viernes, 22 de junio de 2018 Actualizado a las 11:17

Abogado Claudio Feller fustigó

Defensa de Pía Guzmán asegura que UDI tergiversó pruebas en el juicio

por 18 marzo, 2004

En tanto, los querellantes insistieron en que el aspecto que los ministros deben analizar, para quitarle el fuero a la diputada, es la alta credibilidad con la que contaba la parlamentaria al momento de la pregunta periodística que dio origen al aforismo utilizado en su contra, el que calla otorga.

La UDI tergiversó y modificó los antecedentes contenidos en la querella presentada en contra de la diputada de Renovación Nacional, María Pía Guzmán. También editó los contenidos de las declaraciones que realizó a distintos medios de comunicación. Es decir, "faltó, al verdad".



Esta fue la imputación que hizo el abogado defensor de la parlamentaria, Claudio Feller, en el estrado, durante su alegato por el desafuero.



Este es uno de los elementos de mayor importancia que aparecieron en la argumentación en estrado, pues Feller detalló, ejemplificó y puntualizó cuáles fueron las verdaderas palabras que pronunció Pía Guzmán, sobre la presunta existencia de políticos en la red pederasta del empresario Claudio Spiniak.



Los alegatos comenzaron pasadas las 10:30 horas y el primero en exponer sus argumentos fue Miguel Alex Schweitzer, en representación de la UDI, haciendo uso de sus 45 minutos. Principalmente, el profesional centró su alegación, primero, en las diferentes conductas que adoptaron Pía Guzmán y el diputado Patricio Walker, frente a la información que les había entregado la directora de la ONG Arasi, Claudia Fuentes, sobre la existencia de parlamentarios en mencionada red. "La conducta de uno y otro ha quedado patente", expresó Schweitzer.



Siguió señalando que los dichos de Guzmán no fueron emitidos por cualquier persona, sino por una que goza de alta credibilidad, con la agravante de las imputaciones que realizó a través de los medios de comunicación. Al respecto, recordó el eslogan de campaña de la parlamentaria: "Vote por Pía Guzmán, sabe lo que dice".



A continuación, Schweitzer explicó su argumento principal, centrado en que la conducta de Guzmán era un "secuencia igual que una partitura musical, compuesta por las notas y los silencios. Es por esta secuencia que debe ser desaforada", insistió el abogado gremialista.

Posteriormente, el profesional relató una serie de hechos públicamente conocidos, donde habría tenido participación Guzmán. Según Schweitzer, la diputada habría dicho que habían sido detectados algunos parlamentarios en los videos de Spiniak, en orgias depravadas".



A continuación dijo que la diputada, en declaración a fojas 105 del proceso, hecha el pasado 22 de diciembre, reconoce que al momento de sus primeras declaraciones no habría tenido mayores antecedentes y que sólo hoy los tiene. También que cuando le preguntan si los parlamentarios en cuestión son Novoa y Bombal, ella sigue "manteniendo silencio", dijo Schweitzer en su alegato.



Schweitzer se autopreguntó, durante los alegatos, cuál había sido el motivo de María Pía Guzmán para hacer esas denuncias a través de los medios, y se autorespondió que fue por un excesivo "afán de protagonismo, llevado al extremo".



El profesional insistió en que había redactado un avenimiento, pero que su contraparte se había negado a aceptar una retractación.



Por último, cerró su alegato de 45 minutos, con una frase afectiva y dando cuenta de una presunta situación que afectaría a la familia del actual presidente de la UDI, Jovino Novoa. El profesional explicó que la esposa de éste había pasado con bote de pintura y una brocha esperando que nadie le rayara la casa, para que sus hijos no fueran a ver una situación de este tipo, que afectaría la honra de su padre. Finalmente, dejó como broche de oro la exhibición de un ejemplar del diario The Clinic, donde aparece un dibujo que dice "Vuelve Jovino", y unos niños que lo acompañan, mientras el timonel gremialista posa con un látigo.



La defensa retruca y ataca



Cuando el abogado Claudio Feller inició sus descargos en estrado, lo primero que dijo fue que su "distinguido contradictor" no había hecho una exposición, en la última parte del alegato, referida a la parte jurídica y procesal que tipifica los hechos descritos en estrado. Y justificó esa carencia en el alegato, señalando que este caso no tiene una connotación "jurídico penal".



"Esto parece un conflicto político; esto es una arista de un tema global, en una coalición, respecto al cual no tengo capacidad para entender", dijo irónicamente Feller, y volvió a decir que la defensa no pudo argumentar en derecho su alegación, porque sencillamente no existe el tipo penal que marque "la litis de su alegato".



A reglón seguido, Feller dedicó gran parte de exposición a diluir los argumentos de los querellantes, pero principalmente se centró en que Schweitzer y al UDI habían "faltado a la verdad" y habían editado los dichos de su defendida para tratar de hacerlos coincidir con el desafuero. "Por eso es un conflicto político y ético, donde no tienen jurisdicción los tribunales de Justicia".



"Los querellantes han usado este proceso para llevar a cabo un extra proceso y si se miran los informes y las declaraciones, en su mayoría están centradas en las actuaciones de terceras personas, como Allamad y Piñera. ¿Por qué no se querellaron también contra ellos?" se preguntó Feller.



Asimismo, fustigó el caso de la llamada testigo secreta, Carmen Gloria Ramis, donde según dijo, se asistió a una suerte de pistas raras y desmentidos de un grave conflicto de la Alianza por Chile. "Por fin estamos frente ante un tribual de derecho", dijo Feller, e informó que habían entregado dos videos con sus respectivas transcripciones notariadas, donde se analiza punto por punto, frase a frase, los dichos de la parlamentaria.



También criticó el informe preparado por el Departamento V de Policía de Investigaciones para el caso, e hizo entender que había sido de carácter sentencioso. Además manifestó que era incomprensible que las expresiones de Pía Guzmán hubieran creado la acción política que realizó la UDI.



Pero sin duda el primer golpe a la cátedra fue dado por Feller cuando demostró que María Pía Guzmán jamás dijo la frase de que habían sido identificados políticos en los videos de Spiniak. Explicó que esa aseveración la había hecho la diputada Isabel Allende, y que para comprobarlo, contaba con una declaración jurada del editor de crónica del diario La Cuarta, donde asegura que hubo un error de adjudicación a las declaraciones y que prtenecía a la ex presidenta de la Cámara de Diputados y no a Guzmán.



"Nuestra defendida jamás dijo lo que dicen que dijo y algunas expresiones contenidas en el numeral cinco de la querella, han sido puestas de forma parcial, sesgadas, y otras han sido editadas y modificadas", sostuvo Feller.



El segundo golpe a la cátedra, que incluso provocó miradas entre los ministros y el público en la sala, fue la cita que hizo de una entrevista dada por el presidente de la UDI, Pablo Longueira, el 19 de septiembre de 1995, a la periodista Raquel Correa, en el cuerpo de reportajes de El Mercurio, referida al llamado caso Drogas en el Congreso, donde el diputado gremialista asevera que ha llegado a la convicción de que hay parlamentarios que consumen drogas.



"Correa retruca y pregunta a Longueira: ''¿Lo dice sin pruebas?'', ante lo cual Longueira responde: "Sí, lo digo sin pruebas". Por eso Feller insistió en la critica a los querellantes, de que lo único que hacían era salir a tratar de cazar delitos y no tipificarlos.



Por último, Feller, en la parte referida al derecho, dijo que Pía Guzmán no imputó a nadie, a ningún sujeto pasivo, como para que se cumplieran los preceptos contenidos en la ley, por lo que solicitó que fuera rechazada la petición de desafuero a su defendida.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV