El misterioso acompañante de un ex espía y su revólver calibre 38 - El Mostrador

Jueves, 23 de noviembre de 2017 Actualizado a las 21:09

Julio Gosen Cachich, un hipnot

Cultura - El Mostrador

El misterioso acompañante de un ex espía y su revólver calibre 38

por 22 junio, 2004

El lunes de la semana pasada el ex agente del Servicio Secreto Exterior del Ejército, Carlos Narea González, estuvo a punto de perder la vida a manos de su "acompañante", quien lo tenía residiendo en su casa.

El lunes de la semana pasada este medio logró ubicar el ex agente residente en Buenos Aires del Servicio Secreto Exterior del Ejército, Carlos Narea González. La idea era lograr una entrevista donde pudiera relatar sus actividades.



Fue así como el autor de esta nota llegó hasta un departamento de calle Austria, en la comuna de Providencia. En dicho lugar, una persona -que hasta ese momento no se había identificado- nos permitió la entrada para hablar con el ex agente. Una vez dentro de la residencia, se procedió a explicar la intención de este medio, como también a entregarle verbalmente los antecedentes con que contábamos, no sin antes preguntarle a Narea si podíamos conversar "en confianza" ante él, a lo cual respondió afirmativamente.



La persona que le acompañaba, observaba con atención estos hechos, cuando de pronto Narea se levantó del sillón del living donde se realizaba la reunión y se dirigió a su dormitorio. Al mismo tiempo, su acompañante, manifestándose "absolutamente sorprendido", aseguró que había pertenecido al Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) y que había sido engañado por Narea. Tras esta afirmación, también se levantó del lugar en dirección a su dormitorio, en momentos que Narea regresaba al living con una agenda electrónica y un teléfono inalámbrico en su mano derecha.



Sin embargo, el autor de esta nota al sospechar que algo pasaba, siguió al segundo sujeto hacia el final del pasillo del departamento, cuando apareció con un revólver calibre 38 en su mano derecha.

"Yo fui del MIR. Tengo rastros de la tortura en mi cuerpo. Yo lo acogí en mi casa a este h... y ahora sé que fue sapo", gritaba el sujeto en cuestión.



El hecho produjo un forcejeo al interior del departamento, tratando de que abandonase su idea de balear al ex agente, como también para que guardara el arma y se tranquilizara. Tras varios segundos, el sujeto dejó el arma en una caja.



Ya más tranquilo -y mientras Narea hablaba por teléfono en el living como si nada pasara, al otro lado de un departamento de sólo dos dormitorios- el extraño sujeto procedió a identificarse, mientras gritaba que sacaría al ex agente de su casa, debido a la "revelación" hecha por este reportero.



Comienzan las sospechas



Al abandonar el departamento, comenzaron las sospechas sobre el sujeto que dijo había pertenecido al MIR. Su identidad, Julio Jorge Gosen Cachich, podía no ser verdadera, sobre todo, porque a los pocos minutos de sucedida esta situación, ambos figuraban conversando y viendo la televisión, como si nada hubiera sucedido.



Pues bien, Gosen Cachich es sin duda un sujeto, al menos, extraño. Averiguaciones hechas por este diario revelan que jamás perteneció al MIR. De hecho, en la página www.jgosen.cl, se presenta como sicólogo e hipnoterapeuta gestáltico especialista en regresiones, diplomado en La Habana, Cuba. De hecho ha sido entrevistado incluso para programas de televisión, como Revelaciones de TVN, el 2001.



Sin embargo, el Colegio de Sicólogos presentó hace poco más de un año una querella en su contra, por ejercicio ilegal de la profesión.



Gosen Cachich, a sus cercanos, también indicó que había realizado estudios en la ex Unión Soviética, lo que tampoco es cierto, tal como lo pudo confirmar este diario. A sus cercanos, en distintos cursos que ha realizado, les ha dicho que a principios de los 90 trabajó en labores de inteligencia en el Ministerio del Interior. Este hecho fue descartado por altas fuentes de la cartera, como también de la Dirección de Seguridad Pública (Dispi).



Pero quién es ¿Gosen Cachich? Fuimos entonces hasta la dirección que señalaba su oficina en Vitacura 3900, pero la firma Inversur, que señalaba su tarjeta de visita, ya no existe desde hace cerca de dos meses, informaron en la administración del edificio. En el lugar dijeron jamás haber visto a Gosen Cachich, ni tampoco lo reconocieron por la foto que se les mostró. Aseguraron que en Inversur sólo trabajaba un supuesto cubano, llamado Juan Gutiérrez Camacho, de quien no se tienen mayores antecedentes, que se fue sin dejar deudas.



También ha dicho que trabaja en la Clínica Las Condes y en la Clínica Alemana, pero en la lista de sicólogos no aparece... en fin, todo un misterio.



Quizá parte de la respuesta la pueda dar su hermano, Emilio Gosen, que hizo noticia a fines del año pasado, cuando fue detenido por Investigaciones, haciéndose pasar por falso médico.



Este medio intentó en innumerables oportunidades obtener una versión de Julio Gosen, respecto a su vínculo con Narea González. Si bien en un principio contestó el teléfono y aseguró conversaría con este diario, a los pocos días, sencillamente, desapareció. No contestó el teléfono ni tampoco, de acuerdo a la versión de los dependientes de su edificio de calle Austria, ha llegado a su domicilio.



La versión de estos hechos quedó judicializada la semana pasada ante el ministro de la Corte de Apelaciones de Santiago, Alejandro Madrid Crohare, quien sustancia el proceso por el homicidio del químico de la DINA, Eugenio Berríos, donde Narea aparece vinculado, aunque de menor manera.





Artículos relacionados



Exclusivo: la sorprendente historia de un agente secreto en Argentina



Lea la declaración completa de Carlos Narea González



Exclusivo: el hombre clave del Servicio Secreto en la Operación Silencio (29 de marzo de 2004)



Vea lo último del caso Berríos

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes

Plan Individual

Anual:
$90.000
Semestral:
$40.000
Trimestral:
$20.000
Mensual:
$10.000

Plan Empresa

Anual:
$700.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 1.200.000)

Semestral:
$400.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 600.000)

Trimestral:
$200.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 300.000)

Mensual:
$80.000

Hasta 10 usuarios
(valor normal 100.000)