martes, 17 de julio de 2018 Actualizado a las 01:11

Análisis internacional

¿Bush pisoteado en Cannes o el héroe acorralado que hay que apoyar?

por 27 mayo, 2004

La algarabía francesa y del lobby anti-Bush mundial, por el triunfo de Michael Moore en Cannes, está lejos de ser vista como una derrota. Un premio en Cannes no es un acto eleccionario ni forma parte de la campaña. El triunfo de Moore es un espejismo, como también lo es la mayoría de las pequeñas batallas que Bush ha perdido en la guerra mediática.

Con Michael Moore, autor del documental Bowling for Columbine, Bush ha ganado su principal adepto, sobre todo después del triunfo de este último en el Festival de Cannes. "Es tanta la obsesión francesa (aunque el jurado mayoritariamente era foráneo) y de algunos artistas e intelectuales con atacar a Bush, que hasta la poesía del Ché y de Salles pasó a un segundo término", nos dice Pedro Khron, un periodista portugués que asistió al Festival.



Con la elección del film de Moore perdió un gran artista (Salles) y ganó la estrategia de Bush, basada en "recoger de los escombros" que van quedando del martilleo de la intensa campaña anti-Bush, interpretada en el público estadounidense como una campaña contra los EEUU.



"La delicada elaboración intelectual de estas manifestaciones, contra la administración republicana queda en eso: ejercicios intelectuales. En noviembre no será sorpresa que venza el que está arriba del buque", nos dice Robert Reddaway, de Resafe, una compañía de seguridad.



El registro de las últimas décadas señala que cuando más el cine y las artes audiovisuales le han dado la espalda a un candidato presidencial en los EEUU, más respaldo obtiene de la ciudadanía, si no recordemos los triunfos de Reagan y de Bush padre. En ambas oportunidades la masa de artistas del celuloide, para evitar que salieran dos presidentes conservadores, había sido aplastante.



El apoyo de figuras del cine, hoy en día, es como "el beso de la muerte" en los EEUU, por una razón muy simple: los ciudadanos no respetan las opiniones de los famosos, como se supone pensaría la mayoría de la gente. "Ganan mucho dinero y pueden opinar así", dice otra fuente.



El efecto "underdog"



Mientras más se le golpea a Bush, más fuerte se hace y más posibilidades tiene de ganar.



Hay una cualidad central en la ética anglosajona y en la protestante, en particular, que privilegia la adhesión al "underdog" en una contienda. Este es el perdedor por anticipado o que se visualiza por el público como el desamparado, y que gana la mayoría de los adeptos. Es como Rocky, el personaje de Sylvester Stallone. Bush con Irak y con Bin Laden está en esa posición. Se le llueve la casa por todos lados, y claramente para algunos se le vería como seguro perdedor en las elecciones futuras. El film premiado en Cannes, de Moore, contribuye a crear ese escenario, porque al ser atacado por todos los flancos es la posición que más acomoda a un equipo de guerreros. Estar en la trinchera favorece frente a la mirada del público, es el héroe acorralado que hay que apoyar. ¿Y las torturas?... Forman parte del ejercicio de la guerra, una guerra que aun goza del apoyo bipartizano. Hay que tener presente que no ha habido hasta el momento una movilización parlamentaria en los EEUU para condenar a Bush por lo de Irak, como se le condenó a Clinton por el caso Lewinsky.



Espejismo del glamour



La algarabía francesa y del lobby anti-Bush mundial, por el triunfo de Moore en Cannes, está lejos de ser vista como una derrota de Bush. Un premio en Cannes no es un acto eleccionario ni forma parte de la campaña, tampoco es una encuesta. El triunfo de Moore es un espejismo, como también lo es la mayoría de las pequeñas batallas que Bush ha perdido en la guerra mediática, donde se le ve acosado. "Ojalá que sigan ocurriendo más Cannes y que aparezcan más Moores, porque no hace más que favorecer nuestra estrategia que adquiere cuerpo a niveles locales", nos dice un gerente de su campaña electoral del condado de Bergen, en Nueva Jersey. Fuentes contactadas por El Mostrador.cl, en los EEUU, indican que la mayor parte de lo que aparece en la película de Moore es conocido por la población. Respecto a los vínculos de Bush con la familia de Bin Laden, aparecen en forma más detallada en el documental sobre el tema del Canal Infinito.



"El premio de Cannes, proviniendo de franceses, es un engaño a ellos mismos, por transformar un evento artístico en un acto político, que, suponen, incide a miles de millas de Francia. Demuestra la arrogancia de los franceses a la que nos estamos acostumbrando", nos dice Rose Verde, una publicista en Nueva York. Al parecer, ganar este festival no tiene ninguna incidencia en el elector, porque éste juzga lo más próximo que le afecta y a pesar del espectáculo de aberraciones que se observan en la televisión desde Irak, el público en los EEUU no lo percibe como los europeos.



Art Lopatin, un historiador de Rochester, dice; "por lo que se ve en televisión, que ocurre a decenas de millas de Newark, New Jersey, EEUU no va a cambiar al Officer in Charge, al que está a cargo del país. Ese es Bush, el resto son ejercicios intelectuales." Otra fuente consultada, Bob Reddaway, de Resafe, nos dice que "obviamente el lobby anti-Bush anticipa que perderá la elección y estaré equivocado, porque pienso que va a ser reelegido. Si pierde, me retiro definitivamente de este negocio de dar opiniones".



Esperando al Sr. Bin Laden



Mientras el espectáculo de torturas en Irak e investigaciones abortadas en EEUU funciona como el velo para cubrir levemente las tareas y problemas centrales, la cabeza de Bin Laden es la última carta fuerte para asegurar una reelección que, por lo demás, nunca fue puesta en duda por los estrategas electorales de la Casa Blanca.



Bajo el contexto de episodios en Irak, que más bien responden a montajes y una fallida planificación, no se espera que la captura de Bin Laden ocurra en un formato muy diferente a la de Sadamm, llena de inconsistecias. La fuerza Delta que está en Pakistán lo ha localizado, y es cuestión de acelerar o graduar la ofensiva militar y de infiltración para su captura final. Varios comentaristas en periódicos de la India y Pakistán lo dan a Bin Laden "territorialmente capturado". "Está como en una isla. Es cuestión de tiempo, días, o semanas o meses, pero antes de la elección", nos dice Faridi Farid, un periodista desde Lucknow, la capital del estado más populoso (más de 150 millones).



El escenario planificado para su captura sería casi similar al de Saddam, infiltración y persecución en todos los frentes. La exhibición al mundo debería entrar en un compacto publicitario potente, que no tenga las incongruencias que hubo con el arresto de Saddam. Con Bin Laden hay una sustancial diferencia: aquí hay apoyo de los ejércitos de Pakistán y Afganistán y no está la resistencia. No obstante, el peor enemigo en el plan de captura de Bin Laden está en el silencio y en la poca resistencia encontrada para su captura. "Como que Bin Laden no existiera, dicen algunos, y otros, como que lo han visto varias veces. Esos extremos le crean desconfianza al perseguidor", relata una fuente contactada.



No pasó nada



Aún así, al igual que con Sadam arrestado, la resistencia aumentó y la popularidad de Bush no se alteró significativamente en ningún sentido. Con Bin Laden encerrado, bajo mil llaves, no habrá cambios sustantivos ni en la naturaleza del terrorismo, ni en el clima de inestabilidad generado por EEUU, con su desmedida ambición de imponer una doctrina de seguridad en el mundo. Tampoco la captura de Bin Laden le significará a Bush un crecimiento decisivo de adhesión. Su reelección está asegurada a pesar de Moore, con premios más y premios menos. Con Bin Laden, enterrado en otro hoyo, servirá apenas para un last urrah, y el clásico: "we got him".



Moore se hizo más famoso, Cannes hizo creer a algunos que los artistas que presentan películas y los franceses, cada vez están más antinorteamericanos. Bush fue reelegido y como el cuento de Antonio Skármeta : "No pasó nada".

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV