viernes, 19 de octubre de 2018 Actualizado a las 01:21

Una película canadiense del re

Cultura - El Mostrador

Cinco Sentidos: La reflexiva búsqueda de las esperanzas

por 1 junio, 2003

En un válido pero, en su forma, cuestionable deseo cinematográfico por retratar los sentidos en relación con la intimidad humana, este trabajo se convierte en un intento pretencioso y agobiantemente pasivo al abusar de su avezada formalidad, un excedido tono de sobriedad y elegancia, ritmos parejos y pausados y una supuesta seriedad narrativa.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Si bien la película de Jeremy Podeswa presenta un acrecentado e invariable tono de seriedad y una necesidad de densa profundidad (un leve toque de humor no habría estado mal), además de algún momento de intrascendencia, el filme posee un planteo relativamente interesante sumado a grandes actuaciones.



Asi también, se advierte una fina delicadeza tanto en el recorrido del guión como en los aspectos interpretativos, los que se traducen en momentos sagaces de brillantez técnica que hacen olvidar por un momento que estamos frente a un trabajo sumamente lento, sin elevados puntos de tensión y una notoria atmósfera de pasividad al desarrollar la historia.



La película plantea una reflexión sobre cómo los cinco sentidos, única forma de conocer la realidad, suelen ser engañosos. Por eso las ideas, los conceptos y la imagen que la sociedad se hace de las personas y las cosas, muchas veces tienen una alta dosis de error.



Cinco Sentidos se ocupa de las vidas aparentemente no relacionadas de cinco personajes, que corren en paralelo hasta que en algún momento se conectan. Cada uno de ellos ha perdido o está perdiendo uno de sus sentidos, y debe resolver alguna cuenta pendiente con su pasado antes de aventurarse en un futuro desconocido. Cada uno de ellos, también, trata de conectar consigo mismo y con su entorno inmediato, tratando de encontrar un sentido para su existencia.



Compuesta de cinco historias que giran alrededor de los cinco sentidos (tacto, gusto, oído, olfato, visión), cada historia de esta película describe un sorprendente viaje emocional y refiere a un personaje principal en busca del amor en circunstancias inusuales.



La película tiene lugar en un intenso período de tres días durante el cual una niña ha desaparecido de la ciudad, concentrando la atención del público y de los medios. Sobre un trasfondo dramático, las historias de los cinco personajes principales entretejen un tramado múltiple a lo largo del filme; cada uno de estos personajes se encuentra envuelto en una crisis absolutamente personal, pero a lo largo de la película cada uno descubre una pista esencial que conduce hacia su verdadero destino. Mientras se resuelve la historia de la niña, las vidas de estos cinco seres se van arrimando a una punzante y significativa conclusión.



Los personajes principales son Ruth, una masajista terapéutica, viuda, incapaz de superar la muerte de su marido hasta que el destino interviene en la forma de una vieja conocida que reaparece después de muchos años; Rachel, la difícil y solitaria hija adolescente de Ruth cuya fascinación con el voyeurismo la conduce hacia el descubrimiento de la verdad acerca de sus propios deseos; Robert, un limpiador de casas profesional que toma la iniciativa de examinar su pasado romántico interrogando a sus anteriores amantes, hombres y mujeres, para terminar explorando un territorio totalmente nuevo con una pareja de casados; Rona, una decoradora de tortas eternamente soltera que es perseguida hasta su regreso a Canadá por un joven amante al que conoció durante unas vacaciones en Italia -un joven que, sin hablar inglés, está decidido a hacer que ella lo ame; y Richard, un doctor francés de mediana edad que acaba de enterarse que está volviéndose sordo y quien, mientras intenta escuchar todo lo que puede antes de que el proceso se haya vuelto irreversible, encuentra a dos mujeres muy diferentes que lo ayudan a abrirse paso a través de su soledad y aislamiento.



Cinco Sentidos es un largometraje íntimo pero arrollador que yuxtapone las vidas de numerosos personajes de una manera vívida e inusual. Mediante la superposición de las historias de estos cinco personajes y las de otros muchos personajes que tejen su camino. La película explora con destreza la poderosa necesidad de contacto humano que subyace a todo lo que hacemos en nuestras vidas.



El mérito del filme se centra en que, a diferencia de lo previsible, no se va por el camino de la búsqueda, ni las pesquisas policiales, ni muchos menos en las condiciones en las que está la menor extraviada. De hecho, se aleja del eje central para mostrar una serie de historias íntimas, muy distintas, de varias personas cercanas al hecho. Los relatos se hilvanan uno tras otro sin cambios bruscos en el guión o la continuidad de la cinta y todos al final revelan la naturaleza humana.



Con una agobiante sensación de soledad, los cinco personajes deambulan por el filme buscando respuestas inencontrables. Mediante esta anécdota plural, el realizador se sirve de un pretexto para desplegar una reflexión libre sobre la comprensión, la aceptación y la fe, con la entrelineada sugestión de que una aproximación optimista a la vida puede hacer el viaje más rico.



El problema central de la cinta es que por momentos se torna un tanto confusa en su desarrollo argumental, cayendo en una formalidad exacerbada y una seudoelegancia que no hace otra cosa que simbolizar el esfuerzo desesperado y desmesurado por transformar un puñado de ideas sobrevaloradas en una película trascendentemente sobria y de peso.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV