Agentes del contraespionaje habrían cumplido órdenes de superiores - El Mostrador

Viernes, 24 de noviembre de 2017 Actualizado a las 13:46

Versión ''no oficial'' de los

Agentes del contraespionaje habrían cumplido órdenes de superiores

por 11 noviembre, 2003

Fuentes militares relataron que meses atrás se descubrió en Punta Arenas el movimiento de presuntos espías trasandinos que actuaban como agentes de control de chilenos que vendían información. Se sospechaba que los datos eran canalizados a través del consulado desde donde salían encriptados al exterior. De allí, explican, la razón del seguimiento y la violación de la sede diplomática.

Pese a la reacción política inmediata del Gobierno en el caso del robo-espionaje del consulado argentino en Punta Arenas y la frase de buena crianza que señala que los agentes de la inteligencia militar actuaron sin órdenes superiores, la historia real detrás de este bochornoso tropiezo del contraespionaje chileno apuntaría hacia una operación de inteligencia de largo alcance que fracasó debido a que fue descubierta por azar.



Fuentes militares relataron a El Mostrador.cl que hace algunos meses fueron descubiertos en Punta Arenas ciertos movimientos sospechosos de presuntos espías trasandinos que actuaban como agentes de control de chilenos que les vendían información, detrás de los cuales estaría el cónsul adjunto José Andrés Basbus.



Gran parte de estos datos habrían sido canalizados a través del consulado, donde eran transmitidos al exterior a través de informes encriptados. De allí que el Destacamento Especial de Inteligencia (DEI), vinculado a la Región Militar Austral (RMA), habría decidido comenzar el seguimiento y chequeo de las actividades de los sospechosos.



Fue así como, según estas mismas fuentes, se habría dado con la pista de dos chilenos que se relacionaban de forma sistemática con argentinos, viajaban constantemente a Argentina, y efectuaban sospechosas llamadas telefónicas a ese país.



Si bien es cierto que en el Ejército de Chile existen especialistas en criptografía, como también expertos en desencriptar códigos, la contrainteligencia chilena habría considerado necesario obtener los códigos de cifrado usados en la legación diplomática argentina de Punta Arenas, a cargo de José Andrés Basbus.



También se habría planificado la interceptación de los informes enviados con los datos obtenida en Chile, de modo de chequear la calidad de estos, así como se estudió la forma de violar los sistemas de seguridad de los agentes argentinos en caso de aplicar tecnología de captación de llamadas, conversaciones, entre otras medidas de espionaje electrónico.



El consulado argentino en Punta Arenas, dijeron las fuentes, carecería de contramedidas electrónicas, por lo que resulta muy sencillo "pincharlo".



La operación de robo de la información en el consulado habría sido decidida por los superiores jerárquicos de los dos suboficiales que actuaron en ella, supervisados por un oficial.



Según el plan, se pensaba que el Cónsul no debía regresar a esa hora a la residencia. Se sabía que estaría fuera de Punta Arenas en una reunión social, relataron las fuentes a El Mostrador.cl.



Sin embargo, ésta fracasó y los procedimientos que se usaron terminaron demostrándose desastrosos. Como por ejemplo, que uno de los agentes llevara consigo su identificación y el permiso para portar armas. Se trata de Luis Alberto Robles Ricus, agente de contrainteligencia. El otro suboficial sorprendido por el Cónsul sería un sargento primero. También habría participado en la operación un teniente, dijeron las fuentes. En palabras del espionaje criollo, "los brujeraron", ya que quedó al descubierto la identidad real de uno de los operativos y hasta el número de su carnet.



Con estos antecedentes en la mano, el Gobierno decidió ayer dar de baja al general Waldo Zauritz y al teniente coronel Víctor Hugo Poza, por sus responsabilidades de mando. Los hechos fueron puestos en conocimiento de la Fiscalía Regional a cargo de Pedro Corti, quien ordenó iniciar de inmediato la investigación.



Sin embargo, se indicó que es altamente probable que la justicia civil deba declararse incompetente. Los datos pasarían pronto a la justicia militar, ya que podrían ventilarse materias relacionadas con la seguridad del Estado.



Al parecer la pérdida de los documentos de identidad por parte de los militares de inteligencia es ya una tradición en Punta Arenas. Basta recordar la bomba que le explotó en las manos al entonces teniente Patricio Contreras en la
iglesia de Fátima de esa misma ciudad. Tras la explosión, los parroquianos hallaron su carnet de identidad entre los escombros, lo que aceleró las sospechas de que se trató de un atentado de un agente de seguridad del Ejército contra la disidencia a Pinochet.



__________________

Artículos relacionados:



Dos altos oficiales del Ejército dados de baja por espionaje a consulado



Cheyre dice que Defensa tiene los antecedentes del caso



Agente de contrainteligencia estaría tras robo en consulado

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes

Plan Individual

Anual:
$90.000
Semestral:
$40.000
Trimestral:
$20.000
Mensual:
$10.000

Plan Empresa

Anual:
$700.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 1.200.000)

Semestral:
$400.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 600.000)

Trimestral:
$200.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 300.000)

Mensual:
$80.000

Hasta 10 usuarios
(valor normal 100.000)