Irak: las dudas tras el ataque a la embajada jordana - El Mostrador

Viernes, 24 de noviembre de 2017 Actualizado a las 15:40

EEUU entre aumentar o disminui

Irak: las dudas tras el ataque a la embajada jordana

por 9 agosto, 2003

Para cualquiera que haya seguido los pormenores de la guerra, resulta difícil entender cómo Jordania, un país que apoyó una salida pacífica del conflicto y lideró la oposición árabe a la invasión, puede ser un objetivo para las redes terroristas islámicas. No son pocos los que ven en el ataque a la embajada, una jugada de los servicios secretos occidentales, especialmente de los EEUU, que utilizan a los grupos terroristas que se supone deberían desactivar.

Tras el atentado que destruyó gran parte de la Embajada de Jordania en Bagdad y dejó más de una decena de muertos y 57 heridos, las dudas sobre sus autores y los motivos de un acto demencial en medio de una ciudad que está, se supone, bajo el control de las fuerzas libertadoras.



El ataque es, sin duda, una fuerte señal. Sin embargo, analizarla bajo la lógica que divide los objetivos en blancos entre blandos (civiles) y objetivos duros (militares), es una perspectiva falsa que conduce a cometer errores en la estrategia contra el terrorismo. "En Irak no funciona tal división. La resistencia a la ocupación es fuerte y la policía local cuenta apenas con 30 mil efectivos de los casi 170 mil que tenía en los tiempos de Sadam", advierte C. Tanner, una experta en seguridad que está en la zona.



A EEUU le apremia definir si su presencia en Irak es una ocupación o no. Disyuntiva que, una vez resuelta, debería permitir calcular el contingente que debe tener la primera potencia militar en Irak para controlar la situación. Si la opción es el control total, EEUU deberá apostar -en los cuatro rincones del país y en los 10 centros urbanos de más de medio millón de habitantes- poderosos contingentes armados hasta los dientes. Lo que contrasta con la política que pretende entregar, paulatinamente, a los iraquíes el control de sus asuntos.



"Tampoco se trata de que se estén infiltrando, para luchar contra el imperialismo yanqui, voluntarios de todo el espectro de militantes islámicos, que es la típica explicación facilista", sostiene una fuente que pide reserva de su nombre y que trabaja en el Ministerio de Información de Jordania.



"La embajada jordana ha sido víctima de un ataque y se pretende culpar a la población iraquí. Pero el verdadero objetivo no es Jordania, ni los autores son anti-estadounidenses. El objetivo es la ocupación de Irak", agrega.



Para cualquiera que haya seguido los avatares de la guerra, resulta difícil de entender que Jordania, un país que apoyó una salida pacífica del conflicto y lideró la oposición árabe a la invasión iraquí, sea un objetivo para las redes terroristas islámicas. No son pocos los que ven en el ataque a la embajada, una jugada de los servicios secretos occidentales, especialmente de los EEUU, que utilizan a los grupos terroristas que se supone deberían desactivar.



El ataque, según los primeros análisis del Departamento de Estado, fue protagonizado por un grupo pan islámico disconforme con la política que ha seguido el gobierno jordano sobre Irak. Por otra parte, estos mismos análisis sugieren que en el atentado se mezclan intenciones pro Sadam y anti Sadam.



Análisis fáciles que permite justifica un cambio de rumbo en una ocupación que caminaba a dejar en manos de los grupos locales el control administrativo del país. A todas luces la diversidad de focos bélicos en Irak, impide la normalización e implica un aplazamiento de la retirada de las tropas.



"El contingente militar presente en Irak, curiosamente es mayor que el que estuvo en el momento peak: la toma de Bagdad, la cual contó con unos 120 mil efectivos. Hoy en Irak hay 170 mil soldados, bastantes más que los que hubo en la guerra", afirma el analista indio N. Krishna Biswas.



"Ahora, recién comienzan a entender que la resistencia a la ocupación aliada es multifacética y multiforme. Dar con Sadam no traerá más estabilidad, ni tampoco el entroncamiento de políticos impuestos por la fuerza", agrega un profesor iraquí auto exiliado en Jordania.



Según este maestro, la situación tenderá, en términos de seguridad y normalización, a complicarse a medida que asuman el control políticos que vivieron fuera de Irak en tiempos de Sadam. Opinión que comparte Samir Shariffullah, funcionario del Plan RIO (Restore Iraq Oil).



"Hay una diferencia fundamental en las escalas salariales, que incluso abarca las agencias humanitarias y de la ONU presentes en la zona, lo que fomentará un estructura que explotará como una bomba de tiempo. El descontento es total. Los iraquíes profesionales y técnicos estaban mejor bajo el programa 'Food for Oil'. Hoy, los únicos que tienen garantizadas la seguridad y un poder adquisitivo aceptable son los que trabajan en las compañías adheridas a Plan RIO", sostiene Shariffullah.



La conexión saudita



Un día Siria es la próxima estación a invadir, al otro, no. Los viajes de Jack Straw y Ana Palacio para confirmar que Siria no albergaba bases terroristas, no han sido determinantes para disipar la ambigüedad de la política de EEUU hacia Damasco. Al igual que ocurre con los otros países del área, los asesores de Bush tiene archivos incompletos e información poco confiable sobre Siria.



"Como son hiper pragmáticos, a falta de información precisa, los asesores optarán por la acción. Porque al final el mapa de ocupación de la zona ya está trazado", ironiza C. Tanner un consultor que ubicamos en Jordania.



A pesar de que los informes que maneja EEUU, apuntan a que Siria estaría sirviendo de pasadizo para el arribo de terroristas a Irak, los analistas consultados apuntan a Arabia Saudita como la próxima estación en el plan aliado de ocupación de la zona. Empero, la participación del Reino Unido en la operación no está claro.



Las dificultades por las que atraviesa el actual inquilino del 10 de Downing Street -y su gobierno laborista-, es el mayor obstáculo para dar el paso decisivo para derrocar la monarquía saudita o dar pasos en otra dirección. Además del problema que significa financiar otra campaña bélica.



Una solución que se venía estudiando era que la ONU empezara a hacerse cargo de Irak, pero con el atentado a la embajada de Jordania, esa posibilidad se esfumó, al menos por ahora. Según informes confidenciales, la presión en la Casa Blanca para que la ONU se haga cargo de Irak ha sido fuerte, pero sin brindar seguridad esta alternativa no es posible.



Si la ONU terminará asumiendo la tarea de administrar y reconstruir Irak, se liberarían fuerzas y dineros para seguir con la cruzada aliada por Siria o Arabia Saudita. Montar una ocupación militar en Arabia Saudita es vista, por los halcones de Washington, como la única manera de extraer de raíz el problema del pan islamismo integrista que se atrinchera en su odio y amenaza constante a EEUU. Del reino saudita, se sospecha, parten los fondos que financian a los grupos radicales de todo del mundo islámico.



La vieja conexión saudita no se discute en el Senado de los EEUU. Según el Carl Schön, analista sueco que siguió de cerca la lucha afgana contra la ex URSS, el hilo conductor de las redes terroristas que funcionan bajo el amparo de la Jihad panislámica, es conocido por los servicios secretos occidentales y no solo por los de los EEUU.



"No saben exactamente cuándo van a golpear, pero saben que lo van a hacer porque conocen el entramado de conexiones. Los servicios secretos saben bien que el terrorismo se nutre de dinero saudita, el cual por paradoja, está ligado a las explotaciones petroleras de las compañías que han liderado asesores de seguridad de EEUU, como John Carlino, el actual vicepresidente de EEUU, Dick Cheney, y hasta el padre de George W. Bush. Esa conexión es conocida por el Senado norteamericano", dice Schön.



"Los demócratas han adoptado, hasta hace poco tiempo, una posición pasiva y colaboracionista en aras de la seguridad nacional, pero con los sucesos de Irak, el fraude en la información de las armas químicas, y la campaña presidencial ad portas, esa actitud está cambiando. Ahora, con la investigación del 11 de septiembre 2001, puede que exista algo de luz en toda esta oscuridad", concluye Carl Schön al otro lado del teléfono.





Vea lo último sobre la guerra Irak-Estados Unidos

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes

Plan Individual

Anual:
$90.000
Semestral:
$40.000
Trimestral:
$20.000
Mensual:
$10.000

Plan Empresa

Anual:
$700.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 1.200.000)

Semestral:
$400.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 600.000)

Trimestral:
$200.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 300.000)

Mensual:
$80.000

Hasta 10 usuarios
(valor normal 100.000)