Diplomacia chilena protagoniza dramática telenovela venezolana - El Mostrador

Viernes, 15 de diciembre de 2017 Actualizado a las 03:40

La historia oculta del Consula

Diplomacia chilena protagoniza dramática telenovela venezolana

por 16 febrero, 2004

En un oficio enviado a la Cancillería el Cónsul General Jorge Garretón Iturra, calificó como una "infamia" las publicaciones de medios de prensa pro Chavéz, que lo vinculan a la Dina y acusó a una subalterna de ser la "autora intelectual" de las acusaciones. Pero no es la primera vez que Garretón agita las aguas en relaciones exteriores. En 1999 desató un escándalo en Cancillería, al acusar a un superior de "acoso sexual".

Una verdadera telenovela venezolana se está viviendo en el Consulado General de Chile en Caracas. Los protagonistas, el Cónsul y la encargada de administrar financiera y contablemente la representación diplomática.



El jueves pasado El Mostrador.cl, en exclusiva, informó de las acusaciones que la prensa vinculada políticamente al presidente Chávez, hacía en contra del Cónsul General de nuestro país. En el diario VEA, se decía textualmente lo siguiente:



"Se ha conocido en medios diplomáticos y de círculos de chilenos que viven en Caracas, que el actual cónsul de Chile en Venezuela, Jorge Esteban Garretón Iturra, fue miembro de la DINA de Pinochet, el organismo policial y de inteligencia famoso por haber torturado a miles de chilenos y de desaparecer personas. De acuerdo a informaciones sobre el particular, se vincula a Garretón Iturra con la delación de personas y con haber participado en actos de tortura a detenidos".



Paralelamente, nuestro medio logró establecer que Jorge Garretón Iturra, hoy militante DC, fue secretario del Tribunal Naval, que a criterio de los hijos del ex edecán de Salvador Allende, Arturo Araya, denegó justicia" en el caso de su padre. Los inculpados, por el asesinato del edecán pertenecían a una facción escindida de Patria y Libertad, grupo de extrema derecha que instigó el Golpe militar. Todos quedaron libres.



Sin embargo, la historia no quedo allí. El Cónsul hizo llegar sus descargos a la Cancillería, donde señaló que las publicaciones aparecidas en el diario VEA, en el mes de enero, eran una "infamia" y culpo a una funcionaria de ser la "autora intelectual" del hecho.



Lado A: Rosalía Vásquez



Según indagaciones realizadas por El Mostrador.cl, la funcionaria es nada menos que la Administradora General del consulado: Rosalía Vásquez.



Vásquez sería amiga íntima de un empresario de nacionalidad china, que tiene su domicilio oficial en la ciudad de Iquique y a la vez posee inversiones en Caracas, entre las que se encuentran varios restaurantes repartidos en dicha ciudad venezolana.



La mujer de este empresario y debido a la cercana relación que tiene con la funcionaria de la representación, motivó a que la esposa oficial, se presentara ante el consulado chileno, reclamando lo "impresentable" de esta relación.



Este polémico empresario oriental, a la vez fue una de las personas que declaró a favor del presidente de Fedecamaras, Pedro Carmona Estanga.



Carmona Estanga fue el que asumió como Presidente de Venezuela, después del intento de golpe en ese país, el 11 de abril de 2002. Su mandato duró sólo un día. Por lo que posteriormente se le siguió un juicio en Caracas.



El presidente de Fedecamaras, algo parecido a la Sofofa en Chile, encabezó la férrea oposición del sector empresarial al gobierno de Chávez, por considerar que éste "fomentaba el estatismo y obstaculizaba la propiedad privada y la libre empresa".



Rosalía Vásquez, además, es una de las funcionarias que más gana en el consulado. A esto se suma el hecho que lleva la contabilidad y "trabaja poco". Según fuentes cercana al caso, siempre se excusa con que "está enferma" .



Frente a esta conducta irregular, Jorge Garretón Iturra, le habría llamado la atención. Exigiéndole el cumplimiento de los horarios correspondientes. Lo que habría motivado a Rosalía Vásquez a recurrir a sus contactos en la prensa pro chavista, para que finalmente publicaran en VEA el artículo que lo vincula a la Dina.



El mal comportamiento de la administradora, ya había sido advertido por los cónsules anteriores a Garretón, ya que en definitiva se ausentaba del trabajo tres o cuatro días, sin ningún tipo de restricción.



Una espía



No obstante, esta polémica funcionaria, tampoco sería vista con buenos ojos desde el Gobierno de Chávez.



Existe la presunción de que se habría transformado en una informante para los americanos, porque durante un tiempo trabajó estrechamente con la mujer del ex embajador de Estados Unidos en Venezuela, Jhon Maito, quién actualmente está de representante de su país, ante la Organización de Estados Americanos (OEA).



Dicha relación, le habría permitido a Rosalía informar de lo que ocurría en el cuerpo diplomático, ya que usaba su calidad de funcionaria del consulado, para penetrar en los círculos diplomáticos.



Esta actitud, en el año 2000, fue cuestionada por el embajador de Nicaragua, quién envió una carta, quejándose ante la misión chilena de penetración en el cuerpo diplomático por funcionarios ajenos a él. El ex embajador chileno en Venezuela, Marcos Álvarez, la llamó para aclarar la extraña situación y la "reprendió por su intrusismo en áreas que no eran de su competencia".



Álvarez fue el embajador radical que sirvió de fusible cuando, en abril de 2002, hizo ver la posición chilena frente al golpe en Venezuela. Cuyo comunicado decía lo siguiente:



Ante los hechos ocurridos en las últimas horas en Venezuela, el Gobierno de Chile lamenta que la conducción del Gobierno venezolano haya llevado a la alteración de la institucionalidad democrática, con un alto costo de vidas humanas y de heridos, violentando la Carta Democrática Interamericana, a través de esta crisis de gobernabilidad.



A su vez, insta a la normalización de la institucionalidad democrática, a la mantención de los tradicionales principios democráticos de Venezuela y a que se adopten las medidas necesarias para convocar a la brevedad a elecciones libres.



Lado B: el Cónsul



Pero esta mala telenovela venezolana, no termina allí. Hace cinco años, en 1999, y antes que el Cónsul partiera a Caracas, en el ministerio de relaciones exteriores, Garretón protagonizó un episodio que todos quisieran olvidar en esas dependencias.



En aquella oportunidad fue a una Comisaría cercana, e interpuso una denuncia por "acoso sexual", en contra de su superior en ese momento. Un prestigiado profesional de carrera, que a la fecha llevaba 40 años al servicio diplomático de Chile y que pasó a retiro, una vez concluido el gobierno de Eduardo Frei Ruíz Tagle.



En el departamento de asuntos multilaterales, Garretón quedó como jefe de OEA. Se caracterizaba por su comportamiento "muy huraño y no hacia nada". Además de expresaba muy mal respecto de los funcionarios que en esa oportunidad se dejaron bajo su cargo, por lo que estos solicitaron ser trasladados, al no soportar el trato vejatorio de que eran objeto.



Pero el superior jerárquico de Garretón optó por llamarlo a terreno. Esto desató la ira del actual Cónsul en Caracas, por lo que se dirigió a la Comisaría más cercana a estampar una denuncia por "acoso sexual".



El escándalo fue mayúsculo en relaciones exteriores. Lo que finalmente derivó en que fuera trasladado en comisión de servicio a la AGCI (Agencia de Cooperación Internacional).



El mismo año, la Dirección General Administrativa ordenó la ejecución de un sumario, que estuvo a cargo de la división jurídica. El sumario se instruyó entre otras cosas porque cuando fue parte de la representación diplomática en Holanda, protagonizó un desagradable incidente.



Durante un tiempo quiénes trabajaban en la delegación de Chile en los Países Bajos, recibían llamados a altas horas de la noche. El problema es que estos eran anónimos, por lo que se ordenó a la policía de ese país investigar quién era la persona que hacía esos llamados.



La policía holandesa logró determinar, que era nada menos que Jorge Garretón Iturra.



El final de este culebrón es conocido. Este abogado, ex oficial de la Armada de Chile y actual militante democrata cristiano es el actual Cónsul General de Chile en Caracas.



Artículos relacionados:



Graves cuestionamientos contra cónsul de Chile en Venezuela (12 de Febrero de 2004)



Hijos del ex edecán de Allende están sentidos con la Armada (12 de Febrero de 2004)


Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes

Plan Individual

Anual:
$90.000
Semestral:
$40.000
Trimestral:
$20.000
Mensual:
$10.000

Plan Empresa

Anual:
$700.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 1.200.000)

Semestral:
$400.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 600.000)

Trimestral:
$200.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 300.000)

Mensual:
$80.000

Hasta 10 usuarios
(valor normal 100.000)