el Presidente se sostiene por su propia estatura y "presta ropa" a unos partidos que, incluso a través de las expulsiones express de algunos militantes, han querido dar un paso al lado de los escándalos.



Sin embargo, según la tesis de un analista del PPD, lo que en el fondo encierra esta maniobra del Presidente de pactar con los partidos la eventual llegada de Insulza y Flores es preparar a más largo plazo la convergencia y fusión de estas dos colectividades.



Por ahora, Insulza y Flores tendrían el manejo político, el alto perfil y la anchura de miras para conducir a los partidos por un terreno pantanoso y llevarlos por el rumbo correcto hasta el 2005. Para entonces, el líder y conductor de un PS-PPD fusionados y en buen puerto, dice este analista, sería el propio Lagos.



__________________

Artículos relacionados:



Girardi lanza reestructuración del partido para sortear crisis del PPD (22 de enero de 2003)



Zaldívar emprende reestructuración territorial de la DC (21 de enero de 2003)

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes

Plan Individual

Anual:
$90.000
Semestral:
$40.000
Trimestral:
$20.000
Mensual:
$10.000

Plan Empresa

Anual:
$700.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 1.200.000)

Semestral:
$400.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 600.000)

Trimestral:
$200.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 300.000)

Mensual:
$80.000

Hasta 10 usuarios
(valor normal 100.000)